lunes, 13 de julio de 2009

El Precio de la Cultura

Habrá miles de millones de blogs y foros comentando este artículo de elpais.com que ha levantado unas cuantas ampollas en los intenneses. De hecho he modificado el título de mi artículo no solo para que no sea el mismo que el de elpais.com sino para que se vea realmente de qué estamos hablando: no es de el valor de la cultura, sino de su precio, que es muy distinto.

Ya decía Clint Eastwood que las opiniones son como los culos: cada uno tiene el suyo. Así que me parece estupendo que esta señora opine de lo que quiera. Pero claro, si sales en un diario digital de cierto prestigio diciendo una chorrada detrás de otra es normal que dejes de caerle bien a la gente.

Y es que es un despropósito detrás de otro. Pero mejor vamos a echarle un vistazo paso a paso y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Tras quejarse un rato de que a día de hoy lo queremos tener todo y lo queremos tener ya (que a mi me suena a eslogan setentero, decía Jim Morrison "we want the world and we want it now", adelantado a su tiempo que era) empieza el desfile de despropósitos, por ejemplo:

"Claro, que una cosa es el intercambio, es decir, el comercio, y otra, bien distinta, es el robo."

En efecto, de la misma manera que no es lo mismo sacarse un moco que dispararle al vecino en la entrepierna. Todos sabemos (o deberíamos saber) que no habiendo ánimo de lucro no se considera delito, ergo no es un robo, y al no haber intercambio económico tampoco es comercio. Aprendamos primero el concepto "compartir" y luego ya nos metemos en fregados si fuese menester.

"La cultura debe ser gratis, defienden quienes no admiten que se califique como expolio la apropiación de lo que otras personas han creado y otras, aún, han producido. ¿La cultura, gratis?, me pregunto. ¿Y por qué no la comida, la educación, los programas informáticos, la gasolina, el agua o el calzado?"

Yo añadiría ¿Por qué no cobrar por cada paso que des con ese calzado nuevo que te has comprado? ¿Por qué no pagar cinco euros más por cada zapato por si le pateas el culo a alguien? También es curioso que se diferencia la cultura de la educación, y encima insiste:

"Reclamar la cultura gratis es una estupidez. Lo que no se paga pierde categoría y pronto es menospreciado. Es en ese contexto de desvalorización de la cultura en el que se mueven nuestros chicos y chicas, que llevan años oyendo cómo sus familias reclaman libros de texto gratuitos a la par que les compran zapatillas deportivas a precios de escándalo."

Me remito al párrafo anterior ¿La cultura gratis? ¿Y por que no también la educación? Pues tu misma te contestas, por que sería menospreciada al no costar nada. Igual que los atardeceres, los paseos por la arena de playa o las charlas con los colegas: cosas que nadie hace por que total, como es gratis no mola.

"Reclamar la cultura gratis es una estupidez también porque, en general, lo gratis no existe: alguien está pagando por usted. Por ejemplo, cualquier acto cultural de entrada a coste cero se realiza con dinero del contribuyente."

Lo que es una estupidez es pagarle a alguien durante cincuenta años por haber hecho una película. Eso si es una gilipollez. Además, ya se paga un canon abusivo-compensatorio a discreción, por lo que la cultura no es gratis ni mucho menos. Lo que pasa es que se paga poquito a poco.

Lo ideal sería que yo cobrara por un lado la reparación del ordenador, y una vez cobrado embolsarme otro porcentaje por cada día que ese equipo funcione. Así estaríamos todos contentos.

Nuevamente los argumentos de siempre: somos unos ladrones y unos piratas cuando realmente no estamos cometiendo delito alguno. Por mucho que se empeñen y lo recalquen NO ES DELITO PASARSE MÚSICA NI PELÍCULAS, negritas las letras y negrito me tienen a mi.

A este paso terminaremos por convencernos a nosotros mismos de que estamos cometiendo un delito, y los jueces se convencerán de que las leyes están mal escritas y nos condenarán y tendremos que llamar a David Carradine para que nos entrene antes de ir a la trena (véase El Gran Stan), pero como ha muerto el pobre entraremos indefensos, y un rapero de cuatro metros de ancho por dos de alto nos pondrá el orto mirando para Tarifa mientras ...

Vamos, prefiero no pensarlo.

A partir de hoy comenzaré yo una campaña de publicidad como ellos en plan "no comprar en la tienda de Rafa es delito" añadiéndole el imprescindible "él no lo haría" y una foto mía con cara de pena (como la del sábado cuando me dijo la camarera "no queda ni una gotica de cerveza").

Luego saldrá en los medios de comunicación del increíble Hulk, los mass media que llaman, y a fuerza de escucharlo la gente se lo creeará y todo el mundo que no tenga ni puta idea de informática vendrá a comprarme y los buenos de verdad formarán redes clandestinas y se tragarán los ordenadores en Marruecos para dolorosamente cagarlos aquí y fomentar el mercado negro (nunca mejor dicho).

Terminarán odiándome y habrá un mundo dividido en dos: los cabezicalmendras que se creen todo lo que ven por la tele o dicen los periódicos me adorarán y esperarán con desasosiego que den las nueve y media de la mañana para que abra, y los que realmente saben de informática y la disfrutan que me odiarán a muerte.

Pensándolo bien... virgencita que me quede como estoy.

Salud y suerte.

1 comentario:

Pantufle dijo...

Puf, puf, creo que no podré dormir esta noche, exactamente no sé si porque reclamar la cultura gratis es una estupidez o porque soy una delincuente... consultaré con la almohada.
Como bien dices: salud y suerte!

PD: No he sido capaz de leer el artículo...