viernes, 8 de enero de 2010

Yo sobreviví a la Navidad de 2009

Unas cuantas camisetas he encargado con este mensaje para lucirlas orgulloso por la calle. Y es que la navidad es mi época de más curro del año.

En todos los sentidos: hay más ventas (evidentemente), más reparaciones por las lluvias y tormentas y más ampliaciones por estar los chavales aburridos sin clase.

Así que tanto dentro en el taller como fuera en el mostrador todo está más concurrido. Y eso mola, pero hay algunas cosas que diferencian la navidad de cualquier otro golpe de curro de todo el año.

La primera y más importante es que quien compra no es el entendido ni mucho menos el interesado, sino su padre / tito / hermana /... y piden cosas como:

"Dame un ... de esto que le gusta a mi niño, si le vendiste tu el ordenador hace un par de años, ¿No te acuerdas?" (Tal vez del ordenador si, pero de lo que le gusta a tu niño...)

"Dame un par de cartuchos" -¿Cuales te doy?- "No lo sé, los mejores que tengas, que es para un regalo" (Tentado estuve de vender unos tonner de color de a 100 loros la unidad)

"¿Tienes cacharros de esos que cuando el nene juega ya no tenga que decir lo de jo mamá, esto es una mierda?" (¿Te refieres a Mr Propper y un estropajo para lavarle la boca?)

Por mucha imaginación que tenga uno hay una frontera entra la explicación y la fantasía que nadie debería sobrepasar.

Luego, como cada vez que hay vacaciones, viene el primo yoselarelecheporqueunavezpuseenhoraelrelojdelacocina con sus sapientísimos consejos y sus pollos sinsentido:

"¿Esto qué pollas es? Dijiste que le instalarías el office." -No, hijo mío, OPEN Office fue lo que te dije- "No señor, si pronunciaste la palabra office fue para hacernos pensar en el de Microsoft, me estás tangando, gañán" (Y cuando digo "no te lo instalo" estoy pronunciando "instalo", ergo debería de estar puesto)

"Quería una tarjeta gráfica para mi primo, pero buena buena, que sea PCI Xpress" -¿Tiene el equipo esa ranura? Por que me suena que tiene ya un tiempo- "Eso no importa, yo quiero una buena y estas son las mejores" (¿Pedirá también un motor Ferrari para la scooter de 49?)

"Quiero un módulo de RAM de un higo, le estoy instalando a mi primo el XP nuevo, el Vista Siete que me pide dos como mínimo y sólo tiene medio" (A esto ni le contesté, se lo dí y santas pascuas).

Luego tenemos a los chavales que han visto el anuncio del mediamá y entran con cara de pícaros: "Si viene mi madre a comprarme los reyes le dices que el portátil ese que tienes en el catálogo con la gráfica tocha."

O viceversa: "¿Conoces a mi hijo? Si viene a por discos o algo intenta sonsacarle lo que quiere para reyes".

Curiosa sensación de poder eso de ver a la gente por la calle y pensar "Yo se lo que le van a regalar a este, a aquel y al otro".

Y así pasan los días, el taller a reventar, los clientes muchos preguntando y algunos comprando y llega el día de reyes.

Lo curioso de este día cinco es ver como conforme el día avanza la edad de los clientes y su presupuesto decrece.

A primera hora llegan los padres en comanda. Con vistas a llevarse un portátil o incluso dos para que luego los chavales no se peléen. Los más osados salen ya con su portátil, maletín, ratón, altavoces, ...

A media mañana tal vez se lleven algún que otro portátil, pero ya el maletín que se lo compre el nene con lo que le de la abuela.

Y por la tarde todo cambia. Grupos de púberes, prepúberes y demás criaturas odiosas riéndose cual hienas en celo y cogidas del brazo para compartir calor. Con suerte algún MP4 (pero si la amiga le presta los 5 euros que le faltan) si es a primera hora de la tarde. A eso de las siete o las ocho ya se pone la cosa en plan "¿Que me das por quince euros?".

Pasan los días y se acaban las fiestas.

Entonces llego al taller por la mañana temprano, me siendo plácidamente en mi taburete pensando en tooodo el tiempo que tengo por delante para reparar en condiciones los equipos que me quedan. Pero... "Oye, que me dijiste que cuando se acabaran las fiestas te trajera el ordenador, aquí lo tienes". Cachis, en eso no había caído y son bastantes. Así que vuelta a arremangarse y pasar otras tantas semanas de apretura.

Salud y suerte

2 comentarios:

Rocío dijo...

Año nuevo...... misma vida.
jejejej

pWeak dijo...

Ánimo! A currar!