martes, 15 de septiembre de 2009

Problemas de Terceros

¿A quien le gusta solventar los problemas de otros?

No me refiero a arreglarle algo a alguien, que ese es mi trabajo, sino solucionar un problema al individuo A causado por el individuo B.

-"Es que mi primo intentó arreglarlo pero lo tuvo que formatear y ahora no funcionan los juegos". Pues dale una patada en los cataplines a tu primo y le robas la cartera que pague él la reparación.

O peor aún, causado por alguna "gran compañía"

-"He llamado a timofónica por que no me va el intenné y me han dicho que es problema del equipo". Pues el equipo funciona perfectamente, te lo han dicho sólo para ganar tiempo mientras vuelven nuevamente a arreglar sus centralitas.
-"Es que ellos dicen que es culpa del equipo"
-Pues yo digo que es culpa de ellos

Pero claro, siempre es más fiable lo que diga una señorita al otro lado de la línea (y del charco casi siempre) que lo que diga yo. En ocasiones me he planteado venir a trabajar con traje para evitar estas cosas, pero no me venderé tan fácilmente.

Aunque todo esto está previsto, es parte de mi labor cotidiana. Ordenadores hay en todos lados y todo el mundo los toca. Un día llama el comercial que está instalando cierto programa diciendo que no funciona en tal ordenador. Pues ahí que voy y lo arreglo. Otro día el de telefónica diciendo que es problema del equipo, pues ahí que voy a demostrarle que la culpa es suya. Y así sucesivamente.

El problema es cuando esa tercera persona implicada no pertenece al "mundo de la informática" sino que es completamente externo.

Entra una clienta, torre en mano y prisa en el cuerpo:

Cliente: Te traigo el equipo. Me corre muchisísima prisa.
Yo: Pues ahora tengo faena, pero déjamelo a ver si esta tarde le puedo echar un vistazo.
Cliente: Imposible, tenía que haber sacado unas facturas el viernes y estamos ya a martes, lo necesito ya, pero ya ya.
Yo: Caramba, habérmelo traido el mismo viernes. Los lunes siempre se me llena esto, pero el viernes te lo podría haber dejado terminado seguramente en el día.
Cliente: Es que no he podido venir, he tenido el coche en el taller toda la semana pasada.

¿Y a mi qué me cuentas? Haberle metido prisas al del coche.

Lo mismo pasa con los electricistas o los del teléfono, si tardan una semana en montar la instalación o dejarlo todo funcionando no pasa nada. Pero eso si, una vez esté yo tengo tres horas para echar a andar los ordenadores so pena de muerte.

No se puede pedir premura sobre algo que no se controla. Imagínense una farmacia: !!!Tío, tío, tío, tío, dame siete cajas de condones ahora mismo que acabo de ligar con el la selección sueca de hockey femenino¡¡¡

Si es que hay cosas que sólo pasan en una tienda de informática.

Llegará el día en que nos tomen en serio, pero ya será tarde: tendremos bajo nuestro poder todos los hogares y oficinas, todas las agencias gubernamentales militares y civiles y grandes empresas, todos los aeropuertos y estaciones, todas las comunicaciones por tierra, mar y aire y ese día...

¡¡¡¡¡DOMINAREMOS EL MUNDO!!!!!

Mientras tanto...

Salud y suerte

5 comentarios:

Ángel Raúl dijo...

Empieza por dominar el balanceo de muñeca del camarero de tu tasca habitual, para que nos las tire con gracia y mucha espumica y ya pensaremos luego, tras cuatro o cinco cañas en dominar el mundo, empezando por el bajo Bacotón, y siguiendo dirección Charilla en adelante.

El_Rafa dijo...

Hasta el bacotón y más allá!!!!!!!!!!

pWeak dijo...

Friki ;)

El_Rafa dijo...

¿¿¿¿¿Friki????? ¿¿¿Tu has visto la foto que tienes de avatar??? ;-P

Además, sólo por ser un guerrero draenei de level 80 no voy a ser un friki. Vamos, digo yo... ;)

pWeak dijo...

jejeje
Es lo que nos une a todos nosotros, el afán de dominar el muundoooo!!