martes, 4 de agosto de 2009

El extraño caso del hombre que quería menos

Y es que en estos tiempos todo el mundo quiere más y más y más y... así sucesivamente.

Todos queremos una tele de mil pulgadas, un disco duro de ochenta millones de chorribytes, un lo que sea pero de por lo menos cuatrocientosmil gigopondios, ....

Lo único que salvaba este ansia de más y más eran los móviles... pero hasta hace unos años, cuando el más pequeño era el más molón. Ahora también se han apuntado a esta moda y tienen que ser más grandes, con más pantalla y con más de todo.

En esta jungla de avaricia quedan tarzanes que sólo pretenden vivir en paz y armonía con su entorno. Seres que no solo no se apuntan a la moda del "quiero más" sino que comulgan el "¿No tienes menos?"

Expongo el caso por que si no es difícil entender que puedan existir este tipo de criaturas.

Cliente: Buenas
Yo: Buenas
Cliente: Estaba mirando el catálogo y me han interesado estos receptores grabadores de TDT
Yo: Normal, salen muy bien de precio y tienen función de grabación.
Cliente: Pues eso es, el precio me ha gustado, pero... ¿No los tienes que no graben?
Yo: ¿Perdón?
Cliente: Si, este mismo, pero sin la grabación.
Yo: En ese caso tengo este y este otro que están mejor de precio por que no incorporan esa función.
Cliente: No, si el precio está bien el del catálogo, pero no quiero que graben por que es para la abuela y ella no va a saber manejarlo.
Yo: Si lo quiere sin grabación llévese uno de los otros, que le saldrá mejor.
Cliente: Vaya, yo es que quería este.
Yo: Esto... lo cierto es que graba en un pen-drive o en una tarjeta de memoria, así que si no inserta ningún chisme de esos es como si no grabara.
Cliente: Anda, así si. Es que si no ya me veo a la abuela liándose con los mandos y todas esas cosas.

Y finalmente se lo llevó, un precioso receptor grabador TDT sin tarjeta de memoria ni pen drive.

Me lo imagino comprando una tele. "Esta de cuatrocientas pulgadas está muy bien de precio, sólo tres mil euros, pero... ¿No la tienes más pequeña?" y el comercial "Hombre, le podemos hacer un agujero del tamaño que prefiera a la caja y dejar la tele dentro." -"Pues no se hable más, me la envuelve para regalo".

Mira que a mi no me gusta engañar a la gente, que prefiero que se vaya de vacío a que vuelva al día siguiente quejándose de que en su pen drive de un giga no le cabe la trilogía del señor de los anillos versión expandida high definition. Pero ¿Qué podía hacer? Le expliqué características de unos modelos y otros, si quiere uno más caro... ¿Quién soy yo para negarme?

Cuando piensa que ya ha llegado al límite siempre viene alguien a sorprender un poquito más. Ley de vida.

Salud y suerte

No hay comentarios: