sábado, 29 de diciembre de 2007

El NO-Día de los Inicentes

Por fin el comprendido el gran secreto, la conspiración, la trama urdida por los más altos cargos, se lo que hacen "ellos" y "ellos" saben que lo sé, por lo que siento miedo y paranoia. Estoy como Mel Gibson en Conspiración, pero con bastante menos pelo y algo más de "barriguita".

Resulta que dadas las inocentadas de ayer, he caído en la cuenta de que si bien nosotros tenemos el 28 de diciembre como día de los inocentes (o el poison d'abril de los franceses o...), ellos tienen toooodito el año, y toman este como el NO-día de los inocentes, al estilo del NO-cumpleaños del sombrerero loco.

Reviso mentalmente noticias y declaraciones de estos últimos meses.

Si suben los pisos suben las hipotecas, y si bajan por el contrario suben las hipotecas; el gobierno aprueba sumar y seguir con el canon, gravando hasta las tapas de los zapatos con los que saltas en los conciertos; Alejandro Sanz presenta su propia marca de colonia (¿el que sude como Alejandrito tendrá que pagar también canon? es más, ¿suda?); la Fox demanda a youtube por poner sin su consentimiento (léase previo pago)un vídeo que ellos mismos calcaron sin el consentimiento del autor; hay que tener más de 24 años para conducir una moto de 400 u más (las de 400 NO existen de momento en nuestro mercado, señor Navarro); si un motero se cae en una comarcal lleva de baches, grava y aceite de los tractores y se parte el pecho (no precisamente de risa) por darse con un quita miedos es por que va como un loco; el chófer del tito Pere Navarro se pasa las normas de su jefe por el forrillo sin mayor repercusión; Miles de moteros de manifiestan y millones de internautas junta firmas y sin embargo es como el que oye llover; el derecho a la copia privada es ilegal y encima pagas por el; ...........

Podría seguir así hasta la saciedad, no hay fondo en este pozo de incongruencias.

Entonces fue cuando esta mañana mientras estaba en el baño (no se por qué, pero es donde mejor se me aclaran las ideas) me dí cuenta de que esto no es lo que parece. "Ellos" que son unos cachondos mentales lo único que hacen es gastarnos inocentadas. A nivel cosmológico, eso sí, pero inocentadas. Y nosotros, pobres españolitos de a pié que no vemos más allá de nuestros bigotes, no solo no nos damos cuenta sino que encima nos enfadamos. Ya está bien, hombre, hay que reconocerles el favor que nos hacen, el toque de color que ponen en nuestras vidas. Nosotros que nos conformamos con un sólo día de los inocentes y "ellos" nos dan 364 al año.

Es más o menos como el pan y circo, pero sin pan.

Y tengo una prueba irrefutable de mis afirmaciones. ¿Se imaginan en qué clase de país viviríamos si todo esto fuese cierto en lugar de una simple inocentada? Esto... mejor no respondáis, pone los pelos de punta.

Salud y suerte

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Nintendo Wii (o lo más parecido a jugar en la era)

Pues si señores, anoche tuve la suerte de echarme una partidilla con la Wintendo Wii, y sinceramente estoy encantado.

Supongo que todo el mundo habrá visto por lo menos en los anuncios de la tele cómo funciona esta consola, te coges el mando y los movimientos de tu mano son los que se reproducen en la pantalla, así que una gozada jugar al WiiSports, por ejemplo, donde tienes bolos, golf y algunos más, incluso uno de boxeo, donde sinceramente comenzé a sudar a chorros tras ganar mi tercer asalto.

Esto no pretende ser publicidad gratuita ni mucho menos, sino una reflexión sobre el cambio de rumbo del mundo consolil y por ende del de los jugadores (presentes y futuros).

Primero fue la Nintendo DS (en sus distintas versiones). Pantalla táctil, todo gráfico y bastante sencilla de manejar, ahora ya casa juego y cada jugador que se complique como quiera. Incluso Amparo Baró disfrutaba de esta consola. De hecho a lo largo de estas navidades me ha llegado bastante gente a la tienda preguntándome por "la consola para las viejas". Se trata de una máquina con un funcionamiento relativamente sencillo, y sobre todos de unos juegos que exprimen al máximo la jugabilidad. Un lápiz (stylus que le llaman los horteras) y arreando que es gerundio.

El siguiente paso debía de ser hacia las consolas de sobremesa, y ahí han dado de pleno (a mi entender) con la Wii. Uno o dos mandos según el juego. Con uso de botones o no según el juego. Y de casa con el de los deportes. Los gráficos son normales, para que nos vamos a engañar, ATI se encarga de que se los muñequitos se vean bien y punto. Gráficos dadá pero más que efectivos. Al menos en lo que yo he probado de momento, que me consta que otros juegos tienen unos efectos que hasta le hueles el sudor al tio de la tele y te salpica la sangre. Y lo mejor, la jugabilidad intuitiva, sencilla y mucho más que efectiva.

Un par de minutos para configurar la consola, con su Wifi y todo, y ya estás jugando. Lo mejor a mi entender es que no tienes que tener 25 dedos en cada mano para hacer cualquier movimiento. Dejé los juegos de PC por lo mismo. No tienes que "hacerte" al ratón y su sensibilidad para jugar bien ni aprenderte medio teclado tampoco, sólo coges el mando y si quieres ir a la derecha pues tiras para allá. Y punto.

Y esta es la nueva dirección de las consolas. Que todo el mundo pueda jugar sin necesidad de hacer ningún master, que cualquiera que no haya cogido una en la vida se adapte en cinco minutos. Luego tienes juegos complejos, como en todas, y ahí está la elección de cada uno: si quiero complicarme me complico y si no pues no, pero no será la máquina quien me diga que es demasiado difícil para mi.

Por mi parte felicito a Nintendo por esta consola, a la que le quedan aún mil cosas, pero que de momento cumple su cometido a la perfección, que al fin y al cabo es lo que tiene que hacer.

Y ahora me voy a ver si encuentro el chip pirata, o cómo ver pelis en la consola, o... como exprimirla hasta la saciedad.

Salud y suerte

sábado, 22 de diciembre de 2007

40 Millones de delincuentes

Si Australia en su día no era más que un penal tremendo, a nosotros nos harían falta un par de Australias para meter a tanto delincuente.

Si seguimos la máxima de que aceptar el castigo implica reconocerse culpable, unos 40 millones de españoles lo somos, ya que pagamos una multa por robar vilmente a los pobrecitos Alejandros Sanz
y Bisbales que por ahí pululan.

No se cuantos grupos de música habrá por ahí, pero sólo en mi círculo de amigos hay unos 20, y hasta yo tengo el mío (vale, ensayamos poco, pero todo se andará). Nadie percibe ni un duro de la $GA€, evidentemente. El problema viene cuando se quiere uno poner en serio, ahí no solo sigue sin revibir ni un durico sino que además ha de pagar a tocateja cantidades tremendas en conceptos de autor. Cuando son SUS canciones que han creado ELLOS y no versiones de otros.

Grupos que cuelgan en la red sus maquetas, que de esa manera les llega a todo el que quiera oirlas, que se pueden permitir vender su maqueta en CD de concierto en concierto y que la única mercadotecnia que tienen es el boca a boca y una nube de enlaces por el cibermundo.

Esos grupos son lo que a mi me valen, los que realmente saben lo que es la música y los que la adoran y la disfrutan y sacrifican gran parte de su tiempo para hacer realidad un sueño. Grupos que al salir de currar en lugar de irse a su casa a contar dinero ensayan, y los fines de semana más, y de su bolsillo sale cada uno de los céntimos que les costará grabar la maqueta que por otro lado todos la tenemos ya y loa compraremos para ayudar en la medida de lo posible.

Tengo la suerte de disfrutar de un movil con tarjeta de memoria y mp3, en esa tarjeta tengo las maquetas de mis colegas, sólo eso, ni un solo disco "pirateado" ni descargado ni comprado ni nada, sólo la obra de mis colegas. Ahora tendré que pagar por esa tarjeta, por ese movil y en breve por tener amigos, ya que compartir cosas sin pedir nada a cambio (uno de los pilares de la amistad) también es delito.

Si les sirve a ellos de algo yo encantado de la vida, pero dudo mucho que esto sea así.

¿Y los daños colaterales? Empresas que por fabricar cd's en españa tienen que sumarle el canon y sacan a la venta productos que valen un 100% más que si los compras en portugal o alemania. Esos centenares o miles de currantes que están en el paro y a los que se sumarán los que hacen memorias flash. Para mi que esos están algo más jodidos que Ramoncín o Caco Senante y todo por una cruzada inexistente de la mano de unos caciques que no saben sobrevivir en el siglo XXI. El negocio ha cambiado, pero ellos no.

A mi me encantaría seguir vendiendo Amstrads y Commodores 64, sinceramente, pero esto ha cambiado. Si hace unos años en las tiendas de informática vendíamos pues eso, informática, ahora vendemos teles, DVD's, radios de coche, etc... En definitiva, que nos hemos ido adaptando a los tiempos. Pero ellos no. La industria discográfica (por que no hay que olvidar que la crisis es suya, y no de LA MÚSICA que está más sana que una pera) sigue como estaba a mediados se siglo. Si por ellos fuera desparecerían los Cd's y volvería el vinilo, pero como no pueden se buscan otras alternativas. Todos están equivocados menos yo, piensan, y lo pero es que convencen a todos, incluso al gobierno.

A día de hoy casi un millón y medio de firmas hay recogidas en la plataforma de Todos Contra el Canon, pero parece que pesamos mucho menos que 50 artistas de la $GA€.

En las últimas elecciones un movimiento motero proponía dar su voto al partido que eliminara los "quitamiedos", ahora casi sería posible hacerlo al partido que elimine el canon. Lamentablemente los políticos nos la meten doblada cada dos por tres, con lo que sería absurdo hacerlo en favor de unos o de otros.

Los artistas (y cuando digo artistas prostituyo la palabra refiriéndome a Bisales y Chenoas) viven mejor que quieren, y reclaman más. Además nunca ponen a los verdaderos beneficiaros del canon, sino a estas caritas preciosas que nos dicen con pena en los ojos: "ni me robes, coño" faltandoles acarbar la frase con un "mis jefes odian la competencia".

Así que ahora tenemos barra libre. Pagamos de antemano por el derecho a la copia privada, así que ejerzámoslo, no puede ser delito tener algo por lo que has pagado, de hecho has pagado varias veces.

Compro un cd original, pago. Compro uno virgen para hacerme mi copia privada (derecho que nunca implica disponer de ese original), pago. Uso mi ordenador para convertirlo en mp3, pago. Lo copio en la flash de mi movil para oirlo más cómodamente mientras paseo, pago. Como parece ser que del ordenador, la tarjeta y el cd no me voy a librar facilmente de pagarlos, he de abaratar costes en lo que si depende de mi voluntad, es decir, NO me compraré ese cd original. ¿Esto es lo que se quiere conseguir? Pues cojonudo, yo no estoy para mantener los merdeces de nadie.

Que mala leche me está entrando. Menos mal que hay muchos David Bravo luchando, aunque no se yo si finalmente podremos conseguir algo, pero por luchar que no quede.

Salud y suerte

sábado, 15 de diciembre de 2007

Herramientas (o como las apriencias engañan)

Más de una vez he escuchado (más bien oído) frases como: "Vaya medicucho, que ni me ha puesto un endroscopio nuclear ni me ha hecho una retroenterinación quirúrgica". A lo mejor no era eso textualmente, pero si algo por el estilo. Y el interlocutor contestaba "claro, si es que ese no sabe más que recetar nolotiles, si supiera te habría hecho... eso que tu dices".

Hoy me ha llegado un cliente. El equipo presentaba el tremendo "error grave de usuario: reemplaze usuario y pulse F1". No es la primera vez, ni será la última, que le vamos a hacer, hay gente que aprende de los errores y otros que se van dando cabezazos contra la puerta hasta que esta cede. Así que entra, y me indica que un técnico de su proveedor de internet le ha mirado el equipo y dice que está regular, así que no me queda más remedio que darle uno nuevo.

Caramba, un técnico te ha dicho eso? y yo que soy, el bedel del instituto? Y ahí fue cuando me dio una puñalada de esas que pican más que duelen: "es que el le ha metido un aparato por USB y todo, y ha salido como un ecualizador o algo así y me ha dicho que no es fallo de mi línea". Toma moreno.

Parece ser que este buen samaritano llegó con su maletín en rastre, sacó una serie de aparatajes con cables, lucecitas y palitos de esos que suben y bajan y llegó a la conclusión de que el equipo se calentaba en exceso. Y sinceramente me parece cojonudo, pero para ver si un portátil se calienta es más que suficiente con tocarlo. Es que se está perdiendo el contacto humano hasta con los ordenadores. Así que me insiste en que si el otro lo ha mirado usando una serie de herramientas tenía que saber muuucho más que yo, que apenas si las uso.

Como los sábados son días de esos raros en los que o te hinchas a currar o haces muñequitos de nieve con las pelusas del ombligo, decidí pasar el rato mientras se definía la mañana. ¿A qué temperatura está ahora mismo el portátil? pregunté. No lo sé, contestó humildemente. Pues te digo yo que está entre treinta y cuarenta grados. Reinicio la máquina, entro en la BIOS y estaba a 34.

Me encanta cuando me salen estas chulerías.

De tal manera que, considerándome digno de palpar su computadora, me deja en prenda el equipo prometiendo (más bien amenazando) con volver en una hora a la espera de que esté en perfecto estado.

Reviso el equipo. Todo configurado por defecto. Cambio algunos parámetros (me cago en el güindous vista y toda su estirpe) y pongo el equipo a actualizar, lo que me supone una hora aproximadamente hasta volver a tenerlo activo.

Y mientras pienso: ¿Realmente es el otro mejor que yo por usar más "herramientas"? Es más: ¿Necesitaría yo utilizar algo más que un pen drive de a 6 higos y un destornillador? Como estaba solo no tuve más remedio que contestarme a mí mismo: po no. Si hablamos de reparar por ejemplo móviles o impresoras si que es importante tener la herramienta adecuada (y si hablamos de .... ni te cuento), pero al grano, para reparar un ordenador se necesita: un destornillador (varios si es portátil) para destriparlo en caso necesario, software para chequear virus, spywares, y demás fauna, y software de recuperación en caso necesario, amén del disco de instalación del sistema operativo y las herramientas que este incluye. Ya en faena si que puede venir bien un polímetro o un comprobador de fuentes, por ejemplo, pero ya en casos más extremos y "más de hardware".

Conclusión a la que llegué, que a la gente le gustan las luces. Normal, estamos en navidad y cualquiera se siente atraído por ellas, pero... para qué sirven? Pues para hacer bonito, nada más. ¿Si se levanta la pintura de la pared de la habitación, el fuego y el humo lo llenan todo y hasta se derrite el flexo necesito un termómetro con leds multicolores? No señor, necesita usted un bombero amigo. Pues aquí pasa más o menos lo mismo.

Eso si, para quedar como dios nada mejor que lucecitas, barras de esas de los ecualizadores y analizadores de espectros, es como usar un laboratorio de la NASA para cambiar una bombilla.

Yo siempre he pensado que hay que estar lo más a nivel de las circunstancias que se pueda. Si en un bar están hablando de fútbol por ejemplo, resultaría pedante y patético citar a Kant, y sería grosero y zafio decir que Cervantes fue el Beckam de la literatura. Así pues considero que para comprobar el voltaje de una fuente de alimentación o una pila se necesita un polímetro (y creedme, tuve un jefe que comprobaba las pilas poniéndoselas en la lengua para ver si le hacían cosquillas), así como para ver si un portátil se calienta basta con palparlo.

¿Donde quiero llegar con esto? Pues no lo se, pero es que me jode mucho que se "engañe" a la gente con trucos de magia e ilusionismo. Yo siempre le explico a la gente lo que le he hecho a sus máquinas, y cómo se lo he hecho. Por que los que alardean y abusan de las lucecitas suelen tener también el defecto de explicar las cosas diciendo: "eso ha sido el condensador de fluzo que se ha endistroncado con el termomix interno del subchasis electrónico". Y si tuviera junta culata fijo que también habría que cambiarla.

Demostrado: a los segundos les aplauden y a los primeros nos toman por el pito del sereno.

Arrieros somos... decía don Alonso Quijana (o Quijada, o...) en aquella fabulosa obra de este tío que era como el Beckam pero de letras, y en el camino nos encontraremos, así que tiempo al tiempo. No es que crea en la justicia cósmica, pero por suerte o por desgracia el público en general sabe cada vez más de informática, sabe mejor lo que tiene y con lo que trabaja (dios bendiga a internet) y no está dispuesto a dejarse hipnotizar por unos leds multicolores.

Y dicho esto voy a tomarme unas cervezas a ver si me relajo.

Salud y suerte

lunes, 10 de diciembre de 2007

Los "House's" de la vida real.

Bien me hubiera gustado escribir una entrada sobre lo bien que me va desde que me tocó la primitiva y esas cosas, pero témome que de momento no va a ser posible, así que esta irá dedicada a los médicos: esas criaturillas tan caracterizadas en decenas de series y en más películas, pero que en el fondo son prácticamente humanos como tu y como yo.


Mi odisea comenzó allá por primeros de febrero. Una mala maniobra con la moto y un coche con pocos reflejos adelantaron la hora de tumbarme a descansar aún sin tener sueño. En principio sin problemas aparentes: algún rasjuñón, la tarjeta MMC del móvil rota por el peso del culete y un leve dolor, nada de extrañar dadas las circunstancias.

A los pocos días empieza a dolerme terriblemente la rodilla. La derecha en concreto, aunque la acusada cojera hace que terminen doliéndome las dos. Visita al médico de cabecera que hace un diagnóstico magistral sobre la marcha afirmando tajantemente: "Rota no está por que si no no podrías andar". Chapeau. Radiografía al canto y se confirma lo que hace años me diagnosticaron: la rótula está mirando pa Tarifa en lugar de donde debiera estar, y eso rozadesgastando en exceso el cartílago y el menisco. Chachi, ¿qué tengo que hacer? pues poca cosa, antiinflamatorios y analgésicos como si fueran lacasitos y cita con el especialista..... en Julio¡¡¡¡¡¡¡

Dado que las rodillas me hacían falta para trabajar, decido mover unos cuantos hilos y consigo cita en un hospital cercano también con un especialista. Mister simpatía 2007 me manda una resonancia y ya por abril o mayo con los resultados en su poder me dice puede ser que esté la rodilla jodida. Vaaale, no te lo niego, ¿qué tengo que hacer? Y la magistral contestación: pues ya se curará. ¿Y el dolor? yo que sé, a mí no me duele.

Chapeau.

Así que meto la rodilla en el coche y mi posible rotura de menisco interno y yo volvemos a casita. Y así pasan los meses, cojeando unos días más y otros menos, sin poder ir en coche o en moto más de 1 hora seguida y deseándomelas para bajar escaleras y pendientes pronunciadas.

Llega el verano y el día de mi cita. Buenas, buenas, que me duele la rodilla, pos vale, hazte una resonancia. Otro mes y con los resultados vuelvo al médico. Buenas, buenas, me duele la rodilla, pos vale. Tu lo que estás es muy mal hecho ¡¡¡¿¿¿???!!! Tienes el menisco de "mala calidad" (cito textualmente). Vaya hombre, debería de haberme comprado uno de los buenos, en lugar de escatimar gastos. Así que el buen hombre me manda de regreso a mi casa, diciéndome que vaya al médico de cabecera que me remita al traumatólogo de mi pueblo. ¿Tengo de eso? pregunto yo, pozí, y además uno muy bueno.

Vueeeeelvo a mi médico de cabecera, y le cuento la misma historia que le conté en febrero, pero sumándole 8 meses de odisea. Finalmente me da cita para el traumatólogo en una consulta a 15 minutos andando de donde estaba. Desde febrero hasta diciembre hago aproximadamente unos 300 kilómetros de médico en médico y de prueba en prueba para terminar en lo alto de la calle donde (pienso yo) debería de haber ido desde un principio.

Y llega el ansiado día: hoy. Llego al ambulatorio con algo de miedo, había escuchado que de los dos especialistas que vienen uno es un malafollá y el otro es buenísimo. Es más, el médico de granada que me dijo que los meniscos eran de saldo me lo recomendó diciendo lo contento que estaba con el. Pito pito gorgorito... me apuesto el pescuezo a que me tocará el malo. Lo hubiera perdido, me toca el bueno.

Miro el nombre en el volante, miro las iniciales de la bata y le miro la cara.... aquí hay algo sospechoso... cagontó¡¡¡¡¡¡ es el mismo que me atendió en Granada¡¡¡¡¡ Con una sonrisa en los labios diciendo "esta letra me suena" al leer lo que él mismo me dio para mi médico de cabecera me receta el tratamiento. "Y yo que te había mandado aquí para no tener que hacer la receta..." En ese momento me dan ganas de matarlo. A ver, le digo, llevo jodio desde febrero, y no creo que esperar un mes más por que no quiera usted firmar un papelito sea lo mejor para mi cuerpo serrano. Me mira, vuelve a sonreír (vaya, ya tenemos otro Mister simpatía 2007), y me receta un año de tratamiento junto con rehabilitación desde donde me llamarán en breve para ir a Granada a que me vean.

Así que me voy a la farmacia, con cara de gilipollas, con sensación de que a costa de mi dolor el tío se ha descojonado, pero con la satisfacción de que al menos le he hecho firmar una receta a la que era reticente en un principio. Si algún día me trae el ordenador para repararlo, lo guardaré un par de meses en el almacén hasta que me "apetezca" ponerme con el.

Y esto viene siendo lo que se tarda en diagnosticar una condropatía ya diagnosticada hace años, 10 meses. A veces hubiera deseado clavarme un tenedor en la rodilla para demostrar que duele.

Y ahora toca esperar (Rama de la vida en la que me estoy doctorando con el tiempo) y a ver qué pasa hasta el año que viene en la revisión.

Y esta es la odisea, ni más ni menos. De camino al curro voy pensando: vale, el House es un malafollá, pero cura. Entre tirarme 10 meses dando vueltas sin obtener nada y que me digan "tomate esto gilipollas y si no te curas que te folle un pez", sinceramente me quedo con el pez, ya nos haremos amigos.

Salud (¿?) y suerte.