martes, 27 de noviembre de 2007

Lo que un técnico tiene que escuchar

Desde siempre me han atraído las historias leídas por internet sobre los casos más curiosos de los servicios técnicos, más aún siendo técnico comprendo estas historias que la mayoría de la gente no ve graciosas, pero cuanto menos resultan simpáticas a los que conocemos el tema.

El usuario, ese extraño personaje que hace que uno se plantee el tema de sacar el "Carnet de usuario de ordenadores" por puntos, ese que te dice cosas como: -"¿Cómo que está lleno el disco duro? ¿Si yo apenas lo uso, no ves que guardo todas las cosas en el escritorio?" Y se queda tan pancho además de mirarte como diciendo "¿y este tío dice que sabe de ordenadores?"

Pues como decía, hay cientos de anécdotas que se podrían contar, y miles que ya pululan por la web, pero es que esta mañana he tenido el caso más tonto de mi vida.

Llega la señora, con su flamante portátil (bastante más potente que el mío, bastante más nuevo y bastante más desperdiciado) y con un error que le trae por la calle de la amargura: el equipo se está estropeando al borrar cosas.

Chúpate esa. Al borrar cosas... pues la verdad es que si, que si borras lo que no debes y eso... Pero que va, se estropeaba borrando los documentos que ella había creado, incluso eliminando fotos se estropeaba.

Curioso, hagamos una prueba.

Creo un archivo de texto y lo elimino....... nada. Y sin embargo pega ella un salto diciendo "¡¡¿¿Ves??!!"

Esto... pos no, no veo nada de nada. Repito la operación y al sonar el politono que tiene el güindous para vaciar la papelera de reciclaje veo que da otro respingo.

Pa habernos matao. "Esto va a ser jodio, me parece a mi" le digo, acto seguido el quito el sonido y vuelvo a repetir la operación.

Esa cara de alegría y júbilo, de ver que su portátil no cruje al eliminar archivos vale más que todas las horas facturadas del día.

Como nota de agradeces, se ofreció encarecidamente a darme al menos 5 eurillos, por haberle "arreglado" el problemón, que la traía por la calle de la amargura desde hacía días.

Y digo yo, ¿en un año no había borrado nada de nada? ¿No se había ni planteado que el sonido salía por los altavoces y no era cosa mecánica?

Tantas y tantas preguntas.

Después de esto me surgen a mí también las dudas: ¿Qué carajo hago yo aquí? Cuando arreglo una gilipollez me dan palmas, cuando recupero un sistema declarado zona catastrófica me regañan por haber tardado 1 día en hacerlo. Me increpan por que lo único que hago (siempre teoría del usuario) es meterle un "programilla de los míos" y darle al botón, y sin embargo cuando por ejemplo le doy al botón wifi del portátil y se activa y encuentra redes casi les falta besarme en los morros.

Curioso mundillo este que me rodea, donde el más tonto sabe más que yo y el más listo también y sólo un 5% de humildes es capaz de reconocer que sabe lo justo para manejarse y no solo eso, sino que tiene la osadía de agradecer las ayudas.

En fin, pa mear y no echar ni gota.

Salud y suerte.

martes, 13 de noviembre de 2007

Castigado sin leer por no usar Windows(r)

Así de claro y conciso. Como he cometido el tremendo error de no usar Windows(r) en mi portátil y optar por ser un poco más libre, a cambio me encuentro con el pequeño problema de no poder leer documentos en formato digital (PDF) que he comprado y pagado religiosamente.

La cosa empezó en abril más o menos cuando, para prepararme unas oposiciones, compré en cierta editorial (que no diré que fue MAD por si las moscas) el temario de dicha convocatoria. Sin problema. Salía más barato, de hecho los dos tomos del temario más el libro de test me costaron poco más que un sólo tomo impreso. Descarga de los archivos, activación del producto y en el Acrobat Reader tenía dentro del menú Ediciones Digitales mis tres ejemplares.

Me extrañó lo de la activación, y efectivamente no podía mantener varias copias del mismo, aunque en ese momento no le dí importancia, ya que tanto en casa como en el taller lo leía en el mismo portátil, así que sin problema de portabilidades ni más gaitas.

Por cierto, puestos a hacer una edición digital se podían haber molestado en poner un índice y así evitar el continuo desplazamiento de una página a otra (una edición digital no debe de ceñirse a escanear cada página o imprimirla en archivo PDF, al menos a mi entender).

Al grano, que entre unas cosas y otras decido instalar linux en mi equipo, UBUNTU para ser más concretos, y todo va a la perfección. Menos un pequeño detalle, no puedo abrir los puñeteros documentos. Echándole la culpa a los lectores me descargo el más parecido que hay al original de Adobe, pero nada de nada. Mando un correo a la editorial, mando otro y finalmente me dicen que les envíe el número de pedido para que me hagan el abono.

¿Abono? Si yo me compro un libro es para leerlo, no quiero ningún dinero, sólo poder leerme el puñetero temario. Como dispongo de varios PC's en casa, instalo un XP en uno y pruebo a leer los documentos. Nones. Nuevo correo y nueva respuesta: sólo pueden leerse desde el ordenador donde se descargó. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ y si me lo descargo en un ciber? y si lo hago en el trabajo por que en casa no tengo internet?? y si se me rompe el mío???

Nada. Nuevo correo y nueva respuesta.

Lamentamos decirle que como usted compró los temarios en abril, se ha pasado la garantía, no podemos hacer nada por ayudarle.

Una vez limpié el suelo, por que se me habían caído los huevecillos, intenté reponerme de la noticia. Es decir: si cambio el libro impreso de estantería no puedo seguir leyéndolo? si cambio mis gafas de lectura no puedo seguir leyéndolo?? si se lo doy a mi amiguete él no puede leerlo???

Pues si señores, manda webs. Haber cambiado el sistema operativo de mi portátil y haber cambiado de ubicación los PDF's es motivo más que suficiente para no tener acceso a los documentos religiosamente pagados. Y lo de la garantía? tiene un libro garantía? cuanto dura? no decía la ley 2 años? Lo digo con conocimiento de causa, tengo una tienda y cada dos por tres calentamientos de cabeza con la puñetera ley de garantías, que para una vez que me hace falta desde el otro lado de la venta me da la espalda.

Resumiendo, que en lugar de estudiarme un temario "ligeramente obsoleto" (estamos estudiando informática, señores, no es de ley hablar ni del Windows 98 ni del Office 97 a estas alturas de siglo) he tenido que recurrir a mi biblioteca personal y a internet para prepararme el temario. (Por cierto, en examen decían: "En la actualidad (noviembre 2007)" cuando el temario era bastante anterior)

Conclusión: no compréis nunca ediciones digitales con restricciones. Una cosa es impedir la libre circulación de la cultura hablando de temas de autores y tal, y otra muy distinta es no consentirlo ni tan siquiera pagando. Decía una de las máximas Hacker que "el conocimiento humano pertenece al mundo", "comparte lo que sepas y pregunta lo que no".

Y así seguiré, estudiando y aprendiendo por la red, con acceso universal a miles de documentos puestos al día y tocando la tecnología de primera mano, sin necesidad de atarme a ningún soporte ni virtual ni físico y por supuesto sin pagar por no tener acceso a documentación obsoleta. Rectifico lo de "sin pagar", PAGANDO con mi ayuda y consejos en el nivel que pueda, que siempre que hay alguien que sabe más y gente que empieza y sabe menos.

Hay una diferencia notable entre estudiar y aprender, tal vez la primera sea la más razonable en el tema que me ocupa (presentarse a unas oposiciones), pero al menos a mi no me ofrece nada. Decía una persona muy cercana a mí que lo más importante que aprendió en la facultad fue a estudiar por su cuenta, a sintetizar datos de un sitio y otro y rehacerse sus propios temarios. Así que habrá que apañárselas solo, que al fin y al cabo aunque se consiga un poco menos, todo lo conseguido tendrá ese agradable sabor de haber sido conseguido con esfuerzo.

Salud y suerte

viernes, 9 de noviembre de 2007

Apoyo a la Frikipedia

Ante ciertas cosas no hay lugar para el silencio. Supongo que por un medio y otro habréis oído hablar del juicio contra Frikipedia donde misteriosamente ha ganado la $GA€. Reproduzco este texto como he visto en otros varios blogs. No se si se conseguirá algo, pero al menos dejaremos patente que no estamos en absoluto de acuerdo ni con el resultado del juicio en particular ni con la $GA€ en general.

FREE KRUSHER!

(…) hemos recibido el resultado de la apelación desde la Audiencia Provincial de Madrid: La sentencia ha sido ratificada, y no cabe recurso de apelación. El fundamento jurídico que parece haber es que Vicente (Krusher), al tener control sobre la página, era responsable de los comentarios vertidos en la misma. Así que eso es todo… hemos perdido.

Ratificación de la condena a Krusher, blog de la frikipedia.

Recordemos que condenaron a Krusher por unos comentarios vertidos en la Frikipedia. Hoy Krusher hace público que la condena ha sido ratificada, y ya no es posible presentar un recurso de apelación.

¿De que se acusa a Krusher? Exactamente de esto:

<span class=sgae_frikipedia.jpg" id="image170">

Algún usuario modificó la Frikipedia. La descripción de SGAE decía que dicha entidad está formada por una mafia (totalmente cierto: el diario Público demostró con evidencias que la SGAE es una mafia [Edit: noticia]). Y añadió la foto de Pedro Farré shoppeado en pirata. Es evidente que la imagen es falsa: Pedro Farré no tiene un loro, sino un buitre carroñero.

Mientras la sentencia que condena a Krusher no cambie, yo me comprometo:

  • A no comprar, regalar, recomendar ni descargar ningún CD de música de afiliados a la SGAE
  • A no asistir ni recomendar ningún concierto de afiliados a la SGAE.
  • A no comprar ningún CD virgen en España, puesto que el canon da unos beneficios multimillonarios a la SGAE.
  • A no usar ningún hosting español, para que no me pueda denunciar la SGAE.
  • A no votar a ningún partido político que no condene explícitamente los actos de la SGAE.

FREE KRUSHER!




Salud y suerte