martes, 24 de marzo de 2009

Retorno a la Casa que Enloquece

Así me tenían al pobre Asterix en "Las Doce Pruebas de Asterix" buscando como un descosido el formulario A-38.

Y así me han tenido a mi todo el día. Si antes odiaba los lunes, los martes le siguen al paso no ya sólo cronológicamente hablando.

Es que el día manda webs. No se si yo no me explico, la gente no me entiende, todos hablan un idioma distinto al mío... algo tiene que pasar, que esto no es normal.

Caso 1

Cliente: ¿Cuando puedo pasar por mi ordenador?
Yo: Lo tendrás para mañana por la tarde
C: Pues esta tarde me paso.
Yo: No estará, para mañana si.
C: Es que esta tarde me viene mejor
Yo: Evidentemente, pero tengo varios equipos delante y con el tuyo me pondré mañana.
C: Bueno, yo me paso de todas formas, a ver si cuela.

Evidentemente se pasó, evidentemente no estaba, evidentemente se cabreó por tener que volver y evidentemente me pondré mañana a primera hora, que estoy acabando el último que tenía para hoy.

Caso 2

Yo: Para configurarle el antivirus necesito una cuenta de correo electrónico
Cliente: No tengo
Yo: ¿No tienes messenger?
C: Si, claro
Yo: Pues dímelo
C: No tengo
Yo: ¿No tienes messenger? (Insisto)
C: Si, claro (insiste). Pero es el de Yahoo
Yo: Ese mismo

Al final tuve que copiar la dirección directamente del messenger (menos mal que tenía el inicio de sesión automático) por que no había manera de explicarle que sólo necesitaba eso. Llegó a decirme casi el ID, pero el "@loquesea" no lo tenía muy claro.

Caso 3

C: Aquí te dejo el router, me lo configuras y ... ¿Cuando me paso?
Yo: Pues ya mañana, esta tarde tengo faena (más que faena tenía una putada detrás de otra)
C: No poblem. Mañana me paso

15 minutos más tarde

Hermano del cliente: Buenas, ¿Está ya el router?
Yo: Pues no. Le dije a tu hermano que mañana, y hace solo un cuarto de hora que me lo ha traido.
HdC: Si, pero lo mismo era poca cosa
Yo: Puede serlo, pero hasta que lo mire, que será mañana, no podré saberlo.
HdC: Vale, vale, pues ya te llamo.

Efectivamente me llamó, 15 minutos después.

Caso 4

Esta vez por teléfono

C: ¿Está mi equipo arreglado? Soy perico el de los palotes
Yo: Pues si, lo tienes ya.
C: ¿Me puedes esperar? Salgo a la hora que cierras y tardo un poquito
Yo: Vaaale, te espero. No tarde mucho y tráe pasta, que lo último todavía está pendiente.
C: Ya, pero es que siempre que paso está cerrado, por eso no te he podido pagar.

Y así va la tarde, una detrás de otra. Sin contar los que vienen a por cartuchos para "un ordenador con pantalla plana" o para una impresora que "si la veo te digo cual es", los que quieren un dvd "más pequeño que los normales pero más grande que los de las videocámaras", los que quieren "hacer algo con una cosa y necesitan eso otro que se pone allí", etc, etc, etc...

Pero la raza humana siempre sale a flote de sus crisis y catarsis, y para acelerar esa salida inventó la cerveza, así que esta noche cervezica, cena rápida, una peli (la que sea) y a dormir pensando que todo a sido un (mal) sueño.

Y mañana más, evidentemente.

Salud y suerte

2 comentarios:

Rocío dijo...

Deberías escribir un libro

El_Rafa dijo...

Una tragedia griego, en concreto ;-)