viernes, 19 de junio de 2009

Un Cojín que Vale un Cojón

¿Qué puede valer a día de hoy un autógrafo de Elvis o de Marilyn (Monroe, no Manson)? Pues un capital, seguramente.

Y es que cuanto más antiguo es el autógrafo y más muerto el autor, más caro resulta.

Pues no tiene por qué. Ayer paseando frente a un escapare vi un cojín que no puede faltar en mi sofá.

No es que sea especialmente cómodo (que a lo mejor lo es) ni especialmente bonito (de hecho es amarillo y mi salón tiene detalles naranjas y verdes) pero tiene algo que nunca jamás ningún humano había conseguido antes:

¡¡¡Un autógrafo de Spiderman!!!

(Click para ampliar)

¿Cómo lograrían convencer al superhéroe para que se dedicara al mundo de los cojines? ¿Estaría recogiendo fondos para la tercera parte de la película? ¿Tan mal está la crisis que se tiene que vender estas reliquias?

Y lo que me llama más la atención ¿A quién dedicó este autógrafo? Por que pone "Best Wishes from your pal Spidey" ("Los mejores deseos de tu amigo Spidey") ¿Con quién tenía tanta confianza? ¿Quién podría llamarlo Spidey?

En fin, tantas dudas... que casi me hacen dudar hasta de su autenticidad... pero no, imposible, Spiderman no le fallaría a sus fans, tiene que ser auténtico.

Salud y suerte

3 comentarios:

elrove dijo...

Lo chungo del cojín es que da la sensación de que al sentarte los mejores deseos del amigo Spidey son meterte su cabezón por el mismo orto. La firma, en cambio, debe ser auténtica...

El_Rafa dijo...

¿Quién osaría plantar el nalgamen sobre Spiderman?

Yo lo veo más para tenerlo junto a la almohada en noches de soledad...

Pero eso si, la firma sin lugar a dudas es auténtica ;)

Ángel Raúl dijo...

yo me cago en tó lo que tenga más de cinco patas.... !!!!!!