miércoles, 26 de noviembre de 2008

Viejos Somos (¿y quién carajo traduce los títulos?)

A veces pienso que es una conspiración: como el cine español está en crisis (desde antes de que se inventara el cinematógrafo) desprestigian a posta el cine extranjero para atraer a la gente aunque sea por eliminación. Si no es por eso no tiene sentido.

Si ponen ante tus ojos una peli titulada "The Rocker" lo mismo dices "caramba, pues voy a verla que seguro que mola, o al menos la música" pero sin embargo si lo que te encuentras es "Un Roquero de Pelotas" dices "anda y que te folle un pez" y sigues mirando la cartelera.

¿De donde han sacado las pelotas? Nadie lo sabe, pero han convertido un título más o menos llamativo en una gilipollez galopante.

Una vez discutido el tema del título, resulta que la película va de un tío al que dejaron tirado sus colegas del grupo en el 86 para tener un éxito arrollador, y el pobre ya en este siglo intenta por medio de su sobrino adolescente recuperar el tiempo rockero perdido.

Hasta ahí todo bien, buena música, algo poperilla para mi gusto pero no está mal del todo. El problema viene cuando aparece en escena la madre del cantante, y era ¡¡¡¡Cristina Applegate!!!!!

Pero bueno, ¿cómo puede ser eso posible? ¡¡¡¡¡Si apenas hace unas semanas la vi de animadora e hija adolescente conflictiva en la tele!!!!!

Y es que nos hacemos viejos.

En la película ella insta al roqueroconpelotas a que madure de una vez y actúe acorde con su edad. Caramba, una cosa es ir madurando y otra hacerlo en medio segundo. Y es que ver a Cristina haciendo de madre ha sido algo así como si de pronto te plantan en la cara un almanaque de dentro de unos años asegurándote que es el vigente.

No puede ser. Apenas unos años mayor que yo y ya está haciendo papeles de mujer madura interesante (y vaya que interesa, madre mía, si es que gana con los años como si fuera un plan de pensiones).

Por evidentemente eso está mal. No digo que esté mal que sea madre, de hecho en la película tuvo a su hijo con la misma edad que yo la mía. Pero lo que está mal es que haga de adulta.

Caramba, que somos niñacos todavía, a lo mejor no jugamos al fútbol en la calle, pero todavía gastamos bromas tontas, nos reimos cuando alguien eructa, apostamos quien se bebe antes una birra al trago. Otra cosa es que en vez de pagar por los cromos lo hacemos por la hipoteca.

En fin, creo que esta cuando me vaya a casa esta noche lo haré llamando a los porteros que me encuentre y pateando latas por el camino.

No os hagais viejos nunca, que hasta en silla de ruedas y con el suero a rastras se pueden hacer pedorretas y acusar al de al lado.

Salud y suerte

No hay comentarios: