lunes, 27 de abril de 2009

¿Cuantas visitas hacen falta para comprar un ordenador?

El precio que tienen ahora los ordenadores no es el que tenían hace unos años, tienes equipos para hacer los trabajos del cole, navegar por internet, verte alguna peli y jugar un rato por cuatro duros mal contados. Ya no es la gran inversión que era antes, no es como comprarse un coche o un piso.

Evidentemente aunque no sea demasiado es un dinero, y por tanto hay que mirar por la inversión que hace uno. Cuando me compré la moto (más cara que un ordenador, evidentemente) acudí al concesionario para preguntar, me llevé una lista de modelos, pregunté, comparé y volví para confirmar el pedido, no me llevó más de tres visitas. Entonces... ¿Cuantas hacen falta para un ordenador?

Más o menos estas (bien es cierto que es un caso extremo):

1ª Visita
Cliente: Buenas, quería ver los ordenadores
Yo: De acuerdo, dígame más o menos para que lo usaría y buscamos uno que se adapte a bla, bla, bla (unos 10 - 15 minutos de cháchara)
C: Vale, vale. Yo es que de ordenadores se lo mismo que de capar ranas, así que mejor vengo mañana con el niño, que es para él.

2ª Visita
Un par de días después
Cliente: Buenas, aquí traigo al niño, para que le expliques palabra por palabra todo lo que me dijiste el otro día, que el sabe más.
Yo: Pues mira, a tu padre le enseñé este equipo que bla, bla, bla (otros 10 - 15 minutos)
C: ¿Qué te parece, Pepito?
Pepito: Ni puta idea. El tito Antonio es el que sabe.

3ª Visita
Un par de días después.
Aquí vamos a ir ya resumiendo. Otros 10 - 15 minutos hablando con el tito Antonio que sólo hace preguntas del tipo "¿Es verdad que con el Vista no se pueden bajar películas piratas? ¿Es verdad que con el Vista, Microsoft te espía y sabe lo que haces?" etc... eso el tito que tanto sabe, si llegan a traer al otro...

4ª Visita
Un par de días después.
Finalmente se deciden, y entramos en la fase de regateo (unos 5 minutos) que suele ser así.

Cliente: El pico me lo descontarás, ¿No?
Yo: No
C: Pues me regalas unos altavoces
Yo: No
C: ¿Un ratón?
Yo: No
C: ¿El maletín?
Yo: No
C: Pues algo tienes que regalarme, que me he gastado casi 600 euros (luego comento la gracia de esto, más adelante)
Yo: No
C: Joder como eres
Yo: No, digo... que no hombre, ya te digo que ese es su precio, si quieres te lo subo 100 euros y te "regalo" el maletín, el ratón y todo lo que tu quieras.

5ª, 6ª y 7ª Visitas
Estas se suceden ya diariamente, y duran unos 5 minutos

Cliente: ¿Ha llegado ya mi ordenador? Me dijiste el Jueves, pero me he dicho... ¿Y si el transporte se ha pegado el detalle y ha llegado el Lunes*?
Yo: Pues me temo que el transporte tiene menos detalles que un Seat Panda
C: Volveré entonces el viernes? A todo esto, me dijiste que el maletín me lo regalabas, ¿No?
Yo: No

*Cámbiese Lunes por Martes y Miércoles para las sucesivas visitas, el resto permanecerá inalterable.

8ª Visita
Una vez se ha llamado al cliente para informarle de que ha llegado su equipo y está preparado (otra media hora de configuración)

Cliente: A ver, a ver, a ver, a ver, a ver, enséñamelo, enséñamelo, enséñamelo, enséñamelo

5 minutos entre desembalar el equipo, arrancarlo, que lo vea, que lo toque, que lo ponga el niño perdido de gusanitos y vuelta a guardarlo. Evidentemente no podía faltar ...
Cliente: El maletín entonces de regalo, ¿no? ¿O era el ratón?
Yo: (Joder, joder, joder) Jeje, es usted un pillín, quería pillarme en un renuncio, ¿eh?
C: Hombre, había que intentarlo. Mañana entonces pasamos a recogerlo y ya te lo pago... si eso

9ª Visita
Pues ya se llevan el equipo, última oportunidad de regateo que no se puede desaprovechar, un cursillo intensivo de cómo se enciende y qué es lo que tiene y a casita.

10ª Visita
Cliente: Vaya mierda de ordenador que me has vendido, no le funciona el bla, bla bla
Yo: A ver, tráemelo por que de aquí salió funcionando, usted lo vio

A la media hora lo trae. Evidentemente el tito Antonio le ha instalado todo lo instalable, tres emules, cuatro ares, cinco antivirus, veinte reproductores, etc... y todo obviamente en versiones de hace unos añicos. A instalar el sistema de nuevo y en un par de horas listo.




Menuda parrafada, ¿eh? Pues así es la triste existencia de un vendedor de ordenadores. Lo mejor viene ahora, ¿Y si le hubiera hecho un regalo?

El cliente ha venido 10 veces, a una media de 10 minutos cada una son 100 minutos, más la configuración del equipo (130min) más la hora de volver a instalarlo todo da en total 190 minutos. Tres horas y pico a unos 30 euros la hora son 90€. Un equipo de 600 euros pongamos que me deja 60 limpios, menos los noventa son... Efectivamente, "pierdo" 30 euros por vender un ordenador. ¿Encima quieres que te regale algo?

También hay que decir que tengo más vocación de técnico que de comercial, pero es que casos como este (a dios gracias son uno de cada cien) hacen que te plantees seriamente cambiarlo todo por un rebaño de ovejas y echarse al monte a tocar la flauta y escribir poemas.

Salud y suerte

2 comentarios:

Ángel Raúl dijo...

Te compro las ovejas.
Me regalaras la esquiladora y los capazos pal macho, ¿no?

Oiga, las ovejas que me ha vendido no funcionan; anoche estuve probando con una y no me dio suficiente placer.

Me podrias regalar al menos el lubricante especial para ovejas, ¿no?

Lo dejamos todo en 500 eus..y me llevo el perro pastor tb, para que no me tenga yo que cansar mucho.

El_Rafa dijo...

Eso si que no, por ahí no paso. Una cosa es reirse de todo y otra faltarse con mis ovejas. Ahí va el primer aviso, el segundo será más... contundente y doloroso ;-)