miércoles, 5 de marzo de 2008

...

Cuando me quitaron la sombra me dí cuenta de que ya no había árboles
Entonces no tuve más remedio que meterme bajo tierra
Para no morir quemado por el sol.

Suerte que un anciano regaba regularmente la tierra
Y la humedad fresca me hizo permanecer otros mil años con vida

No hay comentarios: