viernes, 14 de marzo de 2008

Lo que inventa el hombre blanco (Parte 1)

No me tachen de racista, "lo que inventa el hombre blanco" es una expresión que usa un amiguete cada vez que se sorprende por algo.

Y eso es lo que me ha pasado, he encontrado un programa que hace las maravillas de todo buen paranoico celoso de su intimidad.

Estoy hablando de BlueProximity, un proyecto open source que básicamente lo que hace es medir la distancia a la que se encuentra un dispositivo bluetooth vinculado y actuar en consecuencia.

Esto es: Yo estoy delante de mi portátil, ergo la señal de bluetooth de mi móvil desde el bolsillo es perfecta y sabe que estoy ahí. Bien. Ahora me voy a atender a un cliente, por ejemplo, entonces ve que me he ido y carga el salvapantallas, que al tener clave sólo hay dos maneras de desactivarlo, bien metiendo esa clave o bien cuando vuelva a estar delante del equipo.

¿No es una maravilla?

A lo mejor en mi caso no tiene mayor utilidad que la de enseñárselo a los colegas para quedarme con ellos, pero imagínense un entorno corporativo. Una gran oficina con decenas de empleado delante de sus respectivos ordenadores. Ahora Ramirez va al baño (por que Ramirez es humano en el fondo) y Martinez que es el capullo de la oficina se mete en su equipo para cambiarle el papel tapiz por uno de Aramis Fuster en Top-less. ¿No sería bochornoso para Ramirez tener eso ahí? Caramba, que es Aramis. El cachondeo generalizado sería la releche.

Pues con este pequeño software no hay problema, al ir Ramirez al baño saltaría el salvapantallas (o lo que se configure que salte) y hasta su regreso tendría el equipo protegido.

Es como las megascooter esas modernas, que tienen un sensor en lugar de llave de contacto y sólo es necesario estar a menos de un metro para arrancarla, parándose sola al alejarse esa distancia.

Para los despistados puede venir muy bien, ¿que tienes que salir por patas? No problemo, configuras el programita para que al alejarte una distancia X se apague solo. Se me ocurren multitud de usos, aunque casi más interesante sería poder instalarlo y configurarlo sin conocimiento del que tenga el móvil. ¿Se imaginan estar en la oficina, escaquearse para pelar la pava con la de las fotocopias y que el ordenador te diga "¡¡¡¡Ramirez no te escaquees!!!!" (tal vez eso sería más bochornoso que el tapiz de Aramís.

Los que uséis Linux (que deberíais de ser la mayoría, pero en ese no entraré hoy) lo podeis descargar y tenerlo en marcha en un minuto escaso. Además mejora la circulación sanguínea, llevo media tarde dando vueltas por la tienda entrando y saliendo para probarlo.

Si no usáis Linux o bien no teneis un móvil con Bluetooth, no os preocupéis, mientras os lo compráis o no podéis seguir puteando a Ramirez por los métodos tradicionales.

Salud y suerte

2 comentarios:

Oulanem dijo...

Casualmente -llevo tiempo sin pasar por aquí, me estaba poniendo al día- hace como cuatro o cinco días terminé de programar una aplicación que hace casi lo mismo, pero bajo Windows. En realidad, la mía la hice para que, cada vez que llegue a casa, el ordenador me informe de los correos electrónicos que he recibido durante mi ausencia. Ya tenía programado desde hace unos meses el "gestor de correo parlante"...

Saludos. Creo que voy a empezar a venir más frecuentemente por tu blog, que te tenía un poco olvidao XD

El_Rafa dijo...

Esta es tu casa, pásate tan amenudo como quieras.

Sería menester probar esa aplicación, que tiene buena pinta, si quieres betatester aquí me tienes (aunque tenga que meterle un güindos a cualquier máquina para probarlo.