jueves, 6 de noviembre de 2008

Órdago a Pitos

Eso es lo que dice en Mus, órdago a pitos cuando echas los restos a ver quien tiene más ases. Y es que el teorema de los pitos nunca falla.

Normalmente manejo cinco pitos que son a saber y a saber cuales:

-El que me corresponde por varón
-El de Ducados
-El del móvil
-El del fijo
-El del chivato de la puerta

Dice la ley no escrita de la atención al público que nunca un pito de estos viene solo. Esto es, si llevas media hora solico y aburrido y vas a encenderte un cigarro, inminentemente entrará por la puerta un cliente, abandonando así al pobre ducados a merced del insaciable cenicero. Igualmente pasa con las necesidades biológicas, en cuanto el pirulí apunta con más o menos gracia suena el chivato de la puerta y entra el cliente de turno.

Pero lo de esta mañana ha sido de órdago, todos los pitos a la vez, primero el biológico, acto seguido el de la puerta que crea un estado de ansiedad al no poder hacer que la naturaleza acelere su paso tranquilo. Antes de poder gritar "¡¡¡Un segundo!!!" suena el movil, que encima tiene vibrador y en el bolsillo del pantalón holguero en vez de vibrar salta por seguirillas. Y como no podía ser menos el teléfono fijo, que al tener también el inalámbrico suena por dos veces.

Y en medio de esta orgía de sonidos yo, sin saber a qué pito atender segundo (el primero estaba claro) y maldiciendo al mamón que inventó los botones de la bragueta.

El fijó se calló a los pocos segundos, el movil lo corté para llamar más tarde y una vez atendido al cliente me enfrento a quién sabe cuantos minutos de silencio y paz. Tal vez uno, tal vez sesenta, qué sabe nadie.

¿Qué hemos aprendido de esta lección de la vida? Pues que lo más importante es la organización, no se puede hacer todo a la vez así como no se puede estar todo el día parado y pretender a última hora tenerlo todo hecho.

Y esta es la parábola de hoy, espero que os sirva en vuestro devenir diario. Yo mientras tanto intentaré reparar alguno de los cienmil millones de equipos que tengo pendientes antes de que alguno de los pitos me toque los idem.

Salud y suerte.

No hay comentarios: