lunes, 18 de enero de 2010

De Zevilla, mi arma.

Cuando se anuncia un partido de fútbol importante no sólo basta con conocer lo equipos, sino que hay que llegar más lejos y escribir los nombres en su propio idioma.


Antes se llamaba "Inter de Milán", ahora sólo "Mílan". No es que esté mejor ni peor, sino que con sólo escucharlo ya se mete uno en el papel, hasta pronunciamos el cacofónico "Mílan" con acento italiano y haciendo los gestos típicos con la mano.


No sólo sucede esto cuando los que se debaten en campo son extranjeros, con los equipos de aquí pasa lo mismo.


Imaginémonos un encuentro de dos de los mejores equipos del momento, el FC Barcelona y el Sevilla CF. Imaginémonos también que el partido es un sábado y el miércoles anterior ante una pírrica victoria del equipo catalán queda eliminado de nosequé liga. La cosa se pone caliente. Los fervientes afinicionados acuden al campo al grito de "os eliminamos el otro día y volveremos a hacerlo".


Pero... ¿Cómo calentar más el ambiente? ¿Como hacer que la gente vaya a tu bar y no a otro a ver el encuentro?


Fácil solución, cambiando el nombre "castellanizado" de los equipos y poniendo el original, así se le da más peso y por ende más ánimo en los televidentes deportistas de barra y caña.






(Clic para ampliar)

Así, con una pequeña variación. Para mi gusto hubiera sido mejor, ya metidos en faena, haberlo escrito con "Z", más de la tierra quedaría, aunque no se puede negar que los zevillanos y zevillanas correrán al bar a ver el fúrbol a base de selvezas varias.

Salud y suerte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

solo una pequeña puntualización a esta buena entrada:
el inter de milan es el inter, muy diferente al Milán, que es el otro equipo de esa ciudad y por supuesto archienemigo deportivo de su vecino.
Es como si hubieras dicho que el Espanyol de Barcelona ahora se llama Barcelona, casi na!.
Un saludo.

El_Rafa dijo...

Se agradece la corrección, yo es que fútbol y de capar ranas entiendo casi lo mismo.

Lo único que se decir es "camarero, llena".