miércoles, 21 de mayo de 2008

Por qué lo llaman ordenador cuando quieren decir....

Y es que la falta de vocabulario hay que suplirla con imaginación. Es obvio que nadie domina a la perfección los tecnicismos de otro gremio. A mi me pregunta el mecánico que si he notado algo en el piñón de ataque y hasta me ofendo y todo.

Hay dos opciones, a saber y a saber cuales, que son bien describir lo más gráficamente posible lo que se quiere o bien ponerle directamente el nombre que nos salga del mismísimo, por si suena la campana. Así que comencemos a redactar el diccionario usuario-humano humano-usuario.

Hay términos curiosos, que vienen sobre todo de transcribir fonéticamente del inglés. No todo el mundo sabe inglés, así que hacen como cuando cantas una canción, lo que suene más parecido lo daremos por bueno.

Dispositivo de comunicación inalámbrico de corto alcance usado principalmente en teléfonos móviles: butrón. Con dos cojones. "Dame un butrón par movi" por ejemplo. O bien cambiar el Universal Serial Bus (USB) por el Jodio Orificio Serial Bus, "josebé".

También se puede directamente ponerle nombre, por que sí, por que yo lo valgo.

¿Tienes cd's? pues dame una tarrina, yogurtera, hortera, pila, talega, torre, etc.....

O bien se puede ser gracioso, que eso es casi más jodido:
dame un gato óptico, a no, que era ratón, jejeje.

Y siempre está la opción de apostar a doble o nada. He escuchado tiros así que a tirarse de cabeza aunque no haya agua:
¿Tienes un drive pen? Pero que sea de 4 gibas por lo menos.

Aunque lo más prudente es simplemente quedarse donde uno llegue:
Tienes una cam. ¿cam...a, webcam, cam..ello, cam...biador?
O bien: ¿Esta cámara sirve de cam? Hombre, si la motocicleta sirve de moto... no veo por qué no.

Así que entre imaginaciones, abreviaturas imposibles, traducciones de órdago, etc... dan ganas de darle el pésame a Maria Moliner.

Salud y suerte

viernes, 9 de mayo de 2008

La Educación: Esa Gran Desconocida

Dos equipos han entrado al taller para ser reparados en esta última hora. Dos ordenadores parecidos, con dos usos muy distintos y dos propietarios mucho más.

Primero: Rafa, tengo un hueco ahora de curro y te lo he podido traer. ¿Te acuerdas lo que te dije? Pues eso se quitó y ahora le pasa tal cosa.
Menda: Mmmmmm si, ya caigo. Pues déjamelo y te lo miraré esta tarde.
Primero: A ver si pudieras, macho, que el fin de semana tengo que terminar unos proyectos y hoy que voy de viaje aprovecho y te lo traigo. Yo te pago lo que haga falta, te invito a unas cervezas y lo que tu quieras.
Menda: No hombre, tu tranquilo, yo te lo miro y si veo que va para más rato te hago algún apaño que al menos puedas currar el fin de semana y el lunes te lo termino.
Primero: Muchas gracias, eres el más mejor, no te doy un beso por que pinchas.

Y así sale por la puerta.

Yo meto el equipo en el taller. En cuanto acabe con el que estoy ahora me pongo con el de este chaval, que es mu majo y curra de delineante, así que le hará falta y siempre que viene es muy educado.

Al cuarto de hora poco más o menos viene el segundo cliente.

Segundo: ¡¡¡¿¿¿Quién pollas vive aquí???!!!
(entre que estoy siempre en el taller y con la pata chunga, tardo unos 5 segundos en salir, demasiado para este señor)
Menda: (Mu serio) Dime.
Segundo: Aquí te traigo la mierda esta.
Menda: (ole mi niño) A ver, dime a qué nombre te lo pongo.
Segundo: al de siempre, que te lo traje hará apenas unos días y sigue peor, si es que es una mierda, no tenía que habértelo pagado al contado.
Menda: si me describes un poco el fallo que tiene intentaré repararlo. Sólo tengo un parte tuyo, y es de hace dos meses, que lo tenías frito a virus.
Señora de segundo: Pues le falla el word.
Menda: El que traía era una versión de prueba de 30 días, ¿no te ha pedido código de activación?
Señora: Si, pero no tengo, méteme uno pirata y ya está. Además da un error al arrancar de vez en cuando.
Menda: (por no discutir mucho) Te puedo poner el OpenOffice, que es libre y gratuito, el Word "bueno" sale por 300 loros.
Señora: Pues me lo metes pirata, que ya que la mierda del ordenador está aquí más que en mi casa por lo menos me haces eso.
Menda: (caramba, es la segunda vez que lo traen, y por lo que me dicen no es culpa del equipo sino un típico error de usuario) Déjamelo que lo mire. Llámame el lunes y te digo algo.
Segundo: Y una polla, que hace falta para el fin de semana. Esta tarde me paso a recogerlo y te vienes conmigo que el portátil del niño no se conecta a internet.
Menda: Si quieres me llamas esta tarde, aunque no te garantizo que me haya dado lugar a verlo.
Segundo: Si que te da, y si no dejas los otros y te pones con el mío.
Menda: (Aquí decido callarme por que la hinchazón de genitales está a punto de subírseme a la cabeza y la vamos a liar) Le doy su copia del parte, pego la mía en el equipo y le digo "Si no me quieres llamar esta tarde entonces el lunes, que mañana no estoy".
Segundo: Pos vaya pollas.

Pregunta de examen: ¿Qué equipo repararíais primero?
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Correcto, mientras escribo esto he terminado con el primer equipo y llamado al cliente, un tío tan majo da gusto tratarlo bien. El segundo... no se yo... a ver si tuviera tiempo esta tarde... Ya veremos.

Lo peor de todo es que encima cuando eche mano a cobrarle por que seguramente el niño lo tenga otra vez lleno de guarrichurris.com por todos lados me montará la del copón.

Lamentablemente es el pan nuestro de cada día.

Salud y suerte

miércoles, 7 de mayo de 2008

Si bebes no vayas de tiendas

Estaba a punto de salir por la puerta, pero es que no he podido evitar volver al portátil para relatar la última de la noche, el arremate, el puntillazo final.

Estoy pasándole la visa a un cliente y entra un chaval, notablemente desmejorado y con un aroma güisquiniano que quita el sentío.

"Yo... unos discos de esos".
"Un segundo", le freno, estaba terminando de cobrarle a un cliente, por medio minuto no va a pasar nada.
"No, si es solo discos... discos... discos... discos... de esos".

Finalmente averiguo que el insurrecto en cuestión necesitaba un par de DVD's, así que se los doy mientras el TPV se conecta al banco para quitármelo de encima. Pero ni el cacharro se conecta ni el sujeto se marcha, y ahí empieza lo bueno. Intentaré reproducir lo más fielmente posible la conversación, que no es fácil:

"Sabes el... que no tio, es que... puf, qué putada. Un ahí en medio, y no veas, qué te voy a contar que tu no sepas. Entonces qué hago? por que claro, es que... sabes, no? Y son... tu sabrás, un mes? o menos, pero claro llega uno y toooma, ahí en mitad, y es jodío, pero eso lo sabrás tu mejor que yo. Así que entonces qué? me jodo y ya está? pues ya está, qué le vamos a hacer, si eso ya le meto yo el... o que me lo deje mi primo."

Y acto seguido sale por la puerta más ancho que largo. Si se busca en el diccionario "cara de gilipollas" aparece una foto en la que salgo yo y el cliente al que le estaba cobrando.

Ahora vas y lo cascas.

Salud y suerte

Adoro mi barrio (II)

Un martes cualquiera de un mes cualquiera de un año cualquiera, vamos, un martes y punto. Por vicisitudes de la vida a eso de las tres y media del mediodía tengo que acercarme al piso nuevo a recoger unas cosas. Una vez terminados los mandados, y ya que tenía la moto en la calle, decido volver al barrio para echarme el cafelillo de rigor.

Bueno, por eso y por que el bareto habitual cierra los miércoles.

El caso es que ahí estaba yo, con mi casco sobre la barra pidiéndome un descafeinado de máquina (madre mía, con lo que yo he sido...) y observando lo que sucedía a mi alrededor.

A mi izquierda un parroquiano (que suelo encontrar en ese bar cada vez que voy) tomando una cerveza en traje de faena. Junto a su cerveza un cubalibre del camarero que lo acompañaba y a mi derecha una mesa de madera con una cruz hecha a base de arrastrar las monedas jugando a las cartas con cuatro habituales jugando a las cartas.

No se exactamente a lo que jugaban, aunque se a ciencia cierta que a eso he jugado yo antes: se reparten todas las cartas y el que empieza suelta una en la mesa, entonces bien pones encima una del mismo palo o bien una del mismo valor, en cuyo caso gana la de más valor y el que se lleva el montón comienza. Luego se cuenta no se como (soy de letras) valiendo más cuanto más alta sea la carta, con el as como principal.

Entra uno por la puerta, pantalón azul de mono, camisa de franela abierta hasta casi el ombligo y camiseta de tirantes que a duras penas retiene la prominente barriga. Pregunta si alguien con barba ha venido a buscarlo, pero aún no, así que se pide café y copa, e invita a los de la mesa a acompañarlo.

En estas veo al camarero tijera en mano para recortar los cupones del AS, le pregunto por lo que se promociona ahora y eso desemboca en una conversación sobre... indescriptible de quince minutos. El de la camisa de franela sale como alma que lleva el diablo al ver al tío con barba con el que había quedado, y los de la mesa preguntan que donde va Miguel tan corriendo. Entra otro señor por la puerta, se sienta y pregunta por Miguel. "Acaba de irse, había quedado con uno" le digo yo, y eso vuelve a desembocar en una nueva conversación de quince minutos.

Y caramba, un día es un día, así que me pido una copilla de pacharán. "Paco, ponme un pacharán". Y es que hasta que no llamo a los camareros por su nombre, y viceversa, eso ni es bar ni es nada. Meneo el vaso (que a mi el pacharán me gusta meneado, que no agitado) y paladeo gustosamente el dulce licor. Queda un cuarto de hora para abrir, así que apresuro el último sorbo y cuando me vuelvo a pedir un vaso de agua y la cuenta veo que el camarero está jugando a los dados con otros dos clientes.

Me cachis, ya me hubiera gustado meterme en la partida, pero primero la obligación y después la devoción. Así que muy a mi pesar salgo, me monto en la moto y atravieso medio pueblo, metiéndome paulatinamente entre coches, más coches, muchos más coches, pitidos, gente cruzando, etc... hasta llegar a la tienda.

Entro, enciendo las luces, los equipos, me siento en el taburete mientras todo arranca y pienso... joder, que agustico se está allí. El proximo fin de semana repito estancia.

Y es que no se si lo había dicho pero... adoro mi barrio.

Salud y suerte

Cuando uno cree que lo ha escuchado todo... ($GA€)

Maaadre del amor hermoso, si es que no gana uno pa sustos. Cuando uno estaba en el cole y alguien preguntaba por ejemplo si Colón era quien trajo el detergente de las Américas todos nos descojonábamos (todos menos uno, evidentemente) pero resulta que con el paso del tiempo hay gente (personas ya mayores) que dicen chuminás del estilo y no pasa nada, no solo no nos descojonamos sino que encima nos planteamos las teorías.

Hablo del artículo que leo en la Abadía Digital sobre (como no) la $GA€. Y es que no salgo de mi asombro.

Viene resultando que las compañías que nos ofrecen acceso al universo de la información que es internet realmente lo que hacen es darnos acceso a descargar tooodo y cuanto pillemos de música, pelis, etc... Esa es la única razón de ser de Internet, joder a Teddy Bautista. Seguramente Tim Berners Lee estará hoy de capa caída por que lo han pillado en su conspiración anti-teddy.

Y es que si bien en un post anterior hablaba de lo malo que es el sexo consentido para la prostitución, hoy voy a plantear algunas posibles demandas/querellas/denuncias/pataleos con los que al modo yanki nos podamos sacar unas pelas.

1.- Para que no digáis que soy un pervertido por defender la prostitución, voy a denunciar al Ministerio de Fomento por que (valga la redundancia) fomenta el proxenetismo. Si señores, lo fomenta y además a la vista de todos. ¿Por donde se llega a un burdel? Por la carretera. ¿En las ciudades donde se plantan las Prostitutas? En las cunetas de las carreteras. Más claro el agua, así que denunciemos a fomento por incitación a la prostitución, rotura continuada de matrimonios, y hay que pedir una compensación económica para el que ve a su colega en gayumbos el día de la despedida de soltero y ya no puede volver a mirarlo a la cara.

2.- También voy a poner una querella, esta vez criminal, a Linus Torvals. Y a esta no me podéis decir que no. Su única y exclusiva labor en esta vida es impedir que mi hija pueda jugar a los Sims, como lo digo lo siento. Este señor se levanta por la mañana y dice: Voy a crear con mi colega Richard Stallman un sistema operativo libre, para que todos tengamos acceso a herramientas potentes, para que podamos ver y modificar lo que pasa en nuestras máquinas, no tengamos que depender de multinacionales y comprendamos mejor el funcionamiento de las computadoras así como podamos compartir sin tapujos nuestros conocimientos sólo y exclusivamente para que cuando Rafa lo instale en su PC su hija no pueda jugar a los Sims. A ver, una cosa es una bromilla, pero esto es demasiado, así que esos dos a la cárcel también, ala.

3.- Y obviamente no puedo menos que denunciar a todos y cada uno de los Videojuegos que han existido, existen y existirán en esta parte del universo conocido. Bajo la tapadera de entretenernos, enseñarnos, divertirnos, hacernos más accesible la informática, desarrollar habilitades, etc... su única misión es volvernos unos perror violentos y obesos, seguramente para que una vez que nos tengan alienados tomar posesión de nuestras mentes y dominar el mundo.



Y así podría seguir mil veces, casualmente con las mismas argumentaciones que le decía el otro día a mi señora: hubo un problema con la cerradura de la cochera y tuvo que venir el cerrajero, la abrió como en las peliculas (para que veais que el cine solo sirve para hacernos delincuentes) metiendo un trozo de plástico duro para empujar el pestillo. Es decir, que una cosa es la herramienta y otra el uso que se le da. La herramienta es inocente: una tarjeta de crédito o un trozo de plástico ni roban ni matan; pero el uso que le da el ser humano es el que le pone el adjetivo de peligroso: abrir una puerta que se ha bloqueado para poder aparcar el coche, o entrar en la casa para robar la escobilla del water.

Por cierto, no estaría de más denunciar también al Dinners Club por hacer "llaves maestras" de nuestros hogares y ponerlas al alcance de cualquier degenerado.

Y sí, en efecto lo que estais pensando ahora es completamente correcto: estoy diciendo una sarta de gilipolleces sinsentido. Y diciendolo yo no pasa nada, pero cuando las dice el "señor" Bautista tiembla Roma, que tiene algo más de mano que yo en el gobierno y algo más de pasta también.

Lo comenté hace unos meses, esto es como si el día de los Santos Inocentes durara 365 días al año.

Salud y suerte... que falta nos hace.

martes, 6 de mayo de 2008

Yo quiero ver a Satrianiii¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Pues parece ser que de momento no, en su gira internacional aterrizó este domingo en Granada, y aunque no pude asistir por diversos motivos, al menos me queda el consuelo de que Alfredo Luque si que asistió, y su relato de lo visto y oído vale la pena.

Pero eso no es todo, este fin de semana que se nos antoja lejano de momento acudirá (abono de temporada) a ver el alucinante espectáculo de Roger Waters y su Dark Side of the Moon.

Espero que no se pase al lado oscuro y vuelva el lunes que viene con ganas de contarnos lo experimentado, a no ser que se suba al cerdo volador y navegue por los más misteriosos universos de multicolor y psicodelia.

Un abrazo desde aquí a Alfred (por cierto gran bluesman, de eso hablaremos en próximos posts) y a ver si te mejoras que podamos disfrutar de las charlas musicales entre copas.

Salud y suerte