domingo, 18 de octubre de 2009

Más Cine, por favor...

Esta semana me he podido dar uno de esos lujos que cada vez parecen más lejanos: sentarme tranquilamente a ver una peli, y que esta encima sea buena.

Lejos quedan los tiempos en los que o más habitual era tras comer ponerme una peli antes de ir al curro. Ahora tengo más tareas que hacer y el tiemo lamentablemente es el mismo.

Pero esta semana si que he tenido ese tiempo que tanta falta me hacía.
 
Comenzó el sábado pasado viendo Ágora en pantalla grande. Empezando por lo malo, que mola más, me quejaría de esos planos satélite en los que tal vez se intenta hacerle ver al espectador que dentro del universo apenas somos un moquillo pegado bajo la mesa del salón. A mi por lo menos no me decían nada, me sacaban de la historia de la peli y no le veo más función que la de decir "toma peazo plano". Otro plano "extraño" es el geni cenital en el que se ve a una jartá de cristianos de aquí para allá por la biblioteca a cámara rápida. Hubiéramos pasado de una peli histórica a una de coña con sólo poner de fondo la música de Benny Hill.

Por lo demás una historia genial. O mejor dicho dos historias. Empieza con una, luego se va por otro derroteros hasta empalmar con la original para acabar como el rosario de la aurora. Una peli redonda... ¿O tal vez sea elíptica?

El siguiente pase fue el miércoles. Y es que la tele me tiene estresado del todo. Que si los lunes CSI, los martes FlashForward, los jueves House... menos mal que aún me respeta el miércoles, así que lo aproveché genilamente dedicándolo a Moon.

El hijo de David Bowie me sorprendió como hacía tiempo no lo hacía ninguna película. Una historia original que seguramente más de uno se ha planteado alguna vez. Un astronauta solo en la luna, sin más compañía que su ordenador (la hermana buena de Hal-9000) trabajando en una especia de plantación de Helio3, el carburante del futuro. Así puede sonar soso, pero héteme aquí que dos semanas antes de volverse a la tierra tras 3 años de estancia sufre un accidente. El probetico tenía unas ganas locas de volver con su hija y su señora, pero... y hasta aquí podemos leer para no reventaros la historia que además de original es más que recomendable.

Y estamos otra vez a sábado. A media tarde, sin nada que hacer (sin ganas de hacer nada, más bien) tengo un par de horas entre venir de un sitio e ir a otro y ahí que me voy a ver...

Los Sustitutos. Pésimas críticas leí por Internet acerca de esta película. Que si no tenía argumento ninguno, que si Bruce Willis gasta más en tiritas que en cera para la calva, ... Pero a mi personalmente me encantó. Estamos en un futuro próximo donde cada humano tiene un sustituto. Un robot con la apariencia que tú quieras ponerle (ni uno gordo, por cierto, que hasta el de Willis tiene flequillo) que controlas remotamente desde tu casa. Así que ya nadie sale a la calle, sino que lo hace su sustituto. Una historia de ciencia ficción de las de toda la vida, setentera, se le notan cosas de "Yo, Robot", de "Blade Runner", ... Así que me puedo erigir como el primer admirado de Los Sustitutos de todo internet.

Y para rematar el sábado, nada mejor que pasar la noche viendo una buena peli de miedo. "Arrástrame al Infierno" es el regalico que Sam Raimi me tenía guardado para esas horas. Se nota que es Raimi por esos travelings que me gasta, esos toques de "humor" donde una escena pasa del terror más absoluto al absurdo más terrorífico. Es una peli de esas que si cuentas el argumento te llaman gilipollas: una vieja se venga con magia negra de la empleada del banco que no le ha prorrogado la hipoteca. ¿Se imaginan que todo el mundo se vengara de los bancos que no le dan un préstamo, hipoteca, línea de descuento, ...? No quedaría ni un sólo banco en pié. Pero al grano. La peli es de repullos. Terror terror no pasas, pero si unos sustos para quedarse cual felino histérico colgado de la lámpara del techo. Y evidentemente un final de lo más inesperado y absurdo.

Llevaba ya tiempo queriendo poner alguna reseña de una peli, pero tánta sed de cine me ha dado este atracón que no podía hablar sólo de una. Y todavía hay varias perlas que tengo y no he visto... así que hay que organizarse y sacar tiempo de donde no hay. Si hay que ducharse sólo una vez a la semana pues se hace, todo sea por el sano amor al cine y por ver como mínimo tres o cuatro perlas a la semana.

Así que un feliz y cinéfilo fin de semana.

Salud y suerte

4 comentarios:

Pantufle dijo...

Moon y Agora están en mi lista, tarde o tempano caerán... Los sustitutos... es aquella que no me llama, pero después de leer tu crítica la voy a ver (con echarte la culpa si no me gusta...)... Arrástrame al infierno, ni de coña, ya me arrastraron hace tiempo... :) Quizás hagan falta más entradas como esta...

El_Rafa dijo...

Pues si te gustó Evil Dead (Posesión Infernal, Terrorificamente Muertos y El Ejército de las Tinieblas) te encantará Arrástrame al Infierno: es más seria pero también tiene sus puntos de "humor".

Ángel Raúl dijo...

Vaya tela..tas jartao de filmes...

Veré Moon y la de El prostituto (la de Bruce Willis) Agora, aún no!

elrove dijo...

Hemos coincidido en el finde para ver Agora, eso sí, con 900 Km de por medio; aunque en los planos esos que no te gustan apenas es nada.

No puedo evitar comparar la peli con una de ésas típicas de Semana Santa pero al contrario.

Muy buena historia, sí señor!
La de Moon me la apunto...