martes, 29 de abril de 2008

Cómo perder una mañana por culpa de terceros

Perder el tiempo siempre es una putada, sobre todo por que viene siendo irrecuperable una vez perdido. Pero más jodido aún es que sea por culpa de otro, y así va la mañana.

Son las doce y pico del mediodía y acabo de sentarme por primera vez, con la rodilla pegándome voces desde ahí abajo. Y todo por culpa de las promociones y los de telefónica.

De momento van cuatro que me han llamado por que no se conectan a internet y tras varias pruebas decido remitirlos a telefónica por que parece ser problema del router. Uno me lo confirma, los otros no dicen nada, así que presupongo que acerté.

Y lo más sangrante es una promoción de esas de pegar cupones de los periódicos. Se recortan, se pegan y se busca en un listado el código de la tienda donde recogerlo. Con la desgracia de que el listado es nanométrico e incluye todos los datos: código de tienda, dirección, población, provincia, siguiente código, siguiente dirección, ..... y he aquí el problema, el ojo humano tiene tendencia a leer de izquierda a derecha, con lo que tras localizar la tienda que le interesa sigue leyendo y anota el código de la tienda de la derecha.

¿De quién es el error? Personalmente creo que del que hizo el listado, me parece obvio. ¿Quién lo sufre? La pobre criatura que viene a recogerlo y tiene que irse con las manos vacías y volver cuando se haya aprovado el cambio de tienda y, evidentemente, un servidor, que lleva toooooda la mañana explicando la misma cosa una y otra vez.

Y como decía el tiempo pasa y es irrecuperable, con lo que llega un nuevo cliente: ¿Está ya lo mío? Pos no hijo, no está. Ya se que te dije que lo tendrías hoy, pero es que aún no he podido entrar al taller.

Lo jodido es que esto es por la mañana, que es cuando se puede uno meter en el taller a currar, por las tardes es imposible, así que no son unas cuantas horas desperdiciadas, sino prácticamente todo el día. Y encima tenemos puente, así que si no falla el transporte falla el almacén, y si no la madre que los parió a todos.

Decididamente cuando me toque la primitiva me voy a comprar un mes para mi solito, y si sobra algo para la hipoteca.

Hay días en los que lo mejor es quedarse en la cama con la pata tiesa.

sábado, 26 de abril de 2008

Adoro mi barrio

Comienzo por el principio, un día de esta semana que termina, no recuerdo si jueves o viernes.

Salgo de la tienda a las ocho y media, y me dirijo directamente a mi piso. La tienda está más o menos por el centro (aunque el centro de este pueblo no para de menearse). Voy paseando con el manos libres, cantándome los Strawberry Hardcore al oido, lo que hace que me abstraiga del mundanal ruido y me limite a percibir sólo por la vista lo que hay a mi alrededor, y esto es lo que hay.

Un pequeño parque con varios quinceañeros que van ya por la cuarta litrona, coches, bocinas, obras, aceras bajo las obras, gente dándose empujones por que no caben en la diminuta acera. Sigo hacia delante. Más coches (hora punta), más bocinas y más gente. Llego al Paseo de los Álamos, tranquilidad dentro con niños en los columpios, padres en la feria del libro, mucha gente pero tranquila, aunque en la calle no cesan los cacofónicos bocinazos. Tiendas de ropa, más tiendas de ropa, más tiendas de ropa, algún otro negocio, pisos de cuatro, cinco y más alturas, todo muy nuevo y muy bonito.

Sigo andando, llego al llanillo, calle principal... al menos a primeros de siglo. Ahora los pisos parecen los abuelos de los anteriores, más viejos y más bajitos. Alguna casa perdida. Puertas enormes para entrar a portales con los techos a cuatro metros. Siguen los coches pero menos bocinas. Estamos ya a tres alturas como mucho. Algún banco pero evidentemente cerrado. Una barbería (pero barbería barbería, de la de sacamuelas, con un patito de los años cincuenta para los niños), tiendas pequeñas, ínfimas, con la mercancía que se sale por la puerta y el tendero fuera echando un cigarro con algún cliente. Se oyen las campanadas de la iglesia, de cualquiera por que hay 3 alrededor. Me doy cuenta de que no hay bocinazos, varios coches pero más silenciosos. Llego a la Mora, todo es grande, amplio, limpio, silencioso, murmullo de viejos leyendo las esquelas donde a juzgar por sus hechuras saldrán en breve, pandis de niñas vestidas como la última serie de éxito de la tele, madres con carricoches y padres cargados con bolsas de la compra.

Una pequeña panadería justo al lado, parece la del anuncio de delaviuda, la misma panadería que había hace 50 años pero con el pan de hoy. Una pequeña joyería, la botica, gente en la calle que ya superan en número a los coches. Alguna moto de viejo, puch de 49 con su caja de naranjas atada con guita a modo de baúl, en la puerta del bar. Y finalmente llego a mi piso. El vecino me saluda, el hijo también, le pregunto donde va y se ríe tímido. Finalmente llego y cierro la puerta a mis espaldas. Me asomo al balcón para fumar un cigarro y me da tiempo a verlo girando la calle y aún diciéndome adiós con la mano.

Hoy es sábado, por la tarde. He venido ha hacer unas cosillas. Me he tomado la copa en uno de los bares de abajo y he subido al piso a trastear el ordenador, conectar el bajo al ampli y este al portátil. Me asomo al balcón a echarme un cigarro y veo cuatro niños jugando en la calle, en la misma puerta de la casa, con una recámara vieja de bici. Sale un vecino, los ve tirando la recámara por encima de un coche para que ruede hasta el morro, y les dice: "Tened cuidado que no ruede más de cuenta hasta el cruce". Caramba, sólo unas calles más hacia el centro les hubiera maldicho por ensuciar el coche.

Y aśi es esto. A los bares de aquí abajo habré entrado contadas ocasiones. Entro, saludo, me saludan, el que haya al lado suele comentarme algo de lo que salga en la tele, o bien si la semana pasada llovió bastante y es una pena que esta no... lo que sea. Y la verdad, me siento como en casa, y no lo digo sólo por la hipoteca.

Adoro mi barrio.

Salud y suerte

viernes, 25 de abril de 2008

Con todos ustedes..... Trajín

"En cada recodo del mundo hay manos y pies, orejas, ojos, que buscan con avidez, alternativas contra un sistema demasiado uniformado, demasiado gris. En esta esquina de la tierra un puñado de seres poderosos nos abrazan y miran, oyen y acompañan sólo por pura amistad, porque son los que siempre están. Vosotros demostráis que más allá del cemento y la prisa todo puede ser color. GRACIAS."

Con estas palabras nos saludan los Trajín en su Maiespeis.


Siempre que he comentado algo de algún grupo local, la mayoría colegas o bastante conocidos, han sido grupos de Rock, que es lo que más suele interesar a la gente joven e incluso a mí, algo menos joven que ellos. Así que ya va siendo hora de variar.

De trajín conozco a Pilar que canta de maravilla y a Jose, que toca el bajo por que en su anterior grupo (a Dios gracias) no tuvo oportunidad de tocar la guitarra, y por eso tenemos a un genial bajista en el escenario, cosas de la vida. A los otros dos componentes no los conozco en persona, ni falta que hace, con música se pueden decir muchas más cosas que en cien tertulias.

Es un grupo tranquilo, en constante evolución. Cada vez que tocan le dan un aire nuevo a los mismos temas, no hay dos directos iguales; van puliendo, mejorando, añadiendo, quitando, moldeando, etc... Temas tranquilos, un poco de Blues, alguna versión de Kiko Veneno y sobre todo en la última actuación que estuve una versión del Roxanne de Police que puso a todo el mundo a dar saltos como locos.

Y es que la voz de Pili no es para menos. Se puede poner todo lo tierna, suave, dulce que pueda en una estrofa, y como en Roxanne sacar una vos aguardentosa de las que queman el esófago al salir. Junto a ella su hermana acompaña en coros y demás, deliciosamente por cierto.

Un grupo completo y simple, de los que a mí me gustan: Voz, guitarra, bajo y batería. Y punto. Una guitarra que alterna eléctrica y acústica, según lo pida el tema, y una batería que puede ser un susurro de fondo o unas campadas contundentes con más protagonismo que la voz, llevando en todo momento el tema por los derroteros que vaya pidiendo.

En cuanto a las letras, hablan de la naturaleza, de las prisas de la vida, de la niñez, de la soledad, del recuerdo, del olvido, del amor, ... Hablan con una sensibilidad especial, con un punto de vista distinto, es como si en lugar de hablar desde lo alto de un edificio lo hiciera desde lo más abajo posible, viendo cosas que a simple vista se nos escapan, y eso las hace más que interesantes.

No se cuando actuarán la próxima vez, ni en su web tienen de momento agenda de conciertos, pero me constan que se mueven bastante, al menos hace poco tocaban muy a menudo por Jaén y Granada. Si tenéis oportunidad de verlos id, es un grupo distinto, arriesgado en sus formas, pero que cautiva sin lugar a dudas.

Suerte a Trajín, aunque la suerte se la curran ellos.

Salud y suerte

El Club de los Malditos

Siempre he sentido curiosidad por esos que llaman "los malditos". Escritores malditos, actores malditos, directores malditos, músicos malditos, etc... Y héteme aquí que ahora me he convertido en uno de ellos, no por escritor ni actor ni director, sino por maldito, y ahora os cuento por qué.

Me he dado cuenta justo ahora, charlando de hacienda con un amiguete. "Si entre la cuenta vivienda y tal me devuelve bastante", decía yo, "me echo al trato y cambio de moto". Llevo un tiempo pensando en cambiarla por una scooter (hace un año me patearía a mí mismo por decir eso, pero lo primero es la salud, y tras probar la scooter de un colega decidí que era muchísimo más cómoda para mis canillas). Mi idea era pasar la mía por la scooter, todo lo más poner hasta 100 euros para el cambio.

Un buen amigo me comentó que su padre conoce a uno que vende una Peugeot Satellis 250 (justo el modelo que había probado y tan gratamente me sorprendió), la moto era de su mujer pero como se había suicidado quería deshacerse de ciertas cosas por que no le trajeran recuerdos.

Al hablar de devoluciones de hacienda, me comentó mi amiguete: "¿para comprar muebles, no?". Entonces caí en la cuenta:

El piso que he comprado estaba a la venta por que la señora que lo habitaba se ahorcó en la cochera. Y la moto que pretendo conseguir está en venta por que la dueña también se suicidó. Caramba, ¿casualidad, destino? No lo sé, pero por unos momentos me ha puesto la piel de gallina.

Es como esa maldición gitana: "Ojalá todos tus deseos se hagan realidad". También había una peli que no recuerdo como se llamaba que iba de lo mismo.

Y me ha dado por pensar. ¿Y si yo quiero un puesto tal en una empresa, y resulta que ese mismo día hay un incendio y mueren todos los trabajadores, no quedando más remedio que contratarme a mí? Sería espeluznante. O si simplemente quisiera estar más adelantado en la cola del super, y a todos los que estén delante mío les de un infarto.

Me da miedo hasta pensarlo. ¿Tendré los poderes de Maya la de Héroes (Segunda temporada)? Si hasta ya recelo de acabar las entradas con un "Salud y suerte", vaya a ser que quien os haga la vida imposible termine sin vida.

En fin, esperemos que sea sólo una mera coincidencia y que nadie más se quiete del medio para dejarme paso, prefiero esperar, sinceramente.

Salud y suerte... (pero a todos todos todos, eh?)

miércoles, 23 de abril de 2008

No veas, no veas, la última del Teddy Bear

Mamma mía, si es que hay días que uno querría dejarse los oídos y los ojos metidos en un vasito con agua en la mesita de noche.

Leo en menéame un enlace a El mundo donde Tedy Bautista (o el osito teddy, como prefiráis) dice una de esas cosas que hacen dudar de si uno está escuchando a un señor mayor o a un niño de cuatro años.

Primeramente me defenderé a mí mismo antes de liarme. Conozco a varias decenas de grupos, unos más y otros casi de un solo día, todos ellos noveles o casi, y todos ellos con la única esperanza de difundir su música y que los llamen a hacer bolos a tutiplén. No solo tocan en directo sino que encima quieren cobrar por ello. Muchos de estos grupos, sobre todo los más allegados, tienen su maqueta disponible. Esas maquetas las tengo todas, algunas me las han regalado, otras las he comprado yo y otras simplemente me las han pasado. No es que todos mis amigos sean gilipollas y regalen lo que les ha costado meses conseguir, sino que ven sabiamente que en el año 2008 una de las mejores formas de difusión y más económica es el boca a boca y los interneses.

Y vuelvo al niño tedy. Afirma, y cito textualmente, que el copyleft "es para los autores que son ricos de cuna". Toma moreno. Así que los ricos son los que comparten su obra sin mayor problema, los que experimentan y disfrutan viendo lo que cada uno siente al leerla/escucharla/mirarla y cómo la puede modificar a su gusto y volver a compartirla sin mayor problema. Los que ven que una canción o un cuento suyo ha ido evolucionando como si tuviera vida propia y a los pocos meses de ser parido vuelve a sus manos con la comunión ya hecha.
Y evidentemente no son los alejandrozanzes que tributan en Miami ni los ramoncines que en años no han compuesto nada y cobra por ello ni el mismo tedy, que ya no actúa por que no le entran los eclépticos pantalones de los setenta.


Compartir es de ricos. Bien es cierto que más se gana pidiendo que dando, pero sin embargo proliferan como hongos los grupos maqueteros/noveles que tienen su sitio en el mundo con el maiespeis como los Culture Bar o los VirtualKlimt. Ponen su música y promocionan su trabajo para aquel que lo quiera escuchar. Luego es cuestión de cada uno si quiere comprar los discos o no o si quiere verlos en directo o no. De todas formas como son ricos pues qué más les da.

Y remata faena Eduardo con una frase magistral: "nosotros estamos en otra cosa: que el autor viva de su obra, como un albañil de su trabajo". Dios mío, no lo digas muy alto que como se entere Miguel Bosé de que tiene que estar dando el callo desde las 8 hasta las 7 de la tarde pa cobrar mil eurillos se nos retira del gremio. Y es que es realmente eso lo que tienen que hacer, un albañil hace casas y cobra por ello, y un músico debería de hacer conciertos y cobrar por ello. Cobrar derechos de autor durante 50 años por un mismo disco es como si un albañil vende a precio de oro las fotos de la casa que hizo de mozuelo. Que estará preciosa, no te digo que no, pero no es lo mismo.

Me parece un insulto de bastante mal gusto comprar a un autor con un albañil, aunque sería interesante que estos artistillas y el resto de la corte se pasan un par de meses currando y viviendo como un albañil, tal vez así otro gallo nos cantara.

Mientras seguiremos esperando la siguiente declaración, a ver qué se le ocurre. Lo mismo viene diciendo que un autor es como una puta, que da placer y cobra por ello, con lo que habría que prohibir las relaciones consentidas por que atentan contra la industria del proxenetismo.

Y eso para mí es lo más grave. Nadie habla de crisis de la música, o de la literatura o del arte en general, sino de la "industria". Señores, si su negocio no funciona monten otro, o vayanse a Alemania a currar, pero no intenten cambiar el mundo en torno al epicentro de su ombligo.

Salud y suerte

viernes, 18 de abril de 2008

Y yo montándole kioskos a la peña

Cuando yo era joven..... puf de tiempo ha, decía la gente aquello de "ten cuidado que si me entuertas me tendrás que montar un estanco", o un kiosko. También era de las cosas que le prometía el infiel amante a su querida, para solucionarle la vida más que nada.

Pues bien, resulta que a estas alturas de siglo estoy yo haciendo lo mismo; yo, que me creía en una situación económica cuanto menos de capa caída, resulta que voy montando por ahí videoclubes a la gente. Soy la leche.

Al final evidentemente nada es lo que parece. Me llega un cliente preguntando por mandos a distancia universales, que se le había roto el que yo le vendí. ¿Cuanto hace? por ver si estaba en garantía, 5 años. Caramba, entonces no está, ¿qué dvd era? no es un dvd, es cinebank que me montaste ¿¿??

Evidentemente se refería al Home Cinema, y no al cinebank que es un videoclub de esos con cajero to modernos. Por un momento me sentí orgulloso de mí mismo, con esa dadivosidad que me caracteriza, y pensando en la siguiente oferta del mes: "Por la compra de una tarrina de cd's de regalo un pisito en las afueras, con parcela y todo oigan".

Pongo en cursiva "tarrina" por que no es más que la forma en la que yo la denomino, que por poder se le puede llamar quesera, paquete, cartuchera, cartucho, torta, bocata, etc.....

Lo que aprende uno escuchando un poquito.

Salud y suerte

viernes, 11 de abril de 2008

Ríete tu del Profesor Franz de Copenhage

A ese gran inventor del TBO y de sus chifladuras diversas. Si hay algo que admiro de verdad en la gente es la capacidad de inventar, de imaginar, la habilidad para crear cosas de la nada o bien con unos medios más que limitados, y eso es precisamente lo que me pasó el otro día.

Me costó trabajo saber a ciencia cierta qué es lo que mi cliente pretendía. Un TDT de esos chiquitines con el euroconector integrado, y evidentemente su toma de antena. Una tele vieja (mal empezamos). ¿Y si conecto la toma de antena esa a la tele mía... podría conectar algo a ese euroconector? Perplejo me hallaba. Será al contrario, pensé y dije, pero no, pretendía conectar el TDT a la tele por RF y al euroconector cualquier otro dispositivo. La idea no era mala, de hecho existen cacharros que hacen lo mismo, sobre todo en el mercado de las videoconsolas, y por bastante más de los cuarenta eurillos que valía el sintonizador.

Entonces me dio por pensar, ya se que no es frecuente pero a veces mola, y llegué a la conclusión de que no le hubiera costado mucho al fabricante hacer algo parecido. Antes conectabas los videos a la tele con el puente de rf, ahora los tdt no pese a que los primeros lo hacían. ¿Por qué no lo hacen ahora? pues yo que se, por que valdrá cinco céntimos hacerlo y ya nos le saldrá rentable.

A lo mejor este caso puede ser de los más liosos, pero me encanta cuando me cuenta la gente su proyecto: "Es que así conecto el PC con la tele y el TDT, y luego con el disco ese multimedia hago un puente para la wifi pudiendo así escuchar la XBox por el Home cinema". Chúpate esa, Carrasco. Añadiendo al final de la disertación: ¿Eso se puede hacer?

Pues mira, ni puta idea si se puede hacer o no, pero sería la hostia, sinceramente.

¿El tío que dice eso es por que es tonto y entiende ni papa... o por que es demasiado listo y ve más allá de las propias limitaciones de la tecnología? Para mi que es más listo, al ver las cosas con otra perspectiva y a distancia aparecen errores que no se ven con los morros metidos en el meollo. Ni listo ni tonto, es otra opinión.

Y lo más curioso es que no es uno o dos, se ve que son miles, y al poco tiempo navegando por los interneses me encuentro un cacharro que sirve precisamente para lo que mi cliente quería. Ole, ole y ole. Es como el anuncio del aquarius pero con cables, botones y leds.

Y precisamente ando dándole vueltas a esas ideas locas que me plantean. Me encantaría amueblar mi piso con una tele TFT de mil pulgadas, trescientas entradas digitales para las consolas y altavoces hasta en las bisagras de la puerta; una cocina domótica en la que se pueda encender el horno por el móvil y al llegar a casa tener la comida hecha; etc... Peeeeero no se puede, el presupuesto no da para tanto, así que habrá que improvisar.

Y precisamente ahí entran en juego las locuras de la peña. A lo mejor es una gilipollez eso de conectar el TDT por RF aunque no se pueda, pero no lo sería tanto puentear el euroconector y sacar el audio por una etapa de potencia, por ejemplo. O usar en lugar del móvil para programar cosas un temporizador de esos analógicos con el enchufe integrado, o..... no se, miles y miles de ideas. La necesidad agudiza el ingenio, y lo peor para un tecnófilo es ser pobre.

Evidentemente las monedas tienen dos caras, y la vida mil, así que al poco rato tiene que venir otro artista pidiendo un cable HDMI para su nueva tele y la Play3. Si hombre, si eso está muy bien y se verá de cojoncios, pero... ¿a que tiene menos gracia?

Pues eso.

Salud y suerte

miércoles, 9 de abril de 2008

El Test de Turing

Como todos sabréis, o al menos os sonará, el test de Turing consiste básicamente en poner a un tío a hablar con una máquina, a ver si se da cuenta de que su interlocutor es máquina o humano, y fue diseñado por Alan Turing, un señor con una más que interesante historia.


Aunque como todo buen matemático, dejó cosas triviales sin resolver, cosas que con el tiempo se harán más y más grandes. Bien es cierto que así se comprueba la capacidad de una máquina para engañar al ser humano, pero... ¿y al revés? Me explico, si estás con un ser aparentemente humanoide, ¿hay manera de saber a ciencia cierta su naturaleza humana?

Esto viene a cuento de una de las últimas que me ha pasado en la tienda. Como siempre comenzamos el teatrico con el menda y el presunto humano-cliente.

Menda: Buenas tardes nos dé Dios.
Humanoide: Buenas.
M: Usted dirá
H: Quería un tintero.
M: un cartucho de tinta, bien, ¿para qué impresora?
H: No, es para el ordenador, uno negro.
M: Bien, ¿lo compró aquí?
H: No, pero me puedes vender el tintero, no?
M: Si hombre, era para saber la marca y modelo de la impresora.
H: Es que quería comprarme una nueva.
M: ¿Entonces no quieres tinta para la tuya? ¿Es muy vieja?
H: No, pero quería una nueva, que la mía se la lleva la niña para estudiar fuera.
M: (ofú) Pues usted dirá qué tipo de impresora quiere
H: Una buena, bonita y barata, jejeje
M: (jejeje tu madre) jeje, si, claro, como todos. ¿Impresora normal, multifunción, fotográfica?
H: Si.
M: (la cosa empieza a ponerse interesante) Si.. qué?
H: que si, que una de esas que dices.
M: vale. mira, tengo unas multifunción muuuu baraticas, dos mil duros.
H: Y eso qué hace?
M: pues eso te sirve para pasar las fotos que tengas al ordenador, retocarlas, imprimirlas e incluso hacer fotocopias.
H: anda, fotocopias, que guay.
M: si, y sin necesidad del ordenador. Puedes hacer fotocopias cuando quieras sin tener que encender el ordenador.
H: que pasote. ¿También puedo imprimir sin ordenador?
M: (¿?) Hombre, eso no, necesitas el ordenador para decirle lo que quieres que te imprima. Fotocopias si, pero para el resto necesitas un ordenador.
H: ¿Y para escanear también?
M: (¿¿??) Fotocopias si, pero para el reto necesitas un ordenador.
H: Entonces vaya mierda, no sirve para nada.
M: A ver, si vas a escanear... ¿Dónde guardarás las fotos?
H: Pues en la impresora, no?
M: No hijo, necesitas ordenador tanto para guardar las fotos que escanees, como para decirle a la impresora qué documentos quieres imprimir. Otra cosa es, no se si te lo he comentado, que las fotocopias SI las puedes hacer sin necesidad de ordenador.
H: Pues vaya, entonces tendré que comprarme un ordenador nuevo.
M: (¿¿¿???) Esto... si no tienes ordenador... ¿para qué quieres una impresora? Es como si te compras un alerón para el coche y no tuvieras coche.
H: A ver, si primero me dices que no lo necesito., luego que si, ya no me aclaro. Además te he dicho que el ordenador se lo lleva la niña que se va a estudiar fuera. No pretenderás que me compre un ordenador entero solo para imprimir algún documento ocasional.
M: Pues no se que decirle, es lo que hay, o eso o comprarse una máquina de escribir.
H: mira, pues tengo una desde hace cuarenta años, y ni un solo problema, y el ordenador ya está antiguo, así que ya me pensaré lo que hago y perdona por robarte tu tiempo. Adios.
M: adios muy buenas.

Y claro, un señor que viene pensando en gastarse veinte euros en un cartucho, y sale con un presupuesto de seiscientos... es para pensárselo.

Antes cuando algún cliente empezaba a preguntar mucho, o insistir en ciertos detalles pensaba que era uno de esos que van de vez en cuando a ver si te pillan metiendo equispeses piratas, o para ver si te manejas bien en la faceta comercial. Ahora pienso que es una conspiración de la NASA para reinsertar robots traídos del espacio exterior; empezaron haciendo la prueba poniéndolos como funcionarios y telefonistas de atención al cliente de cualquier empresa de móviles y ahora pretenden metérnoslos en nuestro día a día.

Miedo me da.

Salud y suerte

viernes, 4 de abril de 2008

El Diablo de los Números

No voy a hacer ningún juegos de lógica con números, ni ningún truco de ilusionista ni nada de eso; uno es de letras en el fondo y esto de los números lo maneja lo preciso.

Me refiero al diablo caprichoso que asemeja números y coge la guía de teléfonos para emparentar sitios tan distintos como la ITV y el negocio del menda. Un número, sólo uno nos diferencia, pero es más que suficiente para que se den todo tipo de malentendidos, y evidentemente me toca a mi sufrirlos, cómo no.

Tal vez el más llamativo, por que casi llegamos a las manos, sea uno ocurrido hará unas semanas.

Suena el teléfono:

Menda: pacalágamé? (eso es Beep Alcalá, ¿dígame? pero con acento alcalaino)
Presunto Cliente: buenas, es pa ver cuando te puedo llevar el cacharro
M: (habituado a cacharro, aparato, artilugio, engendro, mieldatorre, etc...) Pues cuando usted quiera.
PC: hombre, pero dime cuando que me hace falta y no puedo perder mucho rato.
M: pues no se..., si me lo traes mañana lo tendrás para el viernes seguramente, a no ser que sea algo más delicado.
PC: ¡¡¿¿Qué??!! y una polla, te lo llevo esta tarde pero para las seis tiene que estar terminado.
M: si por mi fuera... pero tengo ya varios en el taller, y como comprenderás no voy a ponerme con el tuyo y dejar los otros.
PC: a mi los otros me la sudan, el mío me hace falta pa trabajar, así que lo necesito ya
M: todos lo necesitan para trabajar, pero si tengo que pedir piezas o algo me tardará un poco más. Como mucho puedo echarle un ojete esta tarde y decirte más o menos lo que tiene y lo que tardaría en arraglarlo.
PC: ¿Piezas? si no está esgobernao¡¡¡¡¡¡
M: ¿entonces para qué me lo traes?
PC: coño, que le toca pasar la revisión y llevo casi una semana de retraso
(ahí ya empiezo a sospechar algo)
M: A ver, dime marca y modelo
PC: mia que los huevos, un lanrover
M: vale, pues en ese caso tiene que llamar a la ITV, que esto es una tienda de informática.
PC: que gilipollas eres.

tu, tu, tu, tu, tu tu, (eso es que ha colgado)

Y así uno y otro, unos con mejor humor y otros como este faltándose sin rubor alguno. Hay gente buena que hasta pide perdón por la equivocación, otros normalmente cuelgan al ver el error, otros piensan que les estoy tomando el pelo, ...

El día a día, con cosas agradables y otras no; al menos ahora salgo con luz del día a las ocho y media y un pequeño paseillo me despeja de todas estas cosas.

Salud y suerte