miércoles, 30 de septiembre de 2009

Puertas al Cielo

Al campo no se le pueden poner puertas. Lo sabes tu, lo se yo... vale, la $GA€ no ni otros tantos, pero la "gente normal" si.

¿Y al cielo?

Como comenté hará unos días estamos en otoño y cuando buenamente le apetece pues le da por llover. Bien podría darle por hacer barra libre todos los días, o por la paz mundial (por ejemplo) pero no, si vamos a lluvia vamos a lluvia.

¿Qué podemos hacer? Ya hemos visto que arreglar las calles no sirve para nada. Si el agua dice de tirar por un lado, tira por ese lado. Lo mismo es que haya una casa o veinte, que haya una avenida o dieciocho autopistas, si dice de pasar: pasa.

Aunque aquí somos mucho más listos que el agua. Viendo que no podemos hacer nada una vez que cae en el suelo... ¿Por qué no atacarla antes de llegar?

Pero... ¿Cómo? Pues muy sencillo: ¿Qué es lo que más amedrenta a cualquiera? ¿Qué te haría variar tu camino por no poder cruzarlo? ¿De dónde huirías atemorizado si te diera el alto la guardia civil?

Efectivamente: una alambrada. ¿Quien osaría profanar un nudo gordiano de alambre?

Así que manos a la obra y hemos vallado el cielo. Y que caiga lo que caiga, que llueva lo que llueva, que como se salte la alambrada allí que acudirán raudos y veloces los municipales con sus nuevas motos.

(Clic para ampliar)

Vale, lo reconozco. Está lloviendo a cántaros y la gente no sale de casa, es normal que me aburra un poquito, ¿No?

Salud y suerte

3 comentarios:

elrove dijo...

¿Por qué llueve tanto en el Sur y aquí en el Norte no hace na más que buen tiempo?

El_Rafa dijo...

No te preocupes Rove, son sólo las señales del advenimiento del fin del mundo, que será el 28 de marzo de 2010, sobre las cuatro de la tarde más o menos.

Mariquilla Sinembargo dijo...

No, el 28 no me viene bien :-)