sábado, 23 de febrero de 2008

Con todos ustedes... Los Dust & Shadows

Hay esperanza aún, no todo está perdido, Operación Triunfo no ha destruido el cerebro de todos los jóvenes, el nuevo relevo viene pisando fuerte y con una clase y un estilo dignos de los grandes.

Me refiero a los Dust & Shadow (que será algo así como echar un polvo en la sombra, me supongo yo). Este grupúsculo está formado por menores de edad o casi casi. Batería, bajo, teclado, guitarra y voz, toda una formación clásica para sacar lo mejor del rock sinfónico.

Pues ahí estaba yo, con mis colegas, esperando que empezara el concierto. Es el primer directo de este grupo, aunque no de todos sus componentes. El teclado, hijo del dueño del Pub donde se hacía el concierto lleva casi más tiempo estudiando piano en el conservatorio del que lleva en la escuela, todo un virtuoso que en cinco minutos se hace a cualquier instrumento. Al batería no lo conozco (es lo que tiene llevarse casi 15 años con la edad media del grupo), pero es un monstruo y promete, de momento un diez a cada uno. Del bajo qué te voy a contar, hijo del mejor bajista que tenemos por los alrededores ha mamado desde pequeño la pasión por la música, y sobre todo ha tenido a su alcance al mejor profesor de bajo, todos los bajos, amplis, etc... Y el guitarra, que ya había visto en otros grupos, alumno aventajado del guitarra de los Culture Bar, todo un artistazo que en breve le dará la vuelta al resto de los grupos.

Total, que nosotros en la barra, apontocados en el callo del codo esperando que comiencen. ¿Qué tocarán? Seguramente heavy, en un grupo anterior que tenían varios de ellos era lo que tocaban. O a lo mejor algo más sencillo, vete tu a saber. Cuando comenzó el concierto no dábamos crédito a lo que escuchábamos. Para empezar la intro de Cazafantasmas, genial con los teclados y ese toque rockero. Temas de Bon Jovi, Aerosmith, Led Zepellin, incluso tocaron uno de los Toto, que la mitad ni conocíamos más que de oídas y ellos lo bordaban. Una cosa increíble. Chavales tocando temas de grupos que casi desaparecieron antes de que nacieran ellos. Todo un repertorio de buena música, tocada magníficamente y más aún viendo como quinceañeras gritaban y se tiraban de los pelos ante cualquier gesto del guitarrista, faltaban los maderos frente al escenario para pararlas.

Para finalizar tenían guardado un tema estrella, The Final Countdown de los Europe. Comienza la intro con el teclado, y cuando el batería le mete caña al tema explotan dos cañones de serpentín (vale, los fuegos artificiales son mejores, pero el presupuesto es el presupuesto). Las niñas gritando, ellos cada vez más endiosados, los putos amos. Casi se me escapa una lágrima y todo de la emoción.

De los mejores grupos que he escuchado en mucho tiempo, al menos que me haya sorprendido realmente tanto por la edad como por la calidad y la selección de los temas. Es acojonante ver un bar lleno de gente desde los 13 años hasta los 50 largos tarareando los mismos temas y disfrutando lo mismo. Sinceramente una de las actuaciones que más me han emocionado.

Así que si tenéis la oportunidad de verlos actuar cualquier día, dejad lo que estéis haciendo, que este grupo lo merece.

Salud y suerte

No hay comentarios: