miércoles, 16 de septiembre de 2009

Premios acordes con los tiempos que corren

¿Quién se alegraría hoy en día de recibir como premio una muñeca chochona? Evidentemente nadie, al menos nadie en su sano juicio. Es un artículo obsoleto, pasado de moda.

Los premios tienen que ir acordes con los tiempos que corren.

En el banco te dicen "te vamos a regalar una vajilla de porcelana". Pues vale, pero so mamón, dame primero la hipoteca que tenga al menos un sitio donde meter la vajilla.

Los regalos tienen que ser útiles, si no se desechan al instante y no se aprecia su valor.

Por ejemplo: estas en el bar y le echas un par de euricos a la tragaperras. ¿Qué te da? ¿Dinero? ¿Dinero en un bar? Fundido en menos que termina la máquina de cantar "La Cucaracha".

Un colega que escucha caer las monedas se te pone al lado: "el dinero del vicio es para los vicios" y no se hable más, un par de rondas a costa de la máquina. Y luego llegas a casa con menos pelas de las que tenías, por que a la ronda se sumaron 85903842950 personas más y tuviste que sacar del bolsillo.

¿Qué sería lo ideal?

Dar un premio más práctico que el dinero en efectivo. Un premio que no se fundiera solo nada más salir, que perdurara en el tiempo y se disfrutara más que el vil metal.

Y en este bar han dado con la tecla:

(Clic para ampliar)

Un saco de patatas. ¿A quién no le gustan las patatas? ¿Quién no ha comprado alguna vez patatas? ¿Quién puede prescindir de dicho tubérculo?

¿Lo veis? Es un premio útil, práctico y sobre todo que hace ilusión. No es lo mismo llegar a casa con telarañas en los bolsillos que con un saco de papas a la espalda.

Ay qué ricas.

Salud y suerte

2 comentarios:

pWeak dijo...

jejeje Muy bueno, me ha gustado la reflexión.

Ángel Raúl dijo...

Y que papas señores.. casi le hacían competencia a las que venden en las Cadenas de Hipermercados Góngora; solo que esas de la tragaperras estaban aún sin lavar, no me extraña que el dueño las sacara luego por la tarde a la calle aprovechando el "diluvio universal" de ayer...