viernes, 16 de abril de 2010

Así viví mis bym

Ayer por fin, tras dos o tres años de amagos, acudí a las jornadas Blogs y Medios de Comunicación de Granada, bym para los amigos.

Mi intención era asistir por la tarde para ver las ponencias y quedarme para la cerveza y las Flash show, pero lamentablemente tenía curro y tuve que ir directamente a la cerveza (ahí nos las den todas).

Una cosa no quita la otra y aproveché la tarde para ver online la presentación de 1001medios por parte de Paco Torres. Genial, daban ganas hasta de participar y escribir... más.

Serían las nueve cuando llegué a Granada y sobre las diez menos cuarto cuando aparqué, cagüen los tráficos de ciudad. Una caña rapidica con Mariquilla, unas croquetas de cena y para el Damasqueros a ver a la peña.

Ahí conozco a... un montón de gente. Entre el nombre real, el nick, el cargo (puestazos, todos periodistas de postín) y el lío de gente al final no se ni a quien conocí.


El primero de todos Jjmerelo, lo reconocí nada más llegar. Sólo lo he visto una vez y fue en televisión, en Telecinco, es curioso los años que pierde uno al pasar de ir con traje a llevar camiseta y vaqueros. Un rato de charla informática con todo un catedrático no es moco de pavo, lástima que entre unas cosas y otras no dio tiempo a charlar más rato.

Mi "sobrino" Fermín va inmortalizando mientras comienzan a venir los asistentes a los flash shows y de pronto algo ilumina el local. No es que haya salido el sol, o los halógenos se hayan vuelto locos, es que por la puerta entraba... Bere Casillas.

La primera vez que lo veo en persona desde el año y pico que hace que nos conocemos, pero su carisma lo hace inconfundible, amén de la elegancia que rebosa.

Entra, saluda a unos y otros y se acerca a donde estaba yo. "Hombre, Bere, un honor" le digo apretándole la mano mientras impertérrito me miraba con cara de palo. "Este... que soy yo, Rafa, elrafa..." no se, lo mismo no me conoce. Y con el mismo rostro serio sentencia: "Ya se quien eres, perfectamente, pero después de un año nos vemos por primera vez... ¡¡Dame un abrazo, gilipollas!!" Foto de rigor (a ver si tiene un hueco y la sube que se comparta) y charla animada y relajada contando anécdotas y demás.

Ya está la cosa en marcha y el viaje ha merecido la pena: he "desvirtualizado" a Bere que se me resistía, las flash shows cojonudas, la cerveza gratis... genial todo.

Pero faltaba algo, evidentemente, y entra por la puerta Barrera. Cogiéndome del brazo me saca fuera del local y dirigiéndose a un pequeño grupo me presenta: "Mi amigo tiene una tienda de informática en un pueblo de Jaén, Alcalá la Real. Tiene un blog donde cuenta las anécdotas con sus clientes. Se lo han copiado, lo han traducido al inglés y se creó 'The It Crowd' ".

Con dos cojones.

En ese grupo estaba Ron, de Fogonazos, y una de las personas que más ganas tenía de concer en el MundoReal(tm): Wicho de Microsiervos.

Así charlando con unos y con otros iba pasando la noche hasta que nos cerraron el bar (pandilla de cierrabares) y echamos la última en un pub. Ahí poquito ya, la verdad, que uno tiene una edad, pero fue más que fructífera la charla con Omarhavana, fotógrafo cojonudo que regenta un restaurante en la mismísima Camboya. Se dice pronto.

No se puede decir que no exprimí el jueves al máximo, y con ganas de más me quedé. Sobre todo de conocer a Paco Olivares para que bendijera mi blackberry.

Aún queda la mañana de hoy de ponencias y presentaciones, pero el deber es el deber y tendré que volver a verlo por streaming. Que por cierto va de lujo.

¿Qué he aprendido en estas jornadas?

Primero que la gente que por internet es maja, en la vida real son mucho mejores. Segundo que la imagen del avatar tiene que ser de cuando uno tenía diez años menos y tercera y más importante: cuando hay cerveza de por medio, relajación de fin de jornada y buen ambiente la cosa se disfruta mil veces más.



¿Qué vamos a hacer cuando apaguen Internet?

Salud y suerte

sábado, 10 de abril de 2010

Excusatio non petita

... acusatio manifesta, que decían los romanos cuando hablaban así de raro. Va siendo hora de justificar esta sequía, este cuentagotas de artículos de los últimos tiempos.

Aunque "non petita" no es exactamente, ya que aproximadamente el 66% de mis lectores asiduos (Chache y Fran) me han reprochado últimamente el no escribir. Y como de bien nacido es ser agradecido, qué menos que una justificación antes de que procedan al abandono total de este ciber-recoveco.

Resumiendo mucho, mucho, mucho podríamos decir que la cosa está chunga.

Cosa, preciosa palabra que según el drae es "todo lo que tiene entidad ya sea corporal o espiritual, natural o artificial, real o abstracta".

La cosa del estudio la llevo a contrapié. Comienzo la práctica del bloque cuatro y ya ha salido publicado el bloque cinco, así que siempre me llevan una ventaja de dos o tres unidades. Teniendo en cuenta que estudio en los cuatro ratos que tengo libres en el taller (dos ratos a partir de ahora) y cuando llego a casa a las nueve o las diez de la noche después de haber salido a las ocho o las nueve de la mañana, es comprensible que tanto mi nivel de atención como el de interés estén bajo mínimos. Menos mal que ahí está el domingo sin fórmula uno, que me permite actualizar las prácticas y enviarlas antes de perder la contienda por abandono.

Si la cosa del estudio va a contrapié, la del pié va a contranatura. Es como Flashforward, si no va bien nos esperamos unos meses a ver si se nos ocurre algo mejor. Así que de seis en seis meses veo a mi traumatólogo. "A ver si se quita solo", seis meses después, "uy pues no, a ver con rehabilitación", seis meses después, "anda, pues tampoco, te voy a pedir unas pruebas"... y así sucesivamente. Si trabajara en una oficina detrás de un escritorio de ocho a tres no me importaría tanto, pero caramba, que hay días en los que no me siento (o me siento mal, por ende).

Y si la cosa de la rodilla va a contranatura, la de la naturaleza de mis ingresos es todo un contradios. Contraparafraseando (toma moreno) al anuncio de Ikea, "donde no caben dos, con suerte cabrá uno", así que me quedo yo solico al frente de la tienda, si para dos no da, a ver si para uno.

Pues esta es mi espiral de los últimos tiempos. Tengo más curro, más responsabilidad, más stress, más horas castigando la rodilla, más cansancio al llegar la noche... y por otro lado menos tiempo para escribir, estudiar, echar unas cañas... en fin, lo más preciso del mundo.

Aunque no todo van a ser penas. Aunque estos últimos siete años he estado trabajando aquí, en mi tienda, ahora lo veo todo diferente. Es "más mía", y eso se nota.

De momento estoy de papeleos, que no son pocos, a ver si en esta semana que empieza consigo tenerlo todo medio enjaretado y a partir de la siguiente a apretar los machos un poco más cada día.

Intentaré no dejar pasar las semanas sin comentar nada por aquí, que se está empezando a animar la tienda (inviernus horribilis) y comienzan las anécdotas, encontronazos y curiosidades de la relación cliente - humano.

Gracias por la paciencia y hasta muy pronto.

Salud y suerte.

PD.- Mientras seguiremos "Persiguiendo al Futuro"