lunes, 22 de diciembre de 2008

Vacaciones de Navidad

Cuando era pequeño, tal día como hoy, me levantaba expresamente para ver el sorteo. Desde primera hora de la mañana deambulaban por la tele los seres más extraños, con trajes estrafalarios, gorros de la suerte, etc...

La verdad es que era todo un acontecimiento. Y luego en el telediario salían los premiados, todos en la calle, cantando, bailando, brindando, llorando, ... Vamos, que con el sorteo tenía uno entretenimiento para toda la semana.

Hoy lo he visto muy poco, mientras desayunaba en el bar, y me he dado cuenta de lo jodido que es trabajar durante las navidades.

Comer fuera con la familia mirando el reloj para volver al tajo a las cinco con el polvorón en la boca; cenar con los colegas y no poder echarte una copilla por que al día siguiente se curra; tener que comprar por internet por que no hay tiempo físico para hacerlo en la calle; perder la siesta del sábado (eso es lo que más duele).

A ver si el año que viene cambian las tornas y soy yo el que sale de compras en navidad, el que después de la cena se desgañita en el karaoke y el que corona la comida con un completo: café, copa y puro.

Y lo peor es que se pasa volando, esta semana navidad, la que viene nochevieja, la otra reyes y vuelta a la encantadora normalidad.

Salud y suerte

No hay comentarios: