martes, 30 de junio de 2009

¿Que vas a estudiar qué?

Llega el verano, se acaba el curso y la juventud comienza a desplegar sus alas y escotes en busca de una buena universidad donde proseguir los estudios y así ser parados de los buenos, con sus títulos y todo.

La preparación es sencilla. Una vez aceptada la matrícula en cualquier universidad se procede a buscar el alojamiento, cuantos más bares tenga alrededor mejor que mejor. Teniendo ya donde pasar las resacas mañaneras lo siguiente es comprarse un ordenador. Y ahí es donde entro yo, que hasta ahora ni pincho ni corto, en la vida de estos futuros universitarios que me pagarán la pensión cuando esté viejo y chocho (que el señor me coja confesao).

No se por qué extraña razón mucha gente se decide a estudiar informática, así que vienen a por su flamante portátil.

Cliente: Buenas, quería un ordenador. El año que viene estudio informática y necesito uno to gordo to gordo.
Yo: ¿Para qué? Con que tenga un buen disco duro para hacer particiones y tener varios sistemas operativos vas sobrado, a no ser que vaya a compilar programas de un millón de líneas.
C: esto..... ¿Compiqué? ¿Partiqué? Bueno, que tenga una gráfica to gorda to gorda pa jugar al WoW y una wifi to chula to chula pa pincharle intenné al vecino.

Menos mal que el demonio nos ha dado la FP, que si dependieramos de estos informáticos en el futuro aviados íbamos.

Y es que sinceridad ante todo.

Cliente: Buenas, un portátil para la niña que el año que viene empieza arquitectura.
Yo: Pues mira, para eso tienes tal modelo. Un procesador de última generación para correr el autocad sin problemas y una gráfica potente (to gorda to gorda) para trabajar sin dificultad en 3D.
C: Uy, eso es muy caro, mejor este que vale mucho menos de la mitad.
Yo: Como usted vea, pero con ese no podrá hacer la mitad de los trabajos de la carrera.
La niña: Es igual, si yo con que tenga webcam pal messenger y pueda meterme en el tuenti, lo demás lo hago desde la facultad.

El 2.139.847% o más de los que se llevan el portátil para estudiar fuera lo hacen básicamente para jugar o chuminear. El primer día meten un par de pdf's con documentación técnica de la carrera para abrirlos si vienen los padres y que parezca que estudian, nada más lejos de la realidad.

Pero eso está bien, sabiendo las necesidades que va a tener el cliente se le puede atender mejor.

Cliente: Buenas, quería un portátil que me voy a estudiar fuera el año que viene.
Yo: ¿Qué vas a estudiar (como si eso importara)? Es para ver qué te viene mejor.
C: Lo que necesito es uno con un disco duro de lo menos quinientos mil millones de gigapondios, voy a hacer periodismo y necesito guardar todos mis artículos.

Partiendo de la base de que un documento en word de de 15 páginas sin fotos no llega casi a los 200 kb, un poquito exagerado me parece.

Por otro lado hay una ínfima parte que si que saben lo que quieren y para qué lo quieren. Estudiantes de fotografía o ingeniería que vienen con un par de modelos apuntados que si que tienen la gráfica que necesitan, el disco que les hace falta, etc... Incluso alguno va más allá y hasta pide hasta un disco externo para guardar los trabajos.

Lo peor de todo es cuando se mezclan. Hace poco un chaval con lágrimas en los ojos me trajo el portátil: "Un compañero de piso que estudia informática estaba haciendo una práctica y sin querer lo ha formateado, ¿Me puedes recuperar los seis años de apuntes que tenía guardados y nunca jamás de los jamases he echo copias de seguridad por que total, sólo son los estudios de mi vida y a mi no me puede pasar nada malo nunca?"

Y es que de todo hay en la viña del señor, tontos muchos y con cálculos pocos, pero de todo hay.

Salud y suerte.

No hay comentarios: