sábado, 27 de junio de 2009

Clientes Auto-atendibles

Según avanza el mundo cada vez tenemos más cosas que o bien son automáticas o bien son de hágalo-usted-mismo.

Llegas a la gasolinera y tu mismo te pones la gasolina, coges tu botella de agua para el viaje, una revista de índole erótico-festiva y a pagar a caja. O bien entras en un gran supermercado y sólo te hace falta un dependiente a la hora de acoquinar.

Ahora ha llegado el momento de dar un paso más, si bien los negocios se han ido automatizando de alguna manera, es el momento de dar paso al cliente auto-atendible, el siguiente escalafón de la cadena.

Tengo un cliente en la tienda, ha comprado lo que tenía que comprar y mientras saca la cartera y me comenta algunas dudas le llaman por teléfono. Unos segundos antes entra otro cliente preguntando por tarjetas de memoria y le digo que espere un segundo que ya estoy con él, así que se da media vuelta para mirar la vitrina de las tarjetas. El del teléfono parece ser que trabaja en algo de construcción o similiar, y se da la siguiente conversación.

Cliente 1 (Hablando por teléfono): Si, dime, ¿qué querías?
Cliente2 (Pensando que habla conmigo): Una tarjeta de memoria.
C1: Si, si eso ya había, pero faltan por lo menos ocho o diez.
C2: No, con una de cuatro gigas me apaño.
C1: ¿Pero eso para qué lo quieres? ¿No te sirve lo que tienes?
C2: Si, ahora tengo una pero de un giga solo, y la quiero más grande.
C1: Ala, ni crisis ni pollas.
C2: Jejeje, burro grande...
C1: Mira, es que estoy liado ahora, haz lo que tu veas mejor, a unas malas se compra más luego.
C2: Pufff, no se, me pones en duda, venga, dámela de ocho gigas y una cosa quitada de en medio.

Mientras con cara de asombro iba viendo como se fraguaba la compra sin yo mediar, viendo como el que hablaba por teléfono no se enteraba de lo que pasaba a su alrededor y el de la vitrina de espaldas tampoco. Estuve a punto de meterme para el taller si total, la tienda se atiende sola así aprovecho.

Hasta ahora había tenido algo parecido, pero nunca con esta interactividad. En ocasiones entra algún hiperactivo en plan de "quiero esto, bueno no, mejor aquello, o si eso dame los dos, así que no falta, y ¿cual será mejor para lo que quiero hader? si, este mismo, ala, ¿Me lo envuelves para regalo?" a lo que suelo contestar con un sencillo "Buenos días, ¿Qué desea?"

En fin, al menos raticos como estos hacen que uno se vaya a casa con una sonrisa en los labios en lugar de pensando en comprar un par de bombas racimo para guardar bajo el mostrador.

Salud y suerte

3 comentarios:

r0c10 dijo...

jajajajajajajaja
Qué grasioso!!!!

Ángel Raúl dijo...

combrar: v. tr. Dícese de la acción de tirar escombro sin "ser ni estar".

El_Rafa dijo...

A la mejor puta se le escapa un peo.

Corregido, gracias por la observación.