jueves, 11 de septiembre de 2008

Y finalmente...

... el tintero se rompió.

Por suerte gran parte de su contenido queda aún en todos y cada uno de los tinteros que guardaron alguna porción para sí. Y no son pocos.

Unos ojos menos en los que reflejarse.

2 comentarios:

Drag dijo...

Pero al romperse nos ha impregnado de tinta a todos, y será muy dificil de quitar la huella que nos ha dejado.

Mariquilla Sinembargo dijo...

Hasta siempre