viernes, 9 de enero de 2009

Al otro lado de la Fuerza

A simple vista son seres prácticamente normales, pero con una peculiaridades dignas de mención: no suelen dormir nunca, les encanta que les llames a gritos, disfrutan tratando con borrachos que le faltan al respeto y sobre todo, su mayor ilusión en esta vida es currar los días de fiesta.

Si, amiguitos, hablo de esos seres cuasimitológicos a los que llamamos CAMAREROS.

¿Nunca os habéis preguntado qué es lo que piensan de vosotros? ¿Realmente le pareció divertido cuando tiraste el cubata al suelo y mientras fregaba le cantabas "mariquita barre, barre, con la escoba de tu madre"? ¿Le importó el día que le llamaste gilipollas y te measte a posta fuera de la taza por que se empeñó en cerrar a las seis de la mañana? Tal vez no, así son de raritos.

Así que pasaros por el Blog del CID, camarero de pro, donde nos pone a parir a los parroquianos, digo..., hace un análisis de la fauna que frecuentamos su antro de lujuria y perdición.

Nótese el post con todo el cariño del mundo a los camareros en general y al CID en particular.

Salud y suerte

1 comentario:

Ángel Raúl dijo...

Gracías x acordarte de ese gremio tan machacado a lo largo de la historia...




Nota: se de un camarero que una vez le arrancó la oreja de un mordisco a un cliente:

http://www.youtube.com/watch?v=NXKg-ZcP_dk