jueves, 30 de abril de 2009

El Tema del Viernes

Si, ya se que es jueves, pero como mañana es festivo lo tomaremos por viernes.

Estamos de fin de semana de cruces, así que toca salir por ahí, comer morcilla para desconectar un poco de la peste porcina y sobre todo pasarlo bien.

Pero no por ser cruces vamos a hincharnos de tópicos: que si sevillanas, que si trajes de faralae ellas y de corto ellos, etc... Propongo que estas sean unas cruces... distintas.

Así que desde aquí invito al excelentísimo que contraten a los fabulosos UltraPlayBack para que en un alarde de festividad frikuna nos deleiten con su magistral "Luke, Yo Soy tu Madre".



Felices Cruces

Salud y suerte

Consejos para llevarnos bien

Una tienda de informática, como cualquier otro negocio, no deja de ser un sitio al que entras por que necesitas algo y yo te lo puedo ofrecer. Partiendo de la base de que entras voluntariamente y que por suerte no eres mi único cliente tengamos en consideración una serie de directrices a seguir para llevarnos bien:

1.- Nunca digas por teléfono cosas como "soy el que te pidió un presupuesto ayer" o "soy el del ordenador", ya que si todo va bien habrá muchos como tu y no puedo recordarlos a todos por la voz.

2.- Si me traes el equipo para arreglarlo es por que tu no puedes/sabes/quieres, así que no me vengas con "¿X euros por esto? Si lo se lo hago yo en casa", pues hazlo, nadie te lo impide.

3.- La garantía empieza a contar desde que compras el artículo, no desde que se lo das a tu novia o vuelves de las vacaciones, no me valen cosas como "Si, lo compré antes de navidad, pero es que hasta esta primavera no lo había conectado". Pruébalo nada más llevártelo y si esta mal pues te lo cambio y todos contentos.

4.- Si traes un equipo a reparar, no me mientas. Además de que llora el niño Jesús, tardo el doble de tiempo en averiguar lo que realmente le pasa y repararlo. No te avergüences de haberlo roto, a todos nos pasa.

5.- Asegúrate de que sabes lo que has comprado y sabes como funciona antes de recriminarme que "el pen drive que me llevé no tiene para conectarle los auriculares".

6.- Las reparaciones del taller tienen 3 meses de garantía para la misma reparación. Si te lo llevaste por que no arrancaba hace dos meses y ahora no te va el Word, comprende que no es exactamente lo mismo.

7.- No soy las páginas amarillas. Para artículos que no trabaje te puedo recomendar otras tiendas, pero comprende que si el ordenador que me pides tarda en llegarme 3 días no voy a decirte otro sitio donde comprártelo.

8.- El regateo es para los Zocos de Estambul, si te he dicho que vale tanto, has confirmado en el catálogo que vale tanto e incluso en mi web has visto que vale tanto... ¿Dónde está la confusión?

9.- Que tarde poco en arreglarte el ordenador, o que lo haga delante de tuya, no implica que sea poquita cosa y no tengas a bien pagarme. Antes no funcionaba, ahora si, ¿Vemos la diferencia?

10.- Se agradece que vengas a comprarme, no sabes cuanto, que para eso estoy. Pero en ningún sitio he leido que por la compra de un ordenador (o dos o cien) tengas derecho a mantenimiento perpetuo gratuito.

11.- Si se rompe tráemelo o llámame que te oriente. No me lo traigas después de que catorce primos tuyos que saben muchísimo le hayan metido mano a un simple error al ejecutar tal programa: será tarde, seguramente, y me recriminarás por haber tenido que tomar medidas desesperadas.

12.- (Esto ya es personal) Se perfectamente que cojeo, no me lo repitas una y otra vez cada vez que me contestas "no" a "¿Desea usted algo más?" y luego me hagas volver a pasearme para coger un ratón una vez te he sacado el ticket.

Si cunples todo esto o parte, yo me comprometo a:

1.- Atenderte con toda la simpatía de la que sea capaz (no es mucha, pero algo es algo)
2.- Tenerte el equipo reparado lo antes posible y avisarte cuando esté.
3.- Aconsejarte sobre qué producto te vendría mejor, aún a costa de hacer una venta inferior.
4.- No cobrarte por alguna reparación menor como "acto de cortesía" a tu confianza.
5.- Y sobre todo, lo más importante, no hacer un post sobre lo que mal/bien que lo he pasado reparándote el equipo.


Todo esto que he dicho tiene una validez de tres minutos pasados los cuales ya puedes entrar a la tienda con un tono de voz directamente proporcional al número de personas que haya para decirme "vaya mierda de TDT que me has vendido, ayer me quedé sin ver el partido del plus".

Salud y suerte

lunes, 27 de abril de 2009

¿Cuantas visitas hacen falta para comprar un ordenador?

El precio que tienen ahora los ordenadores no es el que tenían hace unos años, tienes equipos para hacer los trabajos del cole, navegar por internet, verte alguna peli y jugar un rato por cuatro duros mal contados. Ya no es la gran inversión que era antes, no es como comprarse un coche o un piso.

Evidentemente aunque no sea demasiado es un dinero, y por tanto hay que mirar por la inversión que hace uno. Cuando me compré la moto (más cara que un ordenador, evidentemente) acudí al concesionario para preguntar, me llevé una lista de modelos, pregunté, comparé y volví para confirmar el pedido, no me llevó más de tres visitas. Entonces... ¿Cuantas hacen falta para un ordenador?

Más o menos estas (bien es cierto que es un caso extremo):

1ª Visita
Cliente: Buenas, quería ver los ordenadores
Yo: De acuerdo, dígame más o menos para que lo usaría y buscamos uno que se adapte a bla, bla, bla (unos 10 - 15 minutos de cháchara)
C: Vale, vale. Yo es que de ordenadores se lo mismo que de capar ranas, así que mejor vengo mañana con el niño, que es para él.

2ª Visita
Un par de días después
Cliente: Buenas, aquí traigo al niño, para que le expliques palabra por palabra todo lo que me dijiste el otro día, que el sabe más.
Yo: Pues mira, a tu padre le enseñé este equipo que bla, bla, bla (otros 10 - 15 minutos)
C: ¿Qué te parece, Pepito?
Pepito: Ni puta idea. El tito Antonio es el que sabe.

3ª Visita
Un par de días después.
Aquí vamos a ir ya resumiendo. Otros 10 - 15 minutos hablando con el tito Antonio que sólo hace preguntas del tipo "¿Es verdad que con el Vista no se pueden bajar películas piratas? ¿Es verdad que con el Vista, Microsoft te espía y sabe lo que haces?" etc... eso el tito que tanto sabe, si llegan a traer al otro...

4ª Visita
Un par de días después.
Finalmente se deciden, y entramos en la fase de regateo (unos 5 minutos) que suele ser así.

Cliente: El pico me lo descontarás, ¿No?
Yo: No
C: Pues me regalas unos altavoces
Yo: No
C: ¿Un ratón?
Yo: No
C: ¿El maletín?
Yo: No
C: Pues algo tienes que regalarme, que me he gastado casi 600 euros (luego comento la gracia de esto, más adelante)
Yo: No
C: Joder como eres
Yo: No, digo... que no hombre, ya te digo que ese es su precio, si quieres te lo subo 100 euros y te "regalo" el maletín, el ratón y todo lo que tu quieras.

5ª, 6ª y 7ª Visitas
Estas se suceden ya diariamente, y duran unos 5 minutos

Cliente: ¿Ha llegado ya mi ordenador? Me dijiste el Jueves, pero me he dicho... ¿Y si el transporte se ha pegado el detalle y ha llegado el Lunes*?
Yo: Pues me temo que el transporte tiene menos detalles que un Seat Panda
C: Volveré entonces el viernes? A todo esto, me dijiste que el maletín me lo regalabas, ¿No?
Yo: No

*Cámbiese Lunes por Martes y Miércoles para las sucesivas visitas, el resto permanecerá inalterable.

8ª Visita
Una vez se ha llamado al cliente para informarle de que ha llegado su equipo y está preparado (otra media hora de configuración)

Cliente: A ver, a ver, a ver, a ver, a ver, enséñamelo, enséñamelo, enséñamelo, enséñamelo

5 minutos entre desembalar el equipo, arrancarlo, que lo vea, que lo toque, que lo ponga el niño perdido de gusanitos y vuelta a guardarlo. Evidentemente no podía faltar ...
Cliente: El maletín entonces de regalo, ¿no? ¿O era el ratón?
Yo: (Joder, joder, joder) Jeje, es usted un pillín, quería pillarme en un renuncio, ¿eh?
C: Hombre, había que intentarlo. Mañana entonces pasamos a recogerlo y ya te lo pago... si eso

9ª Visita
Pues ya se llevan el equipo, última oportunidad de regateo que no se puede desaprovechar, un cursillo intensivo de cómo se enciende y qué es lo que tiene y a casita.

10ª Visita
Cliente: Vaya mierda de ordenador que me has vendido, no le funciona el bla, bla bla
Yo: A ver, tráemelo por que de aquí salió funcionando, usted lo vio

A la media hora lo trae. Evidentemente el tito Antonio le ha instalado todo lo instalable, tres emules, cuatro ares, cinco antivirus, veinte reproductores, etc... y todo obviamente en versiones de hace unos añicos. A instalar el sistema de nuevo y en un par de horas listo.




Menuda parrafada, ¿eh? Pues así es la triste existencia de un vendedor de ordenadores. Lo mejor viene ahora, ¿Y si le hubiera hecho un regalo?

El cliente ha venido 10 veces, a una media de 10 minutos cada una son 100 minutos, más la configuración del equipo (130min) más la hora de volver a instalarlo todo da en total 190 minutos. Tres horas y pico a unos 30 euros la hora son 90€. Un equipo de 600 euros pongamos que me deja 60 limpios, menos los noventa son... Efectivamente, "pierdo" 30 euros por vender un ordenador. ¿Encima quieres que te regale algo?

También hay que decir que tengo más vocación de técnico que de comercial, pero es que casos como este (a dios gracias son uno de cada cien) hacen que te plantees seriamente cambiarlo todo por un rebaño de ovejas y echarse al monte a tocar la flauta y escribir poemas.

Salud y suerte

viernes, 24 de abril de 2009

El tema del Viernes

Ya se palpa la primavera: la visera del casco es el paraíso de cualquier buen entomólogo, la gente va por ahí con los ojos llorosos y la nariz colorada, una día hace bueno y al siguiente frío con el consiguiente catarro primaveral y sobre todo brilla el sol chamuscando nuestros oxidados pellejos.

Y es en estos días soleados y calurosos cuando más apetece salir al campo, con los amiguetes, a escuchar música de la buena.

Lástima que no hayan inventado aún una máquina del tiempo (¿O tal vez si pero volvieron para destruirla?) para volver a aquel 1969 a escuchar en directo en Woodstock a esa bestia zurda que era Jimmy Hendrix.

Esta tarde le toca el turno a Purple Haze, que por cierto es la melodía de mi móvil al menos durante este mes. Así que encended los porros, quitaos la camiseta a y disfrutar con la guitarra del maestro.



Salud y suerte.

Audrey Hepburn Leyendo el Marca

La rutina está para algo, y saltársela es como alterar el orden cósmico: nunca trae buenas consecuencias.

Como buen rutinero que soy, desayuno habitualmente en el bar Avenida con Ruy el Cid. Sentados en los taburetes de la barra, él con el As y yo con el Jaén, un ratico de charla y a pagar cada día uno.

Pero héteme aquí que hoy hemos decidido (craso error) cambiar, y hemos desayunado en un restaurante que abrió hace poco, Fuegos del Sur.

Ignorantes nosotros, vimos ayer sendos carteles anunciando que se ofrecían desayunos y ahí que nos presentamos esta mañana a la hora habitual.

Para empezar no tiene barra, así que cual parejita de pipiolos nos sentamos en una mesa pequeña, uno frente a otro, aguantándonos la risa por la situación. Y es que es muy raro estar leyendo el Marca en un escenario más propio de Audrey Hepburn frente a Tiffani's.

Y para muestra un botón:

(Click para ampliar)

Nótese que en las paredes hay cuadros en lugar de la porra del fútbol, estanterías con copas en lugar de tubos "Cruzcampo Especial Navidad" y sobre todo, lo más importante, no hay ni un puñetero expositor de huevos kinder. Así no hay quien desayune.

En próximas entregas seguiremos informando.

Salud y suerte

jueves, 23 de abril de 2009

La Victoria del Diccionario

Petrificado me he quedado escuchando un avance informativo en la radio. Siempre tengo sintonizada por internet una emisora de música, para que le de vidilla a mis oscuros días encerrado en ese zulo al que algunos llaman "Taller de Reparación" o SAT para abreviar.

Cada hora en punto dan el avance informativo, cuatro noticias que casualmente coinciden casi a la perfección con la portada de Menéame o del 20 minutos, y siguen con su música, que para eso es una emisora musical.

Pero hoy me llamado la atención que al hablar de los piratas somalíes que están haciendo estragos lo han denominado "piratería naval".

Así que al final han conseguido, hurra por ellos, que si sólo dicen "piratería" todo el mundo piense en descargas de internet y no en en robo, asalto, etc...

¿Hay alguna forma mejor de vencer? Pocas, además las otras suelen doler más y ponerlo todo perdido.


En los Simpsons, cuando Homer salvó la central nuclear de una hecatombe al pulsar el botón correcto tras un "pito, pito, gorgorito, ¿Dónde vas tu tan bonito?" Incluyeron en el diccionario la frase hecha "Tener Homer: tener suerte".

Y es que el idioma es un ente vivo, caprichoso y sobre todo popular. Todo el mundo lo usa, con más o menos gracia y acierto y a todos nos lo enseñan desde pequeños.

¿Qué será lo siguiente? Tal vez cuando nuestros nietos busquen "Pirata" en el diccionario lean "Pirata: pajillero con acné adicto al emule que roba vilmente por un malentendido derecho que dice tener".

Desde tiempos inmemoriales, una de las maneras más sencillas para atacar a alguien era usarlo como insulto. Siempre ha sido despectivo que a uno lo llamen "gitano" o "moro", por ejemplo, o usar con desprecio "maricón", "verdulera", etc...

Y es que las palabras tienen mucho poder, y precisamente por eso hay que usarlas con cuidado. Cambian, están vivas, pero por encima de todo están al servicio del que las utiliza, nunca, nunca, nunca debe de estarlo al del que gobierna, que entonces pasan cosas así.

Esta mañana me ha dicho un cliente: "Rafa, tu es que sólo sabes barrer para tu casa, te lucras a mi costa abusando de tu situación de poder con respecto a mi. Vamos, que estás hecho un Sinde"

Salud y suerte.

martes, 21 de abril de 2009

A Vueltas con el Canon

Esta mañana me he desayunado con una noticia que me ha puesto los pelos como escarpias (los de las axilas, evidentemente, en la cabeza pocos quedan).

Resulta que según leo el Gobierno "perdona" a las productoras de cine el canon digital. Pero resulta que el semejante bula papal la firma EGEDA que, aún a riesgo de parecer un ignorante político, juraría que no se presentó ni salió elegida en las últimas elecciones.

En el fondo es lo único lógico que han hecho de momento. Si total, ¿Para qué me vas a pagar un canon que luego te voy a pagar yo a ti? Echamos "la conviá del gitano" y todos felices.

Evidentemente las productoras de cine no van a piratearse sus propias películas, ¿Para qué? Y claro, se les presupone una honradez que el resto de mortales no disfrutamos.

Sin embargo también es cierto y constatable que en mi tienda yo uso los cd's vírgenes para hacer mis copias de seguridad, las de mis clientes, para volcar datos, etc... ¿No debería de estar yo también exento? ¿Y el fotografo de la calle de al lado que graba en cd su obra? ¿Y los juzgados, ayuntamientos, bibliotecas, y todo tipo de entidades que por seguridad deben de duplicar sus datos para evitar pérdidas?

Pues nada, estos a pagar.

Aunque por otro lado... ¿No eran los fabricantes del soporte los que tenían que pagar ese canon? Otra cosa es que repercuta en el consumidor, que bien podrían ellos pagarlo de su bolsillo, si total, las empresas están ahí para hacer bulto, lo de ganar pelas es circunstancial.

Pongamos por caso que alguien de la productora esta de cine viene a mi tienda a comprar discos, ¿Se los tengo que poner más baratos? ¿Se los cobro y luego a ellos le dan un cheque? ¿Tendrán algún tipo de placa de policía que los identifique inequívocamente?

Mañana me hago un carnet que diga "El Rafa: Productó" y a comprar cd's sin canon.

Hablaba Machado de las dos Españas, más o menos los versos eran:

"Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios,
que si no produces cine
tendrás que pagar 'canón'"

Como si no tuevieran más referencias literarias.

En fin, no quiero entrar en más detalles por que ya se sabe lo que pasa cuando estas normas las ponen los interesados.

Ya tengo mi dosis de malaleche del día, me doy por satisfecho.

Salud y suerte

lunes, 20 de abril de 2009

Historia de una Mesa

Jacinto vivía feliz y contento en su pequeño taller de carpintería. Corría el año 2000 y entre el euro, el efecto 2000 y demás zarandajas, se había especializado en mesas para ordenador, que cada vez eran más y más.

Las hacía de todos los tamaños y formas: para oficinas, para academias, para el cuarto del niño, etc... Era el mayor especialista en la materia ya que el resto de carpinterías continuaba haciendo mesas normales, sillas normales y puertas normales.

Tan bien le iba que montó su carpintería en un loft de Nueva York, cosa que deseaba hacer de tanto verlo en las películas. Un helicóptero militar se encargaba de recoger y entregar los materiales y las mesas terminadas. Al fin y al cabo era el único carpintero exclusivo de mesas de ordenador, nadie las conocía como él ni por supuesto las fabricaba de tanta calidad.

El resto del gremio lo miraba con una mezcla entre envidia y asco. Un buen carpintero debe de tener su taller cerca de los clientes y los materiales, debe trabajar a la vista de todos y no como lo hacía Jacinto.

Pero la tecnología que tan a su servicio estaba decidió darle un toque de atención. Proliferó el uso de ordenadores portátiles, superando por primera vez el de sobremesas, así que la gente no necesitaba mesas para el ordenador, sino que se iban al salón o a la calle directamente. Jacinto no le echó cuentas, sabía que las oficinas seguirían con sus torres y monitores y necesitarían una buena mesa donde ubicarlos.

Entonces las empresas cambiaron. Ahora los comerciales iban con PDA's y teléfonos Blackberry, los contables usaban portátiles para poder llevarse el trabajo a casa, y en las oficinas sólo estaba el sobremesa de la secretaria y poco más.

A Jacinto le empezaron a ir las cosas realmente mal. Ni las oficinas le hacían ya pedidos. Vendió su loft, el helicóptero y volvió a su pueblo natal con el rabo entre las piernas. Pero no se rendía.

Los compañeros le decían "Jacinto, deja de hacer mesas para ordenador, recíclate y empieza a hacer puertas y sillas como todos nosotros". Pero no, Jacinto que era el número uno en la fabricación de mesas para ordenador no podía "rebajarse" a trabajar como cualquier otro carpinterucho de tres al cuarto.

Ya en el año 2010 desaparecieron los ordenadores de sobremesa. En las casas cada uno tenía su portátil y un ordenador pequeño junto a la tele para ver las películas. Las oficinas completamente inalámbricas no precisaban de servicios centralizados en una gran torre, sino que lo hacían todo a través de un servidor ubicado en un armario rack.

Pero Jacinto seguía siendo el mejor de un negocio extinto. No podía ser, tenía que recuperar su loft y su helicóptero. Habló con el presidente del gobierno, con los ministros, se las ingenió para llegar a formar parte del mismo y conseguir su cartera.

Entonces, junto con el ministro de economía y el de industria creó un gravamen para los equipos portátiles. Al salir de la fábrica los teléfonos, ordenadores portátiles, reproductores de música y vídeo portátiles y cualquier sistema inalámbrico o con batería verían incrementado su precio en dos mil quinientos euros (cifra simbólica según él, unos centimillos) en concepto de "multiubicación relativa y ocupación de espacios diversos".

Las pocas empresas que no cerraron, tuvieron que desempolvar sus viejos ordenadores de sobremesa, en las casas sucedió lo mismo, hubo que hacer un hueco en la habitación del niño para colocar un armatoste de mesa con el ordenador. Ya no podían trabajar los comerciales fueran, tenían que volver dos veces al día a la empresa para actualizar los datos, los almacenes tuvieron que contratar al doble de trabajadores por que no podían actualizar el inventario in-situ, sino que alguien debería de personarse en las oficinas para hacerlo allí, así que los que no pudieron asumir ese gasto cerraron. En las casas no podían irse al salón los niños a hacer los deberes, de manera que se encerraron en sus dormitorios y ser perdió toda comunicación familiar.

Empezaron a formarse guetos en las propias casas, la niña quería estar con el tuenti todo el día, pero sólo había un ordenador, de sobremesa y encima en el cuarto del hermano, así que se fue de casa. Hubo que tirar tabiques para adaptarse a la nueva situación.

Además de no hablar en la familia por que cada uno estaba en su habitación con su ordenador, la gente empezó a engordar. No podía salir a correr por que no podían comprarse un MP3 y se aburrían, tampoco podían salir al parque a leer el correo ni hacer viajes largos por que los niños sin películas se volvían insoportables.

En el año 2015 las ciudades eran como colmenas de zombies. La gente que estaba en la calle y pensaba en quedar con los amigos tenían que volver a sus casas a llamar desde el fijo, y una vez allí les daba pereza volver a salir. Los pocos que tenían un ordenador portátil ocultaban su situación por los muchos casos de linchamientos que se habían dado.

Pero no todo era tan negro. Jacinto pudo por fin volver a Nueva York a su loft, la ingente cantidad de pedidos de mesas para ordenador lo había vuelto a poner en la cresta de la ola.

Una vez allí fue a su tienda de informática favorita para comprar cd's, ya que había aumentado su facturación también debía de hacer más copias de seguridad y mucho más grandes. Aquello había cambiado mucho, donde estaban antes los discos había patatas, tomates y berenjenas, donde solían estar los ordenadores en exposición había calzoncillos, calcetines y camisetas. En la zona del taller no se veía lo que había, sólo que salían gemidos y se veía el reflejo de una luz roja. Se acercó a preguntarle al dueño:

Jacinto: ¿Qué ha pasado aquí?
Dueño: Con el nuevo impuesto ya nadie compra portátiles, y tampoco quieren tener cinco sobremesas en sus casas ocupando cinco espacios enormes. He tenido que adaptar el negocio como buenamente he podido. Ahora es frutería-drogería-perfumería-corsetería-burdel y apenas si puedo ir tirando.

Jacinto se quedó perplejo, casi asustado. Finalmente le dijo al tendero "pues muy bien que haces, en los tiempos que corren: renovarse o morir. Mírame a mi, me especialicé en mesas para ordenador y me va de lujo, si me hubiera quedado de carpintero corriente no hubiera salido de mi pueblo".


Y aquí termina la fábula de Jacinto el carpintero, de como resurgió de las cenizas (de las cenizas de otros, claro) y pudo mantener a flote su negocio y nivel de vida.

Todo lo que han leído es producto de mi mente enferma, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia... ¿o no?

Salud y suerte

viernes, 17 de abril de 2009

Paseo de los Álamos


(Click para Ampliar)

¿Ha estado Hancock durmiendo en el parque? ¿Ha aterrizado el Gran Héroe Americano en él? ¿Peter Petrelli ha reventado en un banco cual Lagarto de Jaén?

No señores, no, lo que sus ojos ven es el comienzo de las obras de remodelación de la solería del Paseo de los Álamos, en Alcalá la Real, evidentemente. Ahora, que empieza el buen tiempo para disfrutarlo, con dos webs.

Lo bueno de esto es que como todo lo que sucede en el parque gira en torno a etnosur, se prevee que las obras finalicen para agosto, aunque por otros lados he escuchado que van para mínimo 6 meses, ya veremos.

Mientras tanto, y dada la situación privilegiada en la que me encuentro para hacer las fotos, seguire poniendo los avances... si lo hay, que ya con el parking subterráneo terminados resabiados.

Salud y suerte

El Tema del Viernes... del Lunes que Viene

Todo tiene su explicación:

El tema seleccionado para esta semana, por proximidad cronológica, es una de las (para mi) mejores canciones de los Celtas Cortos: 20 de Abril del '90

Que me traiga recuerdos es decir poco. Canción que no puede faltar en ninguna nochevieja, boda, encuentro, celebración en general, etc... Que cantamos los amiguetes desgañitándonos. Aunque haga meses que no nos veamos o simplemente hayamos cambiado algo de ambientes, esta canción nos vuelve a juntar.

"Ya no queda casi nadie de los de antes
y lo que hay han cambiado"

Caramba, más ración (de calamares) que un santo. ¿Que si hemos cambiado? Unos casados, otros a punto, otros pariendo, otros recién ennoviados, otros recién asolterados, y otros simplemente siguen jugando al Warcraft.

Pero si que quedamos de los de antes, y casi todos. Se me quejaba un amigo polaco (Catalán no, de Polonia) de que los españolos estamos muy enraizados, nos gusta muy poco salir fuera. Para bien o para mal (para bien, a mi entender) los amiguetes que echábamos la tarde jugando a las cartas en aquellos noventa seguimos por aquí, mejor o peor, pero aquí estamos.

Y es que 19 años no es nada.



Salud y suerte

jueves, 16 de abril de 2009

Aprendiendo de los Clásicos

Hace poco disfruté de la siempre agradable tarea de releer El Libro del Buen Amor, de ¿mi vecino? Juan Ruiz, Arcipreste de Hita.

Es curioso ver como poco han cambiado las cosas. Las mismas triquiñuelas, engaños, falsedades, y todo lo imaginable por conseguir estar cerca de la persona amada siguen perdurando en el tiempo, si acaso algo actualizadas por tampoco demasiado.

De mozuelo se sonrojaba uno leyendo las indicaciones y consejos del Arcipreste. De mayor también se sonroja uno, pero por otros temas.

Para mi sorpresa, que es lo bueno de releer ciertos textos, me encuentro con toda una declaración de principios que haría palidecer a la GPL, al software libre y casi a Richard Stallman en persona, por no hablar de los ramoncines de nuestros tiempos.

El fragmento en cuestión es el siguiente:

"Cualquiern omen que lo oya, si bien trovar sopiere,
puede más añadir et enmendar si pudiere.
Ande de mano en mano a quienquier quel' pidiere
como pella a las dueñas tómelo quien podiere"

Ahí queda eso.

Lo único que le ha faltado comentar es que el resultado de la modificación debería de mantener la misma filosofía: cógelo, cámbialo y adáptalo a tus necesidades y, por supuesto, compártelo.

¿Qué dirá nuestra queridísima nueva ministra de esto? ¿Habrá que denunciar al Arcipreste por apología de la piratería? ¿Tan malísimo es internet que ya en el mil trescientos y pico iba minando la ética de los jóvenes? ¿Estaba Juan Ruiz destrozando la cultura de su tiempo?

En fin, desde mi humilde pedazito de internet aconsejo a los que a alguna de las preguntas anteriores haya contestado que si, que reserve unas horas del domingo (puede ser antes o después de bajar en chandal a comprar el pan y el periódico) para coger esos viejos libros que apenas si se han tocado desde que terminó el instituto y volver a leerlos.

¿Quién sabe? Lo mismo ahí encuentran encuentran explicaciones que en siglo XV se dieron a los problemas de hoy en día.

Como decían Les Luthiers, "cualquier tiempo pasado... fue anterior".

Salud y suerte

martes, 14 de abril de 2009

Trabajos Manuales

Que no, pervertidos, que no voy a hablar de gallardas ni manolas ni manoletinas ni de limpiar el sable ni de sacarle punta al lápiz ni nada de eso, sino de la artesanía en estos tiempos que corren.

El 90% de las reparaciones que entran en mi taller suelen ser virus. Por ende, el procedimiento a seguir es mecánico: desactivar "restaurar sistema", reinicio en modo seguro, limpieza de temporales, un programa para eliminar esto, uno para lo otro, su antispyware, su antivirus y listo. Trabajos que suelen alargarse un par de horas, pero que apenas si gasto media delante del ordenador.

Pero como el orden cósmico tienda a igualar fuerzas, cada equis tiempo entran una serie de reparaciones de las de "arremangarse".


Estas son realmente las buenas, las que diferencian lo que puede hacer tu vecino o el primo de barcelona que todo el mundo tiene de lo que hace un técnico. El objetivo es algo casi personal: no formatear el equipo bajo ningún concepto, sea cual sea el problema hay que salvar al enfermo, y no sacrificarlo.

Y aquí comienzan las labores del artesano: recuperar a mano archivos eliminados, renombrar a diestro y siniestro, copiar, borrar, mover, etc... todo para dejar el sistema en perfecto funcionamiento.

Cierto es que hay que tener tiempo, así que intento organizarme para otras reparaciones no interfieran con estas. Luego si que puede salir uno orgulloso y decirle al cliente: son taitantos gallifantes, ¿efectivo o tarjeta?

Por el como dije antes, la inmensa mayoría de las reparaciones que hago las podría hacer perfectamente el cliente. Y si no hacerlas al menos prevenirlas: pasar el antivirus de vez en cuando, un scandisk, defragmentar cada par de semanas, etc... Pero no.

Es como si vas al dentista para hacerte un tratamiento blanqueador de dientes y te dice el dentista ¿Usted se lava los dientes a diario? Pues no, nadie me dijo que tuviera que hacerlo, no se lavarme los dientes, prefiero pagar una limpieza cada dos meses que tener que lavármelos yo a mano cada día.

Conste que por mi estupendo, como empresa me interesan las reparaciones sencillas, mecánicas, de tarifa plana y cobradas en el acto; pero como persona me llena mucho más estar dos horas delante de un equipo, cara a cara, sometiéndolo hasta el punto que tenga que decirme: "Has ganado, lo reconozco".

Ese es el buen trabajo, el que realmente tengo que hacer yo. El resto (formatear, quitar virus, instalar una grabadora) lo puede hacer cualquiera. Aunque luego vienen los llantos: "¿Por pasarle un antivirus me vas a cobrar esto? Si lo sé se lo paso yo mismo". Pues hazlo, cabezicalmendra, que prefiero un par de retos a la semana que limpiar virus a diario.

Y luego vuelta a la rutina. Ahora mismo tengo un equipo instalando windows desde cero, otros dos pasando el antivirus y un cuarto que cogeré luego y dejaré a mediodía chequeando el disco, para que cuando vuelva a la tarde esté ya listo para entregarlo.

Esta es la apasionante vida del técnico de ordenadores, donde la mayoría del tiempo está uno haciendo lo que a nadie le gusta hacer, y las menos de las veces puede salir orgulloso y satisfecho del trabajo bien hecho.

Me despido pidiéndoos que por favor estropeéis bien los ordenadores, si veis que falla trasteadlos, metédles mano, borrad lo que penséis que no sirve, ... en resumen, ponédmelo difícil, hacedme pensar y calentarme la cabeza, que se me caigan los pocos pelos que me quedan pero que al menos sea por una buena causa.

Salud y suerte

domingo, 12 de abril de 2009

El Tema del Viernes.. en Domingo

Y es que estas fiestas lo tienen a uno descolocado del todo. No se en qué día vivo. Menos mal que el puto almanaque se encarga de ir asentándome en los despóticos cimientos de la rutina.

El caso que es que me había pasado poner tema esta semana, y hay que pensar en el elegido. Decenas de películas de romanos han asolado nuestras pantallas estos días, películas requetevisionadas una y otra vez a lo largo de los años, películas de las que todos los que hemos hecho la comunión sabemos el final (el de la barba muere) pero sin embargo seguimos viendo.

Evidentemente hay que cambiar un poco de tema. Pero el las cuádrigas romanas mola, esos ejércitos de modelos del corte inglés perfectamente aseados y afeitados en busca de cristianos a los que clavarle el diente (o la lanza) me han hecho pensar en grandes batallas de la historia.

Así que me ha venido a la mente la Batalla de Balaclava del 1854, en la guerra de Crimea, donde las frías estrategias militares se convirtieron casi en algo personal, con nefastos resultados.
¿Y qué manera más gráfica de contar esa batalla que desde el punto de vista de un soldado caído en el frente?

¿Doy más pistas? Evidentemente estoy hablando de The Trooper de Iron Maiden, que hacen que te metas dentro de la batalla. Escuchas los caballos, los gritos, están inmerso en un calculado caos sin salida, no hay escapatoria posible, la carga de la brigada ligera no da opción alguna.

Esta es la primera vez que se tocó en directo, en el Rock in Rio, concierto que todo el mundo debería tener en su conciertoteca y que gusta volver a ver de vez en cuando.

Os dejo con los maiden mientras intento hacerme a la idea de que mañana ya trabajo (no se si decir "por fin" o "lamentablemente").



PD.- Para los periodistas que siguen de cuando en vez este blog, añadir que Charles Miller, corresponsal del Times, fue técnicamente el primer corresponsal de guerra, estando casualmente en Crimea entrevistando al doctor Ángel Gutendörf

Salud y suerte

martes, 7 de abril de 2009

Otra Oportunidad, Otra Oportunidad

No hay nada mejor en este mundo que tener una gran falta de confianza hacia algo o alguien y poder documentarla. Nadie te cree, es como la teoría de la conspiración, pero de pronto llega algo y te da toda la razón. Y ahí si puedes soltar orgulloso un porculero "te lo dije".

Más o menos eso es lo que me ha pasado últimamente. Difería yo ligeramente del diagnóstico que mi amantísimo doctor especialista en traumatología. El privado al que fui reescribió su diagnóstico, más o menos, pero sin más pruebas que los comentarios que yo le hacía. Él de hecho me hizo el diagnóstico a raiz del tratamiento: "Si te he recetado condrosán será que tienes una condropatía" (menos mal que no me recetó saldeva forte). De hecho un especialista en columna al que fui a ver por el tema de la rodilla (no tengo claro donde estuvo el error) me dijo que no era eso, pero lo sería si no se trataba.

El caso es que haciendo todo lo que se supone que hay que hacer estoy más que lejos de notar ni la más mínima mejoría, cosa que me lleva a pensar que tal vez tenga algo que sintomáticamente sea parecido, pero clínicamente distinto.

Entonces llegó un amiguete, el Pingo (posiblemente mi chófer en la boda aparte de testículo testigo y gran amigo) y me contó su historia, que no siendo mía la incluyo aquí a modo de ejemplo.

El caso es que a raíz de serios problemas en la rodilla fue al médico de cabecera, este le remitió al especialista y este le hizo una radiografía. Al verla no titubeó ni un segundo "Usted tiene un poco de condropatía, tiene un desgaste e inflamación en la rodilla. Tómese esto durante tanto tiempo y vuelva al terminar".

Notó mejoría (tomó lo mismo que yo durante unos meses, mientras yo llevo año y pico sin notar nada) y volvió a la consulta pasado el plazo que le dijo. Con su única radiografía debajo del brazo entró a la consulta: "Caramba, caramba. Ha mejorado usted una barbaridad, está más sanote que un recién nacido, enhorabuena". A lo que mi amiguete contestó "Hombre, pues gracias por el comentario, pero la radiografía que le he traído es la primera que me hizo, y al verla me comentó que estaba fatal de lo mío".

No eran colores los que le subían por la cara al traumatólogo. Avergonzado evidentemente soltó una parrafada de esas técnicas y le invitó a seguir con el tratamiento y volver pasado cierto plazo.

Pasó el plazo y volvió, con su primera radiografía debajo del brazo, se la entregó al personaje en cuestión y... "¡¡¡Dios mío!!! ¿Y puede usted andar? Tiene un desprendimiento en el menisco de nosecuantos, inmediatamente le mando que le hagan un TAC por que seguramente haya que intervenir".

¿Qué conclusión sacamos de esto? Para empezar que el médico no es muy de fiar, coño, que con una sola radiografía da tres diagnósticos distintos. Si se hubiera conformado mi colega ahora mismo estaría con media para rota pensando que estaba sanísimo de la muerte. ¿Realmente hay rotura? Puede que la próxima vez que vea la radiografía, la misma, le diga que no, que era sólo un resfriado común.

¿Puede uno fiarse de tal criatura? ¿Tengo que creerme que estaré así toda la vida, o pensar que cambiando de rehabilitación y tratamiento me mejoraré? ¿Será mejor estar parado o quieto, usar bastón o ayudas o no usarlas?

Mil son las dudas que tenía antes y millones las que me surgen a raíz de la anécdota de Pingo.

Como humano yo también me equivoco, cientos de veces al cabo del día, pero primero no en cosas tan importantes (mis responsabilidades no dan para tanto), y segundo que sé rectificar, pedir perdón si procede e intentar subsanar dicho error.

Me consta que algún médico que otro frecuenta este blog, y me consta que bastante más profesionales que este individuo, por eso no generalizo, me quejo sólo del mío, que es el prenda.

Salud y suerte

lunes, 6 de abril de 2009

Los Clubes que me Admiten como Socio

Decía Groucho que nunca entraría en un club que lo admitiese como socio, y razón no le faltaba a este buen hombre.

El caso es que por deseo, necesidad, accidente, fortuna o por lo que sea, siempre terminamos perteneciendo a algún club o tribu o grupo o como se quiera llamar.

Por mi parte he tenido la gran fortuna de entrar en los que yo pienso hay más hermanamiento, complicidad, respeto y armonía.

Por un lado soy Motero. No practicante, todo hay que decirlo, pero para el caso es igual. Vaya donde vaya se que si me quedo mirando una buena Marauder o una Harley o lo que sea, el propietario vendrá orgulloso a preguntarme qué le parece, y yo le diré que tengo tal moto y si no terminamos de cañas será por falta de tiempo. Aparte de saber que si algo me sucediera en la carretera, fuera con coche o en moto, apostaría el pezón derecho a que algun motero pararía.

A consecuencia de ser motero y despistadillo, también soy Cojo. No cojo-nudo, no hay que confundirse. Al igual que a un motero cuando ejerce de tal, a un cojo se le nota desde lejos.

Alguien normal te preguntará qué te pasa en la pierna y no entenderá lo que le cuentes, pero un cojo te contará su historia cojuna y escuchará la tuya, pondréis verdes a los médicos, etc... y si no terminamos de cañas será por falta de tiempo.

También soy, polifacético que es uno, técnico de ordenadores. Eso ya es para nota. Si te encuentras con alguien de esa especie en cualquier sitio comenzarán a brotar las anécdotas, trucos, ñapas, etc... que si me llega un tío con el portátil y me dice nosecuantos, que si el chaval jugón me pide un talycual, que si esto que si lo otro... y si no terminamos de cañas... es que hemos terminado de tubos.

Y finalmente, a raiz de arrastrar mi pertenencia al resto de clubes, soy parroquiano. Entro al bar con mi nuevo amigo motero, o cojo, o técnico y siempre habrá algún conocido con el que charlar, compartir unas cañas y pasar en general un rato agradable para desconectar.

Y de más clubes, sin lugar a dudas, pero estos tienen un algo especial. No sabría decir el qué (aunque supongo que cada uno verá los suyos de la misma manera), pero sabes que si sales de viaje fuera, te mudas de pueblo o lo que sea, en todos los sitios habrá alguien de estos clubes con los que poder entablar una agradable charla... y si no terminamos de cañas es que estamos a plan.

Salud y suerte

viernes, 3 de abril de 2009

Frikoteca 3ªed: Lunar Cop


Coincidiendo con la semana santa, una nueva edición de la frikoteca viene a soliviantar nuestros trasnochados ánimos.

En esta ocasión tendremos en impagable (la entrada es gratuita) placer de degustar Lunar Cop, producción estadounidense del año '94 donde un joven Michael Paré (su mejor papel para mi gusto en "El Experimento Philadelphia") traspone a la Tierra (veraneaba en la luna, en el sentido más literal de la expresión) para salvarla del estercolero humano en que se ha convertido, donde sólo hay drogas y prostitución (un infienno, vamos).

Como así es muy sencillo, el gobernador de la Tierra envía a un robot para que le eche un ojo al chaval, vaya a ser que se descarríe. Evidentemente también tiene que salvar a la chica, si no a ver qué mierda de peli sería.

La peli pasó sin pena ni gloria, básicamente sirvió para inflar aún más la filmografía de Paré, que sale a peli por año casi casi, y no deja de ser una curiosa mezcla entre Mad-Max (una de las más imitadas en estas frikotecas), terminator y cualquier cosa más que se os ocurra.

Con poco tiempo la anuncio, se proyectará este Domingo de Ramos, pero es lo que hay.

No dudeis en venir a verla si podeis, un buen rato garantizado.

Salud y suerte

El Tema del Viernes

Qué ilusión me hizo anoche cuando mi coleguilla Chache me dijo "¿Qué vas a poner mañana en el tema del viernes? No, mejor no me lo digas, prefiero que me sorprendas".

Así que siendo viernes como es vamos a proceder a buscar una banda sonora interesante para este fin de semana pre-semanasantero.

Época de vacaciones (quienes puedan) de reencuentros, de fiesta... hay que buscar un tema refrescante, que nos de la vidilla necesaria para sobrellevar esta semana santa, un tema que nos incite a salir, a bailar, a divertirnos...

Vamos, que no he encontrado nada mejor que esta joya del genial cantautista Artístides Moreno, curioso personaje al que tuve el gusto de ver en el último Etnosur, y aquí nos incita a la bebida pero de una manera un tanto peculiar.



Genial el tío. Pero ya en serio, he encontrado una que llevaba tiempo queriendo poner. Pese a ser una persona pacífica y antibelicista, este "Himno de Batalla" de los Judas Priest me seguirá poniendo los pelos de punta. Es un corte muy breve, apenas un minuto, tranquilo, casi más un ejercicio de calentamiento que un tema como tal, pero para mi tiene una fuerza tremenda pese a su simpleza.

Es como el suspiro profundo que hacemos antes de salir a la calle, o antes de entrar a una entrevista de trabajo, es algo así como sacarlo todo, llenarse los pulmones y tirar p'alante.



Feliz fin de semana a tod@s

Salud y suerte

jueves, 2 de abril de 2009

Globalización (o la Familiaridad de lo Lejano)

Tal vez me he excedido en lo de globalización, pero no se me ocurría otra palabra mejor para definirlo.

El caso es que esta mañana he estado por Málaga, que no es que sea Minneapolis pero para mi todo lo que sean más de 10 km ya me parece un pasote.

Estaba, como decía, por Málaga. Aparco el coche donde buenamente puedo y salgo a patita (si, en singular, por que andar andar sólo con una, la otra renquea) hacia mi destino sin saber muy bien dónde cae.

Evidentemente no conozco a nadie en Málaga. Bueno, a alguien si, pero ni idea de en qué zona estaba ni por cual suelen andar ellos.

Así que tiré p'alante como los de Valencia (¿?) y entonces algo extraño ocurrió por ese barrio donde andaba:

Pasó una furgoneta de DHL, pero no era mi Javi, que me reparte todos los días, y con cara de gilipollas me quedé mirando al conductor, bastante extrañados ambos. Luego pasó un camión de reparto de San Miguel, y no era mi Felix (vale, que lo ha dejado ya, pero todavía me giro cuando veo uno).

Qué extraña sensación, estaba a tomar por culo (insisto, más de 10 km es muuuu lejos para mi) y sin embargo me sentía andando por mitad del pueblo.

Son las cosas de la globalización, que se ve que algo bueno tendrá.

Y aquí termina la digavación de hoy, que no estoy especialmente inspirado y solo se me ocurren chuminás, cosas de la caló, seguramente.

Salud y suerte

El Captcha más Ambigüo

Los Captchas son esas letras y números raros que nos piden que tecleemos a la hora de darnos de alta en algún sitio web o enviar algo, por lo general.

Normalmente son letras y números al azar, sin sentido alguno y deformes, para que una máquina no pueda interpretarlos y se sobreentienda que un humano es el que esta delante de la pantalla (aunque no se yo... hay casos y casos).

Al ser aleatorios a veces se dan combinaciones curiosas, hoy por ejemplo comentando a Mariquillasinembargo me ha aparecido uno curioso, más que nada por que no se exactamente lo que quería decirme.


(Click para ampliar)

Me surge varias dudas al leerlo:

-¿Me está llamando "tonto" (silly en inglés) pero disimulando?
-¿Me está llamando "mierda" (shit en inglés) pero disimulando?
-¿Me está invitando a comprar "Cillit bang y la suciedad se va en un bang" subliminalmente?

En fin, que ya que estaba escrito el comentario le he dado a enviar, pero ganas me han dado de volverme para atrás.

Salud y suerte

miércoles, 1 de abril de 2009

El Coche del Futuro

Iba a titular esta entrada como "El Coche Anti-Crisis" si no fuera por que la expresión "Anti-Crisis" me repatea los gitanales.

En estos tiempos que corren hay que ahorrar en la medida de lo posible. Todos tenemos (o usamos más o menos a menudo) el coche, ese gasto es inevitable, así que lo que hay que hacer es usar el coche más económico posible.

Hace poco lanzaron los de Tata Motors un modelo por unos mil y pico leuros, cosa que no está nada mal, pero no es factible en el mercado europeo, aquí por menos de un aire acondicionado o un radio-cd con mp3 no nos meneamos.

Pero la solución no está en que el coche sea menos coche, sino en que sea el mismo pero más barato.

¿Cómo se consigue eso? Pues exactamente igual que en el mundo de la informática: El hardware tienes que tenerlo, ahí no hay más webs, igual que tienes que tener un chasis y un motor, pero el software... eso ya es otro cantar, puedes usas GNU-Linux y ahorrarte tus pelillas en windows.

Pues siguiendo esta misma filosofía nace....

Ya no interesa que sea un coche libre de gases, libre de humos o libre de CO2, por que ahora tenemos el coche con licencia libre GPL


(Click para ampliar)

Olé, olé y olé. Aunque pensándolo bien estaba ya inventado con el atuning: coges tu coche y lo modificas en la medida de tus necesidades (y cuanto más horteras sean tus necesidades mejor que mejor).

Pues no señores, mi gozo en un pozo. Yo que pensaba que la libertad se había extendido hasta el mundo del automovilismo me he dado de bruces con la cruda realidad, y es que ese GPL significa Gas Petróleo Licuado, que es lo que deben de usar los coches Rumanos para su exportación.

Mucho me temo que hay ámbitos donde este tipo de licencias aún no son aplicables (para jolgorio de muchos), pero todo se andará...

Salud y suerte