miércoles, 6 de mayo de 2009

Te obligo a... ser libre para elegir

Resulta curioso cómo la gente desconfía cuando ve algo que más o menos se sale de lo habitual.

Esta mañana, sin ir más lejos, entra una pareja joven a la tienda, preguntando por un ordenador baratuno (o Low-Cost que se dice ahora).

Cliente: Buenas, estaba interesado en tal equipo que vale dieciocho céntimos (bueno, es un poquito más caro, pero así se aprecia el "lowcosteísmo")

Yo: De acuerdo. Mira, este equipo tiene tal y cual y te puede servir para esto y lo otro...

Cliente: Ajá, tendrá el Güindous Vista, ¿No?

Yo: Evidentemente no, sólo la licencia ya vale unos 90€, en estas versiones económicas viene preinstalado de fábrica Ubuntu.

Cliente: ¿Cómo que Ubuntu? ¿Eso que po**llas es?

Yo: Es Linux. Tienes tu sistema operativo con tu suite ofimática, programas de retoque, reproductores de música, etc... pero gratis.

Cliente: ¿Y no le puedo poner el Güindous? ¡¡¡No puedes obligarme a usar el que tú quieras!!

Aquí ya se me cayeron los pelos del sombrajo.

Cliente: Pues yo lo quiero con güindous, que todo lo que hay en el mercado es para güindous, y si me metes la mierda esa no podré hacer nada.

Yo: A ver si nos entendemos: el ordenador viene de fábrica con un sistema operativo gratuito para que sea más económico. Con ese sistema operativo que trae puedes hacer de todo y más, que te lo digo yo que lo tengo en casa desde hace tiempo. Otra cosa es que tu quieras güindous, en ese caso tendrás que pagarlo aparte.

Cliente: Anda el tío qué listo. Osea, que el que tu me pones si es gratis, y el que yo quiero no. Claro, ponéis uno que no sirve para nada y me obligas a comprarme un güindous en lugar de instalarme tu una versión de esas gratis que hay en internet. Qué morro.

Yo: Tres opciones tienes, tres: o bien usas Ubuntu que viene de casa con él, o bien te compras una licencia de güindous que yo gustosamente te instalaría, configuraría y cobraría o bien le instalas tu lo que te salga de tus santos cojones apetezca.

Cliente: Bueno, bueno, me lo pensaré.


Y salió por la puerta. No creo que vuelva, o tal vez sí, en cualquier caso es como para ponerse a pensar:

-El software libre es una cosa rara que usa la gente con gafas de pasta y bolis de colores en el bolsillo de la camisa.
-Güindous es la verdad, y Microsoft Office su profeta.
-Hay licencias de güindows a 90€ y otras gratuitas, tú eliges la que mejor te convenga.

Me apuesto su pié izquierdo a que vendrá en unos días y se llevará el ordenador con Ubuntu, por que un primo suyo le dirá que le instala el güindous gratis, no el que yo le ofrecía. Al día siguiente estará enfadadísimo por que no le va el audio y el equipo va lento, así que me lo traerá para que se lo configure y le cobraré por ello. Se enfadará por que "le he cobrado por arreglarle un ordenador que venía mal de fábrica" e indignadísimo saldrá por la puerta.

Seguramente también tenga que ir a su casa por que no le va el internet con "la mierda de equipo nuevo", no imprime, dice que "puede ser víctima de un delito", etc... y tendré que configurarle la red, instalarle impresoras y demás. Al final seguramente se ahorrará apenas 10 euros en comparación a si se hubiera comprado el ordenador con su licencia de güindous, pero qué le vamos a hacer, el ser humano es... como es.

Salud y suerte

4 comentarios:

Rocío dijo...

y así un día, y otro día.....

El_Rafa dijo...

En breve contaré las últimas del aficionado al vídeo y fotografía que tu sabes, cansinoman ha regresado ;-)

Pantufle dijo...

No entiendo el empeño de la gente en win2, como si fuera algo bueno...

El_Rafa dijo...

Supongo que por que es más fácil usar un photoshop pirata que un gimp, o un office pirata que un open office, o un...
Al final han inculcado la idea de que un software propietario (o piratilla) es mucho mejor que uno libre y gratuito.