sábado, 14 de noviembre de 2009

Edificios en ruinas y falta de información

Hay equipos que son verdaderos edificios en ruinas. Los ves por fuera y parecen normales, con su fachada, sus balcones, sus ventanucos, ... pero en el momento que pisas el suelo un poco más fuerte que de costumbre se te vienen abajo.

Y eso jode, mucho. Sobre todo por que el cliente no es consciente del estado en el que está el equipo y si te tiras un día entero reformando la casa seguirá viendo la misma fachada, los mismos balcones y los mismos ventanucos que cuando lo trajo. Ya estoy acostumbrado a que no se reconozca mi trabajo, pero no por eso deja de joder.

El caso es que me entra un equipo, no navega por internet. Lo pruebo y efectivamente, no navega, la tarjeta de red está chunga y decido cambiarla. Al ver que el equipo no va muy fino le hago la limpieza de rigor y procedo a actualizarlo. Craso error, es un vista y ha decidido que tiene que volver a activarse. Pero no sabe quien es, si es un SP1 o un SP2, no me reconoce la licencia y no me admite clave alguna de activación. Es lo que tienen los edificios en ruinas, tiras un tabique para ampliar el salón y te cargas la fontanería.

La cagamos, Carlos. Nos arremangamos Jacinta y yo (Jacinta es mi neurona, es la única que me queda y le he cogido cariño) y googleando conseguimos activarlo, pero el equipo sigue sin ir fino. Consigo actualizar y tal pero nada, el equipo va peor que la reputación de Ramoncín. Así que saco datos, hago una instalación limpia, creo usuarios, vuelco los datos, instalo aplicaciones y hasta le pongo el fondo de escritorio que tenía.

He tardado un día y pico pero el equipo funciona a las mil maravillas. Ahora llega la parte jodida. El cliente lo trajo pensando que sólo le fallaba el acceso a internet pero el problema era mucho mayor. El problema de la casa no era que la puerta no abría bien, sino que no abría por que los escombros del derrumbe bloqueaban la puerta.

Cliente: ¿Está ya lo mío?
Yo: Pozí. Al final he tenido que formatearlo, estaba peor que el cerebro de Pocholo. Pero te he salvado todos los datos y te he vuelto a instalar los programas. Con que instales la impresora tendrás ya el equipo funcionando.
Cliente: Juer, pues vaya. Y eso que era sólo el intenné lo que no iba. Pero en fin, si tu crees que es lo mejor pues ya está.
Yo: Ah, y otra cosilla más, ahora el cable de internet lo conectas aquí en lugar de donde antes.
Cliente: ¿Cable? Yo no tengo cable, me conecto por wifi, tengo una tarjetica por USB, pero no te la traje por no venir cargado.

Así que el cabezicalmendra me trae la torre del ordenador debajo del brazo y no puede soportar el peso de un pequeño adaptador USB. Además no me lo indica. Tal vez el problema de la wifi fuera sólo por la contraseña. No hubiera tenido que actualizar, no se hubiera venido abajo, no hubiera tenido que hacer una instalación limpia y lo más importante no hubiera perdido un día y medio.

Gustosamente le hubiera metido la cabeza en la torre sin disipador para que se le fuera quemando la cara poco a poco. Un día y medio para pollas, el cliente molesto por la tardanza, yo por el trabajo echado y encima el problema no está resuelto, tal vez el adaptador USB no funcione y sólo haya que sustituirlo.

Luego me trajo el adaptador y tras configurarlo de nuevo funcionaba a las mil maravillas. ¿Dónde estaba el problema? ¿Tenía el mismo el adaptador usb que la tarjeta de red? Qui lo sá.

Cualquier día llevaré la moto al taller:

Mecánico: Mira, la he desmontado un par de veces entera y esto está estupendo. Los frenos van, la inyección también, y el nivel de aceite está estupendo... A la moto no le pasa nada.
Yo: Imposible, el otro día me dejó tirado en mitad de los olivos, y además rasca la palanca y no me deja meter el 4x4.
Mecánico: Perdone, pero esto es una moto, no tiene 4x4.
Yo: Ya lo se, tontico, lo que falla es el Land Rover, pero para una vez que pillo aparcamiento en frente de la casa no querrás que lo mueva para traértelo, ¿No?

Salud y suerte.

No hay comentarios: