viernes, 27 de abril de 2007

Esto ya se va pareciendo al siglo XXI

Tanto ver películas de ciencia ficción (o "sai-fai" que se dice ahora) nos han hecho formarnos una imagen del siglo XXI que no sera la correcta. O tal vez sí y lo que no era correcto era el propio siglo. Empezando por 2001 Odisea del Espacio, o por Blade Runner y aquel "Los Ángeles 2019", o si me apuras Plan 9 hacia el Espacio Exterior con la caseta de herramientas que hacía las veces de nave espacial donde perpetrar esa horripilante bomba de luz solar; todas estas joyas del cine nos prometían un futuro cuanto menos curioso, con transporte aéreo personal, trajes ajustados, y vacaciones en el planeta del al lado.

¿Y qué es lo que tenemos? Pues lo mismo que teníamos antes. Con Internet, eso si, y poquito más. Los únicos que se han molestado en acercarnos al futuro han sido los fabricantes de coches y de motos, que nos ofrecen unos diseños más que futuristas en sus vehículos. Pero ya está. ¿Donde están los robots que nos harían la compra? ¿Nos tendremos que conformar con la Termo-Mix? ¿Donde están esas fulanas tritetas de Desafío Total?

Nada, no tenemos nada de eso. Nos pusieron la miel en los labios y nos la arrebatan de un sablazo cada vez que imprimen The End en la tele de plasma.

Pero eso se va a acabar. Por fin los científicos se han dado cuenta de que tienen que ponerse al día antes de que las películas los vuelvan a dejar a la altura del betún. Seguramente tendría cientos de descubrimientos bajo llave a la espera del momento para sacarlos, y el momento es este, justo cuando tras 7 años de siglo nos hemos dados cuenta del timo, ahora es cuando empiezan a agasajarnos con esos detalles futuristas que tanto ansiábamos.

Primero empezaron enviando al primo pequeño de Cortocircuito a Marte, un robot que viene a ser como el tractor de mi sobrino solo que de hierro y algo más grandón. No estaba mal la cosa, pero tampoco era para tanto. Así que ahora se han sacado de la manga la Kriptonita. Ahí es . Con dos... si señor. Eso si es un descubrimiento en condiciones, no la penicilina ni leches. Pero no contentos con eso van y se sacan de la otra manga un planeta nuevo, y además parecido a la tierra (es decir, estará podrido, infectado de habitantes que lo destruyen todo a su paso, etc...) Tal vez por compensar la pérdida de Plutón como planeta, al pobre lo trataron como "pluta" por rastrojo.

Esto ya si parece un siglo nuevo, si señor, que habrá que reescribir los libros de la escuela para adaptarse a los nuevos tiempos. Eso si, sin pasarse y dejando algo para los próximo 100 años.

Así que ya que nos sentimos plenamente sigloventiunistas miraremos con nostalgia al siglo pasado. Y parafraseando a Javier Krahe: "al ver que se me fue... me da nosequé"

Salud y suerte

No hay comentarios: