miércoles, 23 de abril de 2008

No veas, no veas, la última del Teddy Bear

Mamma mía, si es que hay días que uno querría dejarse los oídos y los ojos metidos en un vasito con agua en la mesita de noche.

Leo en menéame un enlace a El mundo donde Tedy Bautista (o el osito teddy, como prefiráis) dice una de esas cosas que hacen dudar de si uno está escuchando a un señor mayor o a un niño de cuatro años.

Primeramente me defenderé a mí mismo antes de liarme. Conozco a varias decenas de grupos, unos más y otros casi de un solo día, todos ellos noveles o casi, y todos ellos con la única esperanza de difundir su música y que los llamen a hacer bolos a tutiplén. No solo tocan en directo sino que encima quieren cobrar por ello. Muchos de estos grupos, sobre todo los más allegados, tienen su maqueta disponible. Esas maquetas las tengo todas, algunas me las han regalado, otras las he comprado yo y otras simplemente me las han pasado. No es que todos mis amigos sean gilipollas y regalen lo que les ha costado meses conseguir, sino que ven sabiamente que en el año 2008 una de las mejores formas de difusión y más económica es el boca a boca y los interneses.

Y vuelvo al niño tedy. Afirma, y cito textualmente, que el copyleft "es para los autores que son ricos de cuna". Toma moreno. Así que los ricos son los que comparten su obra sin mayor problema, los que experimentan y disfrutan viendo lo que cada uno siente al leerla/escucharla/mirarla y cómo la puede modificar a su gusto y volver a compartirla sin mayor problema. Los que ven que una canción o un cuento suyo ha ido evolucionando como si tuviera vida propia y a los pocos meses de ser parido vuelve a sus manos con la comunión ya hecha.
Y evidentemente no son los alejandrozanzes que tributan en Miami ni los ramoncines que en años no han compuesto nada y cobra por ello ni el mismo tedy, que ya no actúa por que no le entran los eclépticos pantalones de los setenta.


Compartir es de ricos. Bien es cierto que más se gana pidiendo que dando, pero sin embargo proliferan como hongos los grupos maqueteros/noveles que tienen su sitio en el mundo con el maiespeis como los Culture Bar o los VirtualKlimt. Ponen su música y promocionan su trabajo para aquel que lo quiera escuchar. Luego es cuestión de cada uno si quiere comprar los discos o no o si quiere verlos en directo o no. De todas formas como son ricos pues qué más les da.

Y remata faena Eduardo con una frase magistral: "nosotros estamos en otra cosa: que el autor viva de su obra, como un albañil de su trabajo". Dios mío, no lo digas muy alto que como se entere Miguel Bosé de que tiene que estar dando el callo desde las 8 hasta las 7 de la tarde pa cobrar mil eurillos se nos retira del gremio. Y es que es realmente eso lo que tienen que hacer, un albañil hace casas y cobra por ello, y un músico debería de hacer conciertos y cobrar por ello. Cobrar derechos de autor durante 50 años por un mismo disco es como si un albañil vende a precio de oro las fotos de la casa que hizo de mozuelo. Que estará preciosa, no te digo que no, pero no es lo mismo.

Me parece un insulto de bastante mal gusto comprar a un autor con un albañil, aunque sería interesante que estos artistillas y el resto de la corte se pasan un par de meses currando y viviendo como un albañil, tal vez así otro gallo nos cantara.

Mientras seguiremos esperando la siguiente declaración, a ver qué se le ocurre. Lo mismo viene diciendo que un autor es como una puta, que da placer y cobra por ello, con lo que habría que prohibir las relaciones consentidas por que atentan contra la industria del proxenetismo.

Y eso para mí es lo más grave. Nadie habla de crisis de la música, o de la literatura o del arte en general, sino de la "industria". Señores, si su negocio no funciona monten otro, o vayanse a Alemania a currar, pero no intenten cambiar el mundo en torno al epicentro de su ombligo.

Salud y suerte

1 comentario:

Antonio dijo...

Efectivamente, me parece un insulto comparar a estos "titiriteros" con un oficio tan digno como el de albañil, que no promotor de los de ahora, de esos que van diciendo “¡Qué desvergüenza! Aumenta la crisis inmobiliaria, y el Gobierno no hace nada para que sigamos forrándonos!” (cita textual de una viñeta de Forges del mes pasado).
Pues entre estos y el bautista... Disculpen si me confundo