sábado, 3 de enero de 2009

La Inestabilidad del Mercado de la Telefonía

Y es que en estos tiempos que corren no puede saber uno a ciencia cierta con qué empresa está dado de alta.

Yo, por ejemplo, empecé con eresmas vía módem, luego pasó a llamarse Wanadoo y me cambié con ellos mismos a ADSL. Poco tiempo después resulta que soy de Orange.

De locos.

Y si esto fuera poco va la gente y le cambia el nombre, a veces castellanizándolo y otra con un poco de mala uva. Así tenemos Vomistar, Timofónica, Guarrafone, Cutrefone, Yoscucho, etc...

Como tengo servicio de telerecarga pues recargo, que para eso está, y no es la primera vez que me llega un cliente con el número apuntado en un papel y la compañía, por si la recarga no es para él, y se encuentra uno cosas como esta:



No se si se aprecia bien, la foto ha sido con el móvil, pero esta era una recarga para vodojón. Manda huevos.

Aunque bien pensado, con este nombre se podrían hacer campañas de marketing bastante más agresivas:

Compre móviles vodojones
que son buenos de cojones

O bien

Con móviles vodojon
descuentos a mogollón

Por poner un ejemplo.

Y es que si las más de las veces cuesta comunicarse con la clientela en castellano, cuando pasan cosas de estas más aún.

Ya simplemente miro la primera letra, si total, sólo recargo de tres empresas, no es excesivamente complicado. Así que lo mismo te recargo un vodojón que un orán u oránch.

Salud y suerte

No hay comentarios: