domingo, 25 de octubre de 2009

Un edificio en obra... de arte

Muchos han sido los carteles que he colgado en el blog, muchos,y todos han sido debidamente comentados.

Pero para este de hoy me siento más que coartado por varias razones:

1.- La genialidad del cartel hace que sea obsurdo ensuciarla con explicaciones chorras.

2.- La extensión del mismo haría eterno el artículo.

y

3.- Es la rehostia.

Así que a disfrutar detalladamente de este cartel, y ya me contaréis.


(Clic para ampliar)

Salud y suerte.

1001 Medios. Un Laboratorio Permanente de Comunicación

¿Qué es un "Laboratorio Permanente de Comunicación"? Pues francamente, querida, ni puta idea.

Pero de la mano de @juanlarzabal este blog migra y se publica en uno de esos que se llama 1001medios, concretamente aquí, donde seguirán los mismos desvaríos que vienen siendo habituales en esta casa.

¿No querías arroz? Pues toma dos tazas, me tenéis disponible en este blog, el de siempre, y en el nuevo de 1001 medios.

Cagaico estoy.

Antes escribir aquí era casi como hacerlo en un bloc de casa y guardarlo en el cajón, sólo lo leían los cuatro amiguetes de turno. Ahora el nuevo estará más a la vista amén de acompañado por un elenco de periodistas de los pies a la cabeza. Me siento como miniyo jugando con los Lakers.

Actualizar los feeds si corresponde.

De momento sólo puedo prometer y prometo que cuando esté más descansado (un domingo a estas horas y tras el cambio horario no está uno para muchos trotes) colgaré un par de carteles dignos del museo Reina Sofía y si el médico de mañana se porta como espero también dará para un par de artículos.

Salud y suerte

jueves, 22 de octubre de 2009

No te lo Pienso Decir Dos Veces

¿Cuantas veces nos han amenazado con esta frase? "No lo vuelvo a repetir" es algo así como decir "la primera vez he cargado el arma y apuntado a tu entrepierna, alégrame el día".

Aunque hay expresiones que si merecen ser repetidas. Y no una ni dos veces, sino cienes y cienes de ellas. Por ejemplo "te quiero", "ponme otra", "una más y nos vamos", "mañana te pago", ...

Pero volviendo a las frases de "no te lo pienso decir dos veces" están por ejemplo "déjalo, que esta la pago yo", "¿Es malo que un yogur lleve un mes caducado?" o la temida "¿No te dije ya hace tres días lo que le pasaba al ordenador?".

Y es que así es. Un cliente llama por teléfono para una consulta informática. Que si no va el internet, que si la impresora no imprime, ... terminando la conversación por mi parte con un "tráemelo que le eche un vistazo".

Y lo trae, pero como iba cargado de bártulos se deja la consulta en casa.

Cliente: ¿Te acuerdas que te llamé el otro día? Pues aquí te traigo el ordenador.
Yo: Ajá. Recuérdame que le pasaba (por que no tengo ni puta idea de quien eres o de si llamaste o no)
Cliente: Pero si ya te lo dije por teléfono.
Yo: Si yo no digo que no, pero por teléfono llama mucha gente y ahora mismo no recuerdo qué problema era el tuyo.
Cliente: Pues vaya... no se entonces...
Yo: ¿Por qué no me dices lo que me dijiste por teléfono?
Cliente: Pufffff, yo que se, el ordenador.... si ya te lo dije. Es que además llamé precisamente por eso.
Yo: Si, pero te acuerdas, ¿No? Lo único que tienes que hacer es decir lo mismo que me dijiste por teléfono el otro día.
Cliente: No se... es que yo... Bueno, tu pon ahí que no funciona y ya que te llame mi hijo para decírtelo.

Entonces no se si pensar en un repentino ataque de amnesia, simple demencia senil o que por telefono repitió cual loro de feria lo que alguien le dictaba. ¿Por que no vino entonces el que dictaba en vez mandar a este? Es más, ¿Por que no llamó el que dictaba? ¿Qué tiene que ocultar?

Hay otro tipo de notelopiensorepetideros, y este encima es peor por que no se niega a repetir por ignorancia o mala memoria, simplemente por que no le sale de sus santos cojones.

Clientes: Buenas, aquí te traigo el equipo. Mañana me paso.
Yo: Quiero parao... dime a qué nombre te lo pongo y qué es lo que le pasa.
Cliente: No, si es que he venido hace un rato que estaba tu socio y ya se lo he explicado a el.
Yo: Ya, pero tengo que abrirte un parte de reparación y necesito saber a qué nombre ponerlo y que problema presenta.
Cliente: Pues ya se lo dije a tu socio, el lo sabe.
Yo: Pues hurra por el, pero si quieres que meta el equipo dentro me tienes que decir a qué nombre.
Cliente: Ponlo al mío mismo.
Yo: ¿Cual es?
Cliente: Ya se lo dije a tu socio.
Yo: A ver en serio. Necesito al menos tu nombre.
Cliente: Joder... venga, Pepito Perez
Yo: ¿Ves qué sencillo? ¿Qué le pasa al equipo?
Cliente: Nada, que el chaval le metió unos juegos y ahora cuando está apareciendo el escritorio de windows se me reinicia solo.
Yo: Pues ya está, cinco minuticos de reloj para cerrar un parte. Tenga su copia.
Cliente: Muchas gracias. De todos modos dile a tu socio que lo he traido, que el ya sabe lo que le pasa.
Yo: Que se reinicia me has dicho, ¿No?
Cliente: No, lo del internet, pero el ya lo sabe.

Juro sobre la barba de Nathan Petrelli en el segundo volúmen de Héroes que no le tiré la torre a la cara por que pesaba mucho y con este tiempo tengo la pata chunga.

Seguramente cuando vuelva a recoger su equipo me pregunte si también se lo he configurado para que al arrancar le cante la marsellesa. Evidentemente no, responderé yo, eso no es lo que pone en el parte de reparación.

-Cúreme Doctor
-¿Qué le sucede?
-Si hombre, a ti te lo voy a decir. Se lo comenté al taxista que me trajo.
-Pues si no me lo dice no le puedo curar.

Acto seguido cogió su brazo cercenado por la puerta de la cochera y salió de la consulta directo a la hoja de quejas / reclamaciones.

Salud y suerte.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Viajar en el Tiempo ya no Es lo que Era

El ser humano lleva viajando en el tiempo desde idems inmemoriales. Aunque normalmente lo hace hacia delante y al ritmo establecido, en ocasiones lo hace mucho más rápido o hacia atrás. Pegando jopás, que diríamos por aquí.

Pero como casi todo en esta vida, estos viajes ya no son lo que eran (o serán).

H.G. Wells y su Máquina del Tiempo se fue literalmente a tomar por culo en el tiempo. Primero viajó al pasado un día, otro, otro, y viendo que todo le sonaba decidió hacer hacia el futuro. Pero no un año ni dos, sino potrocientosmil y medio.

Eso si es un viaje en condiciones.

Luego tuvo muchos imitadores, pero (a mi modo de ver) la genialidad vino de la mano de "Regreso al Futuro".

Ahí no se viaja tanto. De los '80 a los '50 y volver en la primera, a 2000 y pico en la segunda y al 1800 y pico en la tercera. Bueno, no está mal, aunque tampoco es para tirar cohetes.

Introduce el término "paradoja temporal".

Con Wells, todo el mundo viajaba. Él no se veía al volver al fatídico día del accidente, sino que volvía a revivirlo. Con la salvedad de que nadie era consciente. Para él era otro día que era el mismo, y para el resto era la primera vez que lo vivían.

Con Regreso al Futuro viajan ellos manteniendo en el pasado sus "yos pasados", de manera de pueden verse a si mismos.

Más tarde (o temprano) con "Atrapado en el Tiempo". Al igual que con Wells él era el único que revivía una y otra vez el mismo día. Pero era él, no un él pasado ni un él futuro.

Así que de viajar miles de años hacia delante y hacia atrás, pasamos a hacerlo unas décadas o apenas un día.

Y ahora nos traen Fash Forward. Viajan seis meses. Joder, seis meses. Para eso te quedas en tu casa y no hagas nada. Además viajan sin saberlo. El resto de ejemplo que he puesto (menos en Atrapado en el Tiempo que tarda un poco en darse cuenta) son conscientes del viaje. Estos modernos no, estos lo son una vez que han vuelto.

Hemos pasado de conocer el destino futuro de la humanidad, tal vez su fin, a ver del futuro algo más de lo que dice el tío del tiempo. Es más, hemos pasado de ir donde queramos a hacer como en Perdidos y estar dando pingos temporales como un borrahco en feria.

Y es que estos ciajes ya no son lo que eran. ¿O tal vez no son lo que serán? Puede ser... si, tal vez hasta dentro de muchos años no descubramos cómo controlar estos viajes y volvamos a los tiempos de H.G. para hacerlos en condiciones.

Pues eso, que se dediquen los científicos y cineastas a los viajes largos, y nos dejen los pequeños a nosotros. Yo por mi parte ya tuve mi pequeño periplo temporal. Me desperté un día uno de enero convencido que de era todavía nochevieja. ¿Qué extraño proceso sufriría para semejante argucia temporal? ¿Agujero negro, agujero de gusano, brecha temporal, simple garrafón?

Salud y suerte

domingo, 18 de octubre de 2009

Más Cine, por favor...

Esta semana me he podido dar uno de esos lujos que cada vez parecen más lejanos: sentarme tranquilamente a ver una peli, y que esta encima sea buena.

Lejos quedan los tiempos en los que o más habitual era tras comer ponerme una peli antes de ir al curro. Ahora tengo más tareas que hacer y el tiemo lamentablemente es el mismo.

Pero esta semana si que he tenido ese tiempo que tanta falta me hacía.
 
Comenzó el sábado pasado viendo Ágora en pantalla grande. Empezando por lo malo, que mola más, me quejaría de esos planos satélite en los que tal vez se intenta hacerle ver al espectador que dentro del universo apenas somos un moquillo pegado bajo la mesa del salón. A mi por lo menos no me decían nada, me sacaban de la historia de la peli y no le veo más función que la de decir "toma peazo plano". Otro plano "extraño" es el geni cenital en el que se ve a una jartá de cristianos de aquí para allá por la biblioteca a cámara rápida. Hubiéramos pasado de una peli histórica a una de coña con sólo poner de fondo la música de Benny Hill.

Por lo demás una historia genial. O mejor dicho dos historias. Empieza con una, luego se va por otro derroteros hasta empalmar con la original para acabar como el rosario de la aurora. Una peli redonda... ¿O tal vez sea elíptica?

El siguiente pase fue el miércoles. Y es que la tele me tiene estresado del todo. Que si los lunes CSI, los martes FlashForward, los jueves House... menos mal que aún me respeta el miércoles, así que lo aproveché genilamente dedicándolo a Moon.

El hijo de David Bowie me sorprendió como hacía tiempo no lo hacía ninguna película. Una historia original que seguramente más de uno se ha planteado alguna vez. Un astronauta solo en la luna, sin más compañía que su ordenador (la hermana buena de Hal-9000) trabajando en una especia de plantación de Helio3, el carburante del futuro. Así puede sonar soso, pero héteme aquí que dos semanas antes de volverse a la tierra tras 3 años de estancia sufre un accidente. El probetico tenía unas ganas locas de volver con su hija y su señora, pero... y hasta aquí podemos leer para no reventaros la historia que además de original es más que recomendable.

Y estamos otra vez a sábado. A media tarde, sin nada que hacer (sin ganas de hacer nada, más bien) tengo un par de horas entre venir de un sitio e ir a otro y ahí que me voy a ver...

Los Sustitutos. Pésimas críticas leí por Internet acerca de esta película. Que si no tenía argumento ninguno, que si Bruce Willis gasta más en tiritas que en cera para la calva, ... Pero a mi personalmente me encantó. Estamos en un futuro próximo donde cada humano tiene un sustituto. Un robot con la apariencia que tú quieras ponerle (ni uno gordo, por cierto, que hasta el de Willis tiene flequillo) que controlas remotamente desde tu casa. Así que ya nadie sale a la calle, sino que lo hace su sustituto. Una historia de ciencia ficción de las de toda la vida, setentera, se le notan cosas de "Yo, Robot", de "Blade Runner", ... Así que me puedo erigir como el primer admirado de Los Sustitutos de todo internet.

Y para rematar el sábado, nada mejor que pasar la noche viendo una buena peli de miedo. "Arrástrame al Infierno" es el regalico que Sam Raimi me tenía guardado para esas horas. Se nota que es Raimi por esos travelings que me gasta, esos toques de "humor" donde una escena pasa del terror más absoluto al absurdo más terrorífico. Es una peli de esas que si cuentas el argumento te llaman gilipollas: una vieja se venga con magia negra de la empleada del banco que no le ha prorrogado la hipoteca. ¿Se imaginan que todo el mundo se vengara de los bancos que no le dan un préstamo, hipoteca, línea de descuento, ...? No quedaría ni un sólo banco en pié. Pero al grano. La peli es de repullos. Terror terror no pasas, pero si unos sustos para quedarse cual felino histérico colgado de la lámpara del techo. Y evidentemente un final de lo más inesperado y absurdo.

Llevaba ya tiempo queriendo poner alguna reseña de una peli, pero tánta sed de cine me ha dado este atracón que no podía hablar sólo de una. Y todavía hay varias perlas que tengo y no he visto... así que hay que organizarse y sacar tiempo de donde no hay. Si hay que ducharse sólo una vez a la semana pues se hace, todo sea por el sano amor al cine y por ver como mínimo tres o cuatro perlas a la semana.

Así que un feliz y cinéfilo fin de semana.

Salud y suerte

miércoles, 14 de octubre de 2009

Elemental, querido Windows

La vida es sencilla, simple, toda una futilidad que debemos complicar a base de tesón y esfuerzo para hacerla algo más divertida.

Esto supongo que pensarán algunos clientes.

El mundo de la informática es cada día más intuitivo. Lo que antes eran varias líneas de texto escritas contra un fondo negro, hoy apenas son uno o ningún clic en cualquier parte de una foto de Angelina Jolie en bikini (o el fondo de escritorio que se use).

Siempre es sano complicarse. Bueno, la complicación en si no, sino el hecho de querer darle la vuelta a las cosas. Investigar, equivocarse, aprender, volver a equivocarse, seguir aprendiendo, investigar más hasta llegar a la solución: ese debería de ser el día a día de cada uno de nosotros.

La ventaja del complicamiento sistemático suele ser que a través de la pregunta correcta se llega a la solución idónea sin apenas necesidad de que exista una respuesta real a nuestra cuestión.

Toma moreno.

Ilustremos con ejemplos la pollada que he soltado:

Cliente: Buenas, necesitaría un programa.
Yo: Ahá, ¿Puede concretarme un poco más?
Cliente: Pues no mucho, yo es que de informática no entiendo. Pero necesito un programa que me permita convertir el formato de mi vídeo cámara a dvd para verlo en la tele, ¿Me explico?
Yo: Un programa que convierta... ¿Un conversor tal vez?
Cliente: Eso, eso. Jolín, qué listo eres. (Esto último lo añado yo, para adornar un poquito el ejemplo).

Un programa que convierte cosas... ¿Se llama conversor?
Elemental querido Watson.

Cliente: Buenas, necesito un aparato que sea un disco duro pero que no vaya dentro de la torre y me lo pueda llevar de un sitio a otro.
Yo: ¿Un disco duro portátil?

Elemental querido Watson.

Cliente: Buenas, ¿Tienes un programa de esos que son para quitar los virus? ¿Cómo se llaman?
Yo: Antivirus.

Lo curioso es que estos clientes suelen ser los que "no saben de informática", cosa que no les impide saber qué es lo que necesitan aun sin saber cómo se llama o directamente si existe.

Cliente: ¿Cómo se llaman los cd's que vienen en blanco para grabar cosas?
Yo: CD en blanco. O virgen, según se prefiera.

Y es que no hay nada como saber lo que se necesita o simplemente planteárselo. Cuesta trabajo, lo se, pero con ejercicio se consigue. Evidentemente nadie nace sabido ni leído ni escribido, ni todos tenemos por qué dominar las mismas materias. Pero si sería importante antes de solicitar algo saber más o menos qué es lo que se quiere.

Como habéis podido observar en ocasiones el simple hecho de plantearse lo que se necesita nos lleva a dar con la solución, pese a no saber nada del tema.

Al paso que avanza esto de los ordenadores, los leds de colorines y demás zarandajas computacionales ya mismo tendré consultas como:

Cliente: Buenas, necesito algo para condensar fluzo...
Yo: Comprendo, usted lo que quiere es un...

Salud y suerte.

Certificado de Homenaje e Inspiración

Tras un tiempo sin leer ninguna noticia acerca de derechos de autor, copias privadas y demás, me topo esta mañana con este artículo donde muy correctamente se define el concepto de copia privada. Aunque faltan un par de matices a mi entender, bien ha bastado para volver a pensar en el tema.

Mis cortas entendederas me incitan a pensar que el problema más grave es la duración de los derechos de autor. Básicamente se cuenta desde que salió "Blancanieves y los siete enanitos" y se irá alargando hasta que la Disney nos separe, unos setenta años creo que van ya.

Durante todo ese tiempo  cada persona, criatura o individuo que haga uso de la canción/libro/película en parte o en su totalidad deberá pasar por caja. Así que no se podrá distribuir libremente, no se podrá modificar mejorar o ampliar, no se podrá tener acceso universal a él y muchas más patrañas del estilo.

Pero... ¿Qué pasa con los compositores, pintores, directores, ... que "homenajean" o se "inspiran" en otra obra? ¿No tendrán ellos que pagar derechos de autor?

Así una presentación de un disco sería algo así como:

"Estoy muy contento con mi nuevo trabajo. He pretendido homenajear a varios de mis artistas favoritos y como resultado de semejante inspiración aquí tenemos estos diez temas que me llenan de orgullo y satisfacción. Como pueden ver en el libreto que viene con el CD, junto a cada título de la pista se incluye una fotocopia compulsada del ticket de compra del disco en el que se basa. Es una putada tener que haber comprado todos los discos para usar sólo una canción de cada uno, pero mi manager me dijo que cada vez que usas Spotify el niño Jesús llora, y no queremos que eso pase".

O bien eso o que cada tema que se componga sea completamente original y se obligue a no repetirse durante setenta años. Claro que bien pensado esto no es mala idea...

También habría que pedir dicho certificado en el cine. Por ejemplo deberías solicitarlo a Clint Eastwood presentando el ticket de compra de "Harry el sucio" si quieres que en tu película digan "alégrame el día". Claro, que si lo que tu personaje dice es "alégrame la noche" el certificado habría que solicitarlo a Lucía Lapiedra.

Si esto fuera cierto, y todos los autores pagaran por "basarse" en otra obra los Ramones, por ejemplo, estarían arruinaforrados de pagarse por cada una de las canciones que tienen exactamente igual que la anterior.

Y el pensamiento/moraleja/pregunta existencial del día es: ¿Qué es peor, bajarme una peli para verla en casa, o que un artista me tome el pelo cambiando cuatro notas de un tema para hacerlo pasar por uno original?

Para concluir el artículo una cita de Arcipreste de Hita hablando de su propia obra que ya usé anteriormente pero me encanta repetirla, a ver si alguien la oye y toma nota:

"Cualquiern omen que lo oya, si bien trovar sopiere,
puede más añadir et enmendar si pudiere.
Ande de mano en mano a quienquier quel' pidiere
como pella a las dueñas tómelo quien podiere"


Ahí queda eso.

Salud y suerte

martes, 13 de octubre de 2009

¿Qué Dices que Buscas?

Martes que es Lunes aunque para algunos Domingo,tras un puente completamente offline salvo alguna incursión para estudiar, unido todo esto a la falta de ideas por estar el cerebro aún de puente dan como resultado el inevitable post de estadísticas.

Y es que pese a que las visitas a este pequeño hueco internetiano suelen ser bastante regulares y provenientes de los sitios habituales, también hay quien llega vía google buscando...


Consejos para la vida diaria:

-Consejos para cogerle amor al estudio. Esto... siguiente pregunta.
-Consejos para no quedar mal. Esto... siguiente pregunta.
-Consejos para un homicidio perfecto. Esta si que me la se: chantajea a un viejo colega para...


Respuestas a dudas existenciales:

-Cuanto se gana por recargar móviles. Poco, para lo que se sufre.
-Cuantos pantalones caben en lavadora. Pues eso depende de la lavadora, si es de dos pantalones... pues eso.
-Cuantos kilómetros corre el halcón peregrino. Pues correr correr, supongo que pocos, aunque volando no hay quien lo pille.
-Qué enloquece a un hombre leo. Supongo que lo mismo que a uno capricorno, un par de buenas tetas conversaciones inteligentes.
-Qué es dis en el diccionario de primeros auxilios. Espero que esta consulta no la haya hecho mientras atendía a algún herido. ¿Se imaginan el tío sangrando cual fuentetaza y el enfermero con el iphone buscando cómo se hace un torniquete?
-Qué hace el ser humano para elegir. Pues consultarlo con google.

O simplemente buscar la manera de echar un rato en internet o retar a google a dar con la respuesta más tonta a la pregunta más estúpida:

-Qué hacer un domingo lluvioso y sola. Pues no se... prueba a enloquecer a un hombre leo, a ver qué tal.
-Ser incongruente. Pues mismamente buscarlo en google.
-"wifi del vecino" peligro. ¿Peligro para ti o para el vecino?
-chaleco mortaja. Lo último en mortajas, que ya está bien de ir trajeteado a la otra vida, mucho mejor con un cómodo chaleco de esos llenos de bolsillo, para echar la PSP por si la cosa se alarga.



Prometo pensar algo medianamente inteligente para el siguiente artículo, pero de momento no da uno para más.

Salud y suerte.

jueves, 8 de octubre de 2009

Esto (re)Clama al Cielo

Me acaban de entregar una reclamación de un cliente. No es la primera ni será la última, aunque diré en mi defensa que ninguna ha sido por culpa mía sino por estrechez de miras del usuario o por dejadez del fabricante.

La "ópera prima" fue por culpa de una regrabadora de DVD. La primera "reparación" que se le hizo fue instalar el software de grabación. Si, habéis escuchado bien, el cliente, típico "estoloinstaloyoqueseungüevo" en lugar de instalar el que venía con la grabadora instaló otro que tenía a mano. Incompatible, evidentemente. Posteriormente se estropeó la lente y se sustituyó en garantía. Pero lo que realmente fueron dos días de espera para el se tradujeron en "no ha funcionado en los últimos cuatro meses". Reclamación al canto.

Esta última de la que hablaré hoy es de un señor al que HP no le quiere reponer una tecla saltada de su portátil alegando que es por mal uso y no por defecto de fabricación.

Como yo estoy en medio pues las culpas para mi, que entre unas cosas y otras llevo una pasta en teléfono.

El caso es que hoy me entregan la copia de la reclamación. No tengo palabras para reproducir lo que en ella se indica, así que directamente la subo (previa eliminación de los datos personales) la reclamación en sí.

 
(Clic para ampliar)

Pues ahí queda para que echéis un buen rato de lectura. Yo por mi parte no se si ponerla de fondo de pantalla, enmarcarla o usarla para otros fines algo más... escatológicos.

PD.- Si tenéis alguna duda sobre qué es lo que reclama... a mi no me preguntéis que aún lo intento dilucidar.

Salud y suerte.

martes, 6 de octubre de 2009

El Maravilloso Mundo de los Cartuchos de TInta

El cartucho de tinta, ese gran desconocido. Esa pequeña cajita de plástico rellena de un líquido mágico que dibuja en un papel en blanco lo que quiera que le indiquemos.

Obediente, servicial, disponible... pero por otro lado carillo y realmente desconocido.

Casi todo el mundo tiene una impresora. Pero lamentablemente las impresoras no son como las películas de Steven Seagal, sino que cada una es distinta y por eso llevan distintos cartuchos.

Para ilustrar lo que digo nada mejor que la recurrente metáfora del mecánico:

Cliente: Buenos días, quería unas ruedas.
Mecánico: Perfecto, ¿Para qué vehículo?
Cliente: Es igual, dame unas cualesquiera y si no me van pues te las devuelvo.
Mecánico: Hombre, eso no se puede hacer. Trae el coche o bien dime la marca y modelo o simplemente el tipo de neumático que usas ahora.
Cliente: Si lo veo en una foto del coche lo reconozco. Es muy parecido a esos que tienes ahí.
Mecánico: Caballero, las fotos que usted señala corresponden a un Ferrari F40, un Nissan Patrol de los largos y un Seat Panda.
Cliente: Pues si, unos neumáticos para ese.
Mecánico: Insisto en que lo suyo sería ir a tiro hecho, tráigame el vehículo y se los miro yo.
Cliente: Enséñame todos los neumáticos que tengas, seguro que lo reconozco. Los míos son así redondos, negros... en fin, que los reconocería nada más verlos.

En fin, ese es el día a día del vendedor de cartuchos.

Por otro lado están los clientes con poderes psíquicos. Estos se plantan sus diez minutos de reloj frente a los lineales de cartuchos a la espera de una señal divina que les marque el correcto.

¿No sería más fácil venir cartucho en mano: "dame uno como este, pero lleno si puede ser"?

Aunque también para el tema de los cartuchos sirve la excusa de siempre: "No se qué impresora tengo, es que yo no entiendo de informática". Pues lée, coño, lée lo que pone y me lo chivas por lo bajini.

Tema aparte es que sean caros, que si en aquella tienda los rellenan, que si mi cuñado los compra en Gibraltar y salen más baratos... pero eso lo dejo para otra entrada por que pertenece al final de la venta del cartucho, y para eso queda aún muuuuucho tiempo.

Salud y suerte

viernes, 2 de octubre de 2009

Lo Bello Frente a lo Práctico

El eterno dilema de siempre. ¿Qué es mejor, un elegante traje con su corbata, chaleco, camisa, gemelos, ... o un chandal y una camiseta?

Pues ni una cosa ni otra sino todo lo contrario. Para estar en casa cómodo, salir a pasear o el domingo por la mañana a comprar el periódico con una barra de pan en la axila pues el chándal. Aunque si lo que vamos es a una recepción oficial en el palacio de la Zarzuela casi que el traje.

Por otro lado hay cosas que no admiten mezcolanza. No te puedes (no se debe, que por poder...) poner un traje de Chocho Armani de a mil leuros la pernera y calzar unas zapatillas de paño, por muy de los Simpsons que estos sean.

Si hablamos de motos, de motos custom en particular, el baúl le sienta como a un santo dos pistolas.

¿Qué es práctico y útil? No te digo que no, pero feo con ensañamiento.

También hay baúles customizados. Forrados en cuero y tal que no quedan tan mal.

Pero yo siempre he sido práctico y aún de los que dicen eso de que "la belleza está en el interior". Para muestra un botón:

(Clic para ampliar)

Como se puede apreciar la belleza de este accesorio no está en que le siente mejor o peor a la moto, sino en lo bien que me van a sentar a mi estas birras viendo las carreras el domingo.

Y es que no es conveniente quedarse con la estética pura y dura. En ocasiones se hace necesaria una mirada profunda a lo que tenemos delante.

Es como un tío con bolso (yo, sin ir más lejos). La primera vez que lo vez dices "qué pinta de marpili tiene el tío ese" pero cuando vez que puede llevar un par de paquetes de ducados de repuesto sin que se le queden los bolsillos como a un marine en Irak... la cosa cambia.

Ahí queda el pensamiento de la semana: Hay que ver siempre más allá de lo que tenemos justo delante. Puede que debajo de una fachada desagradable se esconda todo un palacete modernista, o que después de la tapa de calamares refritos venga una de mojama.

La vida es así. Y conste que lo era antes de que yo llegara, así que culpa mía no es, me lavo las manos (metafóricamente, que todavía no es domingo).

Salud y suerte

jueves, 1 de octubre de 2009

Seis Años no es Nada

Corría el año 2003 cuando dejé mi anterior empleo en una tienda de informática de la localidad y monté la mía propia. Más adelante dicha tienda cambió de dueño.

Pues bien, anoche entra una señora con su hija.

Cliente: Buenas, venimos de tu otra tienda, hemos visto tal portátil, pero no han sabido explicarnos bien las características que tiene.
Yo: ¿Perdón? Supongo que se refiere a la tienda X. Esa no es mía, no tenemos nada que ver.
Cliente: ¿No trabajabas allí?
Yo: Caramba, si, pero hace ya más de seis años.
Cliente: Pues eso.

Total, que le enseño varios portátiles, le comento las diferencias entre unos y otros y finalmente me dice el modelo que había visto en la otra tienda. Lo busco en mi catálogo y le canto sus virtudes.

Cliente: Ah, pues estupendo. A mi este me gusta así que nos lo quedamos.
Yo: Perfecto, lo tengo ya pedido y me llegará seguramente mañana.
Cliente: Pues chachi piruli. Entonces iremos a la otra tienda a recogerlo.
Yo: No, señora. La otra tienda como usted dice no tiene nada que ver con esta. Es más, diría que hasta es la competencia.
Cliente: Pero da lo mismo que lo recoja aquí que allí, ¿No?
Yo: Vamos a ver. ¿Usted iría a comprar al Mercadona y recogería la compra en el Lidl?
Cliente: Claro que no, qué tontico.
Yo: (Ya somos dos) Pues esto es lo mismo. Esta tienda en la que usted está es mía, y la otra es de otro señor al que nisiquiera conozco.
Cliente: Ahhhhh, vale, vale, ya entiendo. Entonces me pones en duda. Pero bueno, como allí lo vimos antes iremos a comprarlo allí, que si no me sabe feo.
Yo: Lo que usted quiera, le anulo entonces el pedido, ¿No?
Cliente: No, no, si el portátil lo queremos. Pero lo compraremos allí. Si total, sólo hay 30 euros de diferencia, tampoco son dineros.

Y más ancha que larga se decidió a comprar en otra tienda el portátil que le había estado explicando durante quince minutos y que incluso se lo ofertaba algo más económico.

Es muy frecuente que entren clientes con publicidad de otra tienda. Es frecuente y hasta sano. Pero caramba, venir a que le resuelva las dudas para decidirse por un portátil de la competencia manda... manda.

Conforme salía toda feliz por la puerta, mi cara de capullo y yo procedimos a cerrar el chiringuito rezando por que o bien no vuelvan clientes así el siguiente día, o que por lo menos hagan lo contrario, directamente decir "dame tal portátil, que lo he visto en la otra tienda y me gusta mucho".

No semos nadie.

Salud y suerte

Predicando con el Ejemplo

¡Qué suerte de diablo son los fotógrafos de prensa! Cual buitres leonados o águilas culebreras acechan a su presa cámara en mano en busca de la mejor captura del día.

En Jaén capital (Jaén ni pollas para los amigos) están los del PP evitando una tala de árboles, enarbolando (valga la redundancia) la bandera del ecologismo y medio ambiente. Y así lo atestigua el diario que lleva el mismo nombre la ciudad. Para ello nada mejor que una buena imagen en portada:

(Clic para ampliar)

Hombre, por favor. No se puede abrazar la fe ecologista echándose un cigarro detrás del árbol. O por lo menos escóndete un poquito, jomío, que parece que estás posando para un anuncio de Camel.

Sobre todo mucho cuidado, vaya a ser que de tanto abrazar al árbol con estas hojas otoñalmente secas prenda con el cigarro y se quede el prenda sin prendas que ofrecer a sus votantes.

Así que en pos de un ecologismo moderno, y para que conste y así se refleje mi compromiso con el medio ambiente, voy a hacer algo por el cambio climático y el caliento global: me voy a la puerta a echarme un pitillo.

Bien pensado, cada uno que me fume es uno menos que puede contaminar, así que podría decirse que poco a poco estamos acabando con el tabaco a escala mundial.

Salud y suerte