viernes, 29 de diciembre de 2006

El Día de los Inocentes

O tambien conocido como "día del joputilla", se remonta según las crónicas al año cero (no se si antes o después de Cristo) poco más o menos. Parece ser que un al Herodes decidió un día como este (día arriba, día abajo) pasar por la turmi a todos los zagales menores de 2 años (tengo una hija y 3 sobrinos, y creedme si digo que sólo actuó en defensa propia el pobre Herodes).

Existe en diferentes culturas y en diferentes fechas y en diferentes lugares, pero básicamente consiste en recordar la matanza de criaturos del Herodes ese haciendole putadas a los conocidos y familiares con la excusa de que es el día de los inocentes. De pequeños hacía ilusión por que bajabas a la tienda de la esquina a por pan y le decias al tendero eso de "que te lo paguen los santos inocentes" y echabas a correr como alma que lleva el diablo. Pero ya de mayores no hace tanta gracia. Hay bromas crueles del tipo "Martinez, a partir de hoy le doblaré el sueldo" y luego va el cabrón del jefe y te da el miserable billete de 500 euros echo un barquito de papel. Y las más inocentes, como poner laxante para caballos en la sopa, o una jeringuilla encontrada en el parque bajo el cojín.

El caso es que si al cabo del año no nos puteamos los unos a los otros, hay un dia en concreto para tal efecto, por si a alguno se le ha pasado por alto putear al semejante. ¿Y por qué nos puteamos ese dia? Pues por que no tenemos nada mejor que hacer. El día de San José buscamos a nuestro colega Pepe para que nos Invite, el día de Santa Teresa pues lo mismo. Pero el día de los inocentes... ¿alguien conoce a alguno? Y no me digais que un recién nacido es un inocente, preguntadle a la madre los nueve meses y el parto que le habrá dado la criatura.

Y luego están los medios de comunicación, que con toda su buena fe nos cuelan una gracia este dia. Y si no nos la cuelan se la cuelan al presentador del telediario dejándolo sin luz o cambiándole las imágenes que presenta.El caso es que tal y como está el mundo no sabe uno ya qué es broma o qué no lo es. Por que la verdad es que los escándalos inmobiliarios suenan a coña. Las denuncias tipo yankee (cosas como denunciar al restaurante por haber resbalado en la sopa que se derramó al suelo) lo mismo. Y así cientos de noticias casi a diario. El mundo está loco, loco, loco.

Resumiendo, que este dia (que también hay que ver las cosas buenas) sirve básicamente para desquitarse de la hartura de buenas y empalagosas intenciones que inundan la navidad. Es como un oasis de malaleche en el desierto dulzón de la navidad.

Este artículo debería de haber salido ayer, que era la fecha, pero es que estoy más liado que la pata de un romano y no tengo tiempo ni para pensar. Conste que cuando lo tengo tampoco pienso mucho, pero al menos oreo la masa gris.

Salud y suerte

No hay comentarios: