jueves, 23 de abril de 2009

La Victoria del Diccionario

Petrificado me he quedado escuchando un avance informativo en la radio. Siempre tengo sintonizada por internet una emisora de música, para que le de vidilla a mis oscuros días encerrado en ese zulo al que algunos llaman "Taller de Reparación" o SAT para abreviar.

Cada hora en punto dan el avance informativo, cuatro noticias que casualmente coinciden casi a la perfección con la portada de Menéame o del 20 minutos, y siguen con su música, que para eso es una emisora musical.

Pero hoy me llamado la atención que al hablar de los piratas somalíes que están haciendo estragos lo han denominado "piratería naval".

Así que al final han conseguido, hurra por ellos, que si sólo dicen "piratería" todo el mundo piense en descargas de internet y no en en robo, asalto, etc...

¿Hay alguna forma mejor de vencer? Pocas, además las otras suelen doler más y ponerlo todo perdido.


En los Simpsons, cuando Homer salvó la central nuclear de una hecatombe al pulsar el botón correcto tras un "pito, pito, gorgorito, ¿Dónde vas tu tan bonito?" Incluyeron en el diccionario la frase hecha "Tener Homer: tener suerte".

Y es que el idioma es un ente vivo, caprichoso y sobre todo popular. Todo el mundo lo usa, con más o menos gracia y acierto y a todos nos lo enseñan desde pequeños.

¿Qué será lo siguiente? Tal vez cuando nuestros nietos busquen "Pirata" en el diccionario lean "Pirata: pajillero con acné adicto al emule que roba vilmente por un malentendido derecho que dice tener".

Desde tiempos inmemoriales, una de las maneras más sencillas para atacar a alguien era usarlo como insulto. Siempre ha sido despectivo que a uno lo llamen "gitano" o "moro", por ejemplo, o usar con desprecio "maricón", "verdulera", etc...

Y es que las palabras tienen mucho poder, y precisamente por eso hay que usarlas con cuidado. Cambian, están vivas, pero por encima de todo están al servicio del que las utiliza, nunca, nunca, nunca debe de estarlo al del que gobierna, que entonces pasan cosas así.

Esta mañana me ha dicho un cliente: "Rafa, tu es que sólo sabes barrer para tu casa, te lucras a mi costa abusando de tu situación de poder con respecto a mi. Vamos, que estás hecho un Sinde"

Salud y suerte.

2 comentarios:

Ángel Raúl dijo...

"Sinde" será una abreviación de "sin decoro" o algo así.
De esas cosas, de las "d(s)" entiende mucho el chini (Rafael Hinojosa,redactor local para el Jaén). Hace más o menos un mes publicó un articulo hablando de mi amigo Jose Luis Álvarez, y de su progresión en el mundo de la fotografía. Y cual fue mi sorpresa, ahora que me estoy yo tambíen iniciando y me codeo con la terminología de ese campo, al leer como nombraba la camara de foto que José L. usaba; una Nikon de 70 (en vez de una Nikon D70)
jajaja... jajaja.. me partí el culo. No, siento decepcionaros, ni vale 70€ la camara, ni fue hecha en esa maravillosa decada. Simplemente fue un gran planchazo... "ConD"

El_Rafa dijo...

Hombre, una mala tarde la tiene cualquiera, y los el corrector ortográfico del güord es lo que tiene. Sinde es de Gonzalez-Sinde, evidentemente.

Ala, deja el ordenador y vamos a echar un cafelillo, que nos deslegueñemos