miércoles, 14 de octubre de 2009

Certificado de Homenaje e Inspiración

Tras un tiempo sin leer ninguna noticia acerca de derechos de autor, copias privadas y demás, me topo esta mañana con este artículo donde muy correctamente se define el concepto de copia privada. Aunque faltan un par de matices a mi entender, bien ha bastado para volver a pensar en el tema.

Mis cortas entendederas me incitan a pensar que el problema más grave es la duración de los derechos de autor. Básicamente se cuenta desde que salió "Blancanieves y los siete enanitos" y se irá alargando hasta que la Disney nos separe, unos setenta años creo que van ya.

Durante todo ese tiempo  cada persona, criatura o individuo que haga uso de la canción/libro/película en parte o en su totalidad deberá pasar por caja. Así que no se podrá distribuir libremente, no se podrá modificar mejorar o ampliar, no se podrá tener acceso universal a él y muchas más patrañas del estilo.

Pero... ¿Qué pasa con los compositores, pintores, directores, ... que "homenajean" o se "inspiran" en otra obra? ¿No tendrán ellos que pagar derechos de autor?

Así una presentación de un disco sería algo así como:

"Estoy muy contento con mi nuevo trabajo. He pretendido homenajear a varios de mis artistas favoritos y como resultado de semejante inspiración aquí tenemos estos diez temas que me llenan de orgullo y satisfacción. Como pueden ver en el libreto que viene con el CD, junto a cada título de la pista se incluye una fotocopia compulsada del ticket de compra del disco en el que se basa. Es una putada tener que haber comprado todos los discos para usar sólo una canción de cada uno, pero mi manager me dijo que cada vez que usas Spotify el niño Jesús llora, y no queremos que eso pase".

O bien eso o que cada tema que se componga sea completamente original y se obligue a no repetirse durante setenta años. Claro que bien pensado esto no es mala idea...

También habría que pedir dicho certificado en el cine. Por ejemplo deberías solicitarlo a Clint Eastwood presentando el ticket de compra de "Harry el sucio" si quieres que en tu película digan "alégrame el día". Claro, que si lo que tu personaje dice es "alégrame la noche" el certificado habría que solicitarlo a Lucía Lapiedra.

Si esto fuera cierto, y todos los autores pagaran por "basarse" en otra obra los Ramones, por ejemplo, estarían arruinaforrados de pagarse por cada una de las canciones que tienen exactamente igual que la anterior.

Y el pensamiento/moraleja/pregunta existencial del día es: ¿Qué es peor, bajarme una peli para verla en casa, o que un artista me tome el pelo cambiando cuatro notas de un tema para hacerlo pasar por uno original?

Para concluir el artículo una cita de Arcipreste de Hita hablando de su propia obra que ya usé anteriormente pero me encanta repetirla, a ver si alguien la oye y toma nota:

"Cualquiern omen que lo oya, si bien trovar sopiere,
puede más añadir et enmendar si pudiere.
Ande de mano en mano a quienquier quel' pidiere
como pella a las dueñas tómelo quien podiere"


Ahí queda eso.

Salud y suerte

No hay comentarios: