martes, 17 de marzo de 2009

Un Día Triste

Hoy es un día triste.

Sabía que llegaría este momento. El mundo cambiante en el que vivimos nos obliga a renovarnos o a morir, a adaptarnos a los nuevos tiempos o a ser eliminados del mapa.

Lamentablemente se veía venir.

Todo comenzó hace ya unos pocos años, cuando abrí la tienda. El joven inexperto y novato que era por entonces pensaba que había abierto una tienda de informática, oh iluso, nada más lejos de la realidad.

Primero fueron las cámaras de fotos. Artículo hasta entonces exclusivo de grandes superficies y fotógrafos profesionales que al tener el apellido "digital" se fueron adentrando en mi humilde negocio.

Luego los reproductores de DVD y los jomcinemas. No eran ordenadores, evidentemente, eran simplemente parientes lejanos.

Lo asumí, que remedio. Tuve que estudiar un poco de imagen y sonido para poder hacer una venta y post venta en condiciones, pero ahí quedó todo.

MP3's, cámaras, dvd's, tdt's, etc... Tienen botones, funcionan con electricidad, tienen lucecitas, su software, botones (¿lo he dicho ya?) y como tienen memoria se quedan bloqueados de vez en cuando. Esta última "virtud" las emparenta mucho más con el mundo de la informática.

Así que los mecía en mi regazo como si de un gato abandonado se tratara. Los cuidé como hijos míos, los puse en el escaparate, los recomendaba, relataba sus diferencias, beneficios, etc...

Pero hoy... fatídico día el de hoy, estoy esperando que un cliente venga a recoger su última adquisición. También tiene botones, es programable, supongo que se quedará bloqueado, habrá que apagarlo y volver a encenderlo para que funcione bien, tiene lucecitas... vamos, que tiene todos los puntos para hacerle un hueco en mi tienda. Pero hay algo que falla, no se... supongo que será el hueco que el cliente le hará en su casa. Todo lo que vendo suele estar en el salón, en el dormitorio, en el despacho... pero esto:


(Click para ampliar)

¿Qué me dices? Pa mear y no echar ni gota.

En mi defensa he de decir que es de una promoción de nosequé periódico, y yo soy solamente el que lo distribuye.

Pero caramba, que yo decía antes de coña que vendería en breve los frigoríficos y las lavadoras esas que hay con conexión a internet y cada vez veo ese futuro más cercano.

Lo que más temo es al servicio post venta:

Cliente: Buenos días, le llamo por que mi SuperChef me deja los filetes de pechuga demasiado resecos.

Yo: De acuerdo ¿Los consumibles, digo... los filetes los compró aquí o en otra tienda? ¿Ha probado a revivir al pollo y volver a matarlo?

En fin, que no somos nadie.

Salud y suerte

3 comentarios:

Ángel Raúl dijo...

Buenas:
"el majado" en mi mortero no me sale lo suficientemente fino; ¿¿podría usted cambiarle la configuración o adaptarle un chip de velocidad superior para aumentar la frecuencia entre golpe y golpe??
Gracias.

El_Rafa dijo...

Habría que mirar los ajos primero, a ver si son originales o compatibles. En cuanto a la velocidad del mortero tendría que ser 3.5, si es 3.0 no pasa de la jopá por segundo.
¿Has probado a desmorterearlo y volverlo a morterear?

Rocío dijo...

ja, ja , ja