viernes, 13 de marzo de 2009

Terrible Accidente de Tráfico

Maldigo a los coches, a la carretera, a los conductores... maldigo al mundo en general.

Víctima de un accidente de tráfico cayó. ¿Qué culpa tenía? Ninguna, diablos, ninguna. Pero el azar no conoce la palabra justicia.

Maldita sea la hora que aquel coche emprendió su marcha atrás sin mirar por el retrovisor lo que tenía pegado a sus espaldas.

Desde entonces no ha vuelto a ser el mismo, hubo que intervenirlo de urgencia, hacerle unos transplantes y sobre todo... dios, no quiero ni pensarlo para que la imagen no me venga a la mente, sobre todo la cara, esa cara deformada.

A su lado el fantasma de la ópera sería George Clooney, y Quasimodo Brad Pitt. Esa cara que antes irradiaba alegría y felicidad, que me transmitia un mundo de sensaciones, me iluminaba en mis noches de insomnio ... ahora no era más que una ilusión de lo que era.

Un amasijo deforme, ni siquiera se podría decir que fuera una cara.

Cuando el doctor salió sus ojos lo decían todo: "Hemos hecho lo que hemos podido".

Esa frase me atravesó de arriba a abajo como el pararrayos al fotógrado de "La Profecía".

Traía algo en sus manos: "Es lo único que hemos podido salvar, su alma. Aquí la tiene en esta cajita. Nuestra trabajo ha terminado, lo que suceda de ahora en adelante depende sólo de vosotros".

No se debería, pero dicen que viendo estos desastres es como uno escarmienta, así que incluiré una imagen de ese rostro maltrecho.

Aviso a los sensibles, hay que tener un estómago de acero para mantenerse inalterable al verlas.













y aquí lo único que pudo salvar el doctor



Espero que podáis disculpar mi crueldad por ofreceros estas imágenes, al menos espero que sirvan para algo, para que nada de esto vuelva a suceder.

Salud y suerte.