viernes, 4 de abril de 2008

El Diablo de los Números

No voy a hacer ningún juegos de lógica con números, ni ningún truco de ilusionista ni nada de eso; uno es de letras en el fondo y esto de los números lo maneja lo preciso.

Me refiero al diablo caprichoso que asemeja números y coge la guía de teléfonos para emparentar sitios tan distintos como la ITV y el negocio del menda. Un número, sólo uno nos diferencia, pero es más que suficiente para que se den todo tipo de malentendidos, y evidentemente me toca a mi sufrirlos, cómo no.

Tal vez el más llamativo, por que casi llegamos a las manos, sea uno ocurrido hará unas semanas.

Suena el teléfono:

Menda: pacalágamé? (eso es Beep Alcalá, ¿dígame? pero con acento alcalaino)
Presunto Cliente: buenas, es pa ver cuando te puedo llevar el cacharro
M: (habituado a cacharro, aparato, artilugio, engendro, mieldatorre, etc...) Pues cuando usted quiera.
PC: hombre, pero dime cuando que me hace falta y no puedo perder mucho rato.
M: pues no se..., si me lo traes mañana lo tendrás para el viernes seguramente, a no ser que sea algo más delicado.
PC: ¡¡¿¿Qué??!! y una polla, te lo llevo esta tarde pero para las seis tiene que estar terminado.
M: si por mi fuera... pero tengo ya varios en el taller, y como comprenderás no voy a ponerme con el tuyo y dejar los otros.
PC: a mi los otros me la sudan, el mío me hace falta pa trabajar, así que lo necesito ya
M: todos lo necesitan para trabajar, pero si tengo que pedir piezas o algo me tardará un poco más. Como mucho puedo echarle un ojete esta tarde y decirte más o menos lo que tiene y lo que tardaría en arraglarlo.
PC: ¿Piezas? si no está esgobernao¡¡¡¡¡¡
M: ¿entonces para qué me lo traes?
PC: coño, que le toca pasar la revisión y llevo casi una semana de retraso
(ahí ya empiezo a sospechar algo)
M: A ver, dime marca y modelo
PC: mia que los huevos, un lanrover
M: vale, pues en ese caso tiene que llamar a la ITV, que esto es una tienda de informática.
PC: que gilipollas eres.

tu, tu, tu, tu, tu tu, (eso es que ha colgado)

Y así uno y otro, unos con mejor humor y otros como este faltándose sin rubor alguno. Hay gente buena que hasta pide perdón por la equivocación, otros normalmente cuelgan al ver el error, otros piensan que les estoy tomando el pelo, ...

El día a día, con cosas agradables y otras no; al menos ahora salgo con luz del día a las ocho y media y un pequeño paseillo me despeja de todas estas cosas.

Salud y suerte

No hay comentarios: