sábado, 26 de abril de 2008

Adoro mi barrio

Comienzo por el principio, un día de esta semana que termina, no recuerdo si jueves o viernes.

Salgo de la tienda a las ocho y media, y me dirijo directamente a mi piso. La tienda está más o menos por el centro (aunque el centro de este pueblo no para de menearse). Voy paseando con el manos libres, cantándome los Strawberry Hardcore al oido, lo que hace que me abstraiga del mundanal ruido y me limite a percibir sólo por la vista lo que hay a mi alrededor, y esto es lo que hay.

Un pequeño parque con varios quinceañeros que van ya por la cuarta litrona, coches, bocinas, obras, aceras bajo las obras, gente dándose empujones por que no caben en la diminuta acera. Sigo hacia delante. Más coches (hora punta), más bocinas y más gente. Llego al Paseo de los Álamos, tranquilidad dentro con niños en los columpios, padres en la feria del libro, mucha gente pero tranquila, aunque en la calle no cesan los cacofónicos bocinazos. Tiendas de ropa, más tiendas de ropa, más tiendas de ropa, algún otro negocio, pisos de cuatro, cinco y más alturas, todo muy nuevo y muy bonito.

Sigo andando, llego al llanillo, calle principal... al menos a primeros de siglo. Ahora los pisos parecen los abuelos de los anteriores, más viejos y más bajitos. Alguna casa perdida. Puertas enormes para entrar a portales con los techos a cuatro metros. Siguen los coches pero menos bocinas. Estamos ya a tres alturas como mucho. Algún banco pero evidentemente cerrado. Una barbería (pero barbería barbería, de la de sacamuelas, con un patito de los años cincuenta para los niños), tiendas pequeñas, ínfimas, con la mercancía que se sale por la puerta y el tendero fuera echando un cigarro con algún cliente. Se oyen las campanadas de la iglesia, de cualquiera por que hay 3 alrededor. Me doy cuenta de que no hay bocinazos, varios coches pero más silenciosos. Llego a la Mora, todo es grande, amplio, limpio, silencioso, murmullo de viejos leyendo las esquelas donde a juzgar por sus hechuras saldrán en breve, pandis de niñas vestidas como la última serie de éxito de la tele, madres con carricoches y padres cargados con bolsas de la compra.

Una pequeña panadería justo al lado, parece la del anuncio de delaviuda, la misma panadería que había hace 50 años pero con el pan de hoy. Una pequeña joyería, la botica, gente en la calle que ya superan en número a los coches. Alguna moto de viejo, puch de 49 con su caja de naranjas atada con guita a modo de baúl, en la puerta del bar. Y finalmente llego a mi piso. El vecino me saluda, el hijo también, le pregunto donde va y se ríe tímido. Finalmente llego y cierro la puerta a mis espaldas. Me asomo al balcón para fumar un cigarro y me da tiempo a verlo girando la calle y aún diciéndome adiós con la mano.

Hoy es sábado, por la tarde. He venido ha hacer unas cosillas. Me he tomado la copa en uno de los bares de abajo y he subido al piso a trastear el ordenador, conectar el bajo al ampli y este al portátil. Me asomo al balcón a echarme un cigarro y veo cuatro niños jugando en la calle, en la misma puerta de la casa, con una recámara vieja de bici. Sale un vecino, los ve tirando la recámara por encima de un coche para que ruede hasta el morro, y les dice: "Tened cuidado que no ruede más de cuenta hasta el cruce". Caramba, sólo unas calles más hacia el centro les hubiera maldicho por ensuciar el coche.

Y aśi es esto. A los bares de aquí abajo habré entrado contadas ocasiones. Entro, saludo, me saludan, el que haya al lado suele comentarme algo de lo que salga en la tele, o bien si la semana pasada llovió bastante y es una pena que esta no... lo que sea. Y la verdad, me siento como en casa, y no lo digo sólo por la hipoteca.

Adoro mi barrio.

Salud y suerte

5 comentarios:

Drag dijo...

Me alegro de que ya lo estés empezando a disfrutar! Y eso que el piso aún no ha sido inaugurado!!!!

José Ureña Ureña dijo...

No te apures, Drag, que ahora hay que pagar unas letras de hipoteca antes de "estrenarlo". Nos ha pasao a tos, jeje.(Después de la follada del banco a uno no le quedan ganas en un tiempo)

¡¡Bienvenidos al barrio!!

El_Rafa dijo...

Jeje, anda Ureña, que eres un malpensado. Drag es mi hermana, e inaugurar pues eso, unos ágapes, poner el suelo perdido de birra, etc... lo típico.

Por cierto, vecino, ya sabes donde estoy pa lo que haga falta

Drag dijo...

Eso, que mal pensado, aaayyyyy...

Mariquilla Sinembargo dijo...

Tú sigue hablando así de bien de tu barrio y tol día vamos a estar allí Los Plómez disfrutando con vos! (No te preiocupes que llevaré cantidades ordinarias de birra)