sábado, 7 de noviembre de 2009

Friclasicos de ayer y hoy presenta: Masters del Universo

Igual que sucede con el Scalextric, el Tente y las camisetas de Naranjito, hay cosas que teníamos de pequeños que de mayor se disfrutan mucho más.
Este es el caso de Masters del Universo.

Cartel de Masters del Universo

Tenía yo unos 11 años cuando se estrenó, y en esos tiempos eso de ver una película en el cine pasaba de verano en verano. Aunque si tenía mi He-Man, pero como era de los primeros no hacía nada gracioso. Más tarde lo sacaron con más articulaciones, accesorios, etc... el mío tenía una especie de tirantes y pare usted de contar.

El caso es que no pude ver la peli en su día y ahora lo agradezco. Las pelis malas son como los vinos buenos, nada mejor que el tiempo para poder saborearlos a gusto.

Para empezar me sorprendió gratamente el reparto: He-Man es Dolph Lundgren, cachas de pro que nos ha deleitado en cintas como Rocky IV, Jonhy Mnemonic o la primera The Punisher.
Más sorprendente fue saber quien estaba tras la famélica cara de Skeletor. Frank Langella nos enseña su mejor cráneo tras hacer de Drácula en el '79 y antes de aparecer en 1492 La conquista del Paraiso, Superman Returns, Frost contra Nixon o estrenando estos días The Box.

La película comienza con el más malo Skeletor secuestrando a "La Maga" que se le presupone el poder de todo el universo, o al menos de la parte donde están. Usando un aparato que da vueltas y sonidos chirriantes He-Man y sus amigos (He-Man va de bárbaro, su amigo parece salido de V y un enano escapado de Willow, cada uno de su padre y de su madre) abren una puerta hipermegadimensional y llegan a la tierra donde conocen a .... chantatachan... Courtney Cox, la televisiva Monica Geller de Friends.

A partir de ahí todo va como debe de ir: un policía tonto cuyos compañeros no creen que un ejercito haya salido de una puerta dimensional para cargarse a un cachas en pelotas, el cachas que cuando va a vencer se deja ganar por no poner en peligro a sus amigos y una terrícola que nada más verle los bíceps decide que no puede ser mala persona con ese cuerpazo y le ayuda. Todo esto mezclado con la horterísima música que hace el noviete de Courtney y que resulta ser más útil de usar que de escuchar.

Con unos efectos especiales típicamente ochenteros y un argumento típico de héroe la película se deja ver y pide a gritos hacerlo entre colegas, birras y palomitas.

Un buen rato, sin lugar a dudas. Y más aún después de ver como los GI-Joe han dado el salto de las jugueterías a la gran pantalla, como la haría Barbie en su día, corregidme si me equivoco pero los Masters del Universo fueron de los primeros en ser creados a partir de un juguete (sin más comics ni nada de por medio)

Si queréis saber si el bien ganará al mal (¿Quien no quiere saberlo?) no dudéis en ver este filme. Eso si, sabiendo a que se enfrenta uno.

Salud y suerte

No hay comentarios: