miércoles, 26 de mayo de 2010

Al fondo a la derecha

Supongo que todos lo habréis acertado, al fondo a la derecha está el servicio. O al menos así debería ser.


¿Qué significa servicio? Pues depende del contexto: "Servicio completo 70€ más la cama", "me llevo la Hustler al servicio", "hoy no bebo que estoy de servicio", "este PC me ha hecho un gran servicio", "todo el día con el intenné es ser vicio-so".

Centrándonos un poco en el tema, cuando uno llega a una tienda de informática lo hace buscando un servicio, técnico para ser exactos. Se entra con un problema y se sale o se debería salir con una solución. Dicha solución puede ser económica, cara, física, lógica, sencilla, compleja, ... pero solución al fin y al cabo.

Tengo un cliente del que no suelo hablar en el blog. No por falta de anécdotas, sino por que necesitaría otro blog y contratar un servidor dedicado para ponerlas todas y cada una.

Un señor mayor, adinerado caprichoso venido a menos con aficiones de audio y vídeo bastante caras. Más de una sabrá ya a quien me refiero ;-)


El caso es que es rara la semana que no aparece. Para ponernos en situación os diré que tiene un equipo con sus diez añitos muy bien cumplidos y hace poco se compró una videocámara de gama alta y el Adobe Premiere. A mi no, evidentemente. A mi me pregunta, me repregunta, me hace sacarle doscientos presupuestos y vuelve al día siguiente con la cámara debajo del brazo para que se lo explique.

Vale, no me quejo, así tengo excusa para lavarme las manos. También es cierto que mi oferta de videocámaras ni es ni puede ser la misma que la de establecimiento fotográfico especializado.

El caso es que lleva meses con el mismo problema: la imagen le da saltos. "Cambia el equipo" le dije en varias ocasiones. Estás metiendo el motor de un dos caballos en el chasis de un Hummer 3, sólo con que arranque te puedes dar con un canto en los dientes.

Resumiendo: yo le doy un servicio que el buen hombre agradece comprando tres cartuchos al año y pagándolos en cómodas mensualidades.

"Arrieros somos", pensé, en breve tendrá que caer un equipo nuevo y ahí te las voy a meter todas.

Oh mísero de mi, oh infelice. No caí en la cuenta de que alguna gente toma lo de "servicio" al pié de la letra y lo utilizan como tal, un sitio donde uno llega angustiado, suelta toda su mierda y sale encantado y feliz tras escribir alguna gilipollez en la puerta.

Tras años y años aguantándolo, por que no hay otra palabra. Haciéndome consultas de temas que no me competen, perdiendo tiempo y dinero con él, sabiendo encima de todo que luego me critica por atrás pese a seguir viniendo para mostrarme su eterno agradecimiento entró ayer en la tienda nada más abrir por la tarde poniendo el grito en el cielo:

Cliente: ¡¡¡Me cago en la sota de bastos, en los cienmil hijos de san Luis, en la escalera que se sube a la cabra y en todo lo que se menea!!!
Yo: ..... (Abrí el notepad y comencé a escribir en silencio "El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro, el miedo lleva a la ira)
Cliente:¿Pues no que mi hermano me ha obligado a comprarme un ordenador en tal tienda?
Yo: ..... (, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti")
Cliente: Pero eso si, son unos pringaos y unos inútiles y torpes. No me han puesto nada de lo que yo quería, así que te lo voy a traer para que tu me lo configures en condiciones.
Yo: y una polla. El equipo no es mío, así que no puedo responder por él.
Cliente: Pues yo te lo traigo, y te pago lo que haga falta.
Yo: Estaría bueno, treinta euros la hora más cada licencia del software que te instale. Además me vas a firmar una autorización que presentarás donde lo compraste diciendo que renuncias a la garantía del equipo y me autorizas a manipularlo.
Cliente: No hay problema.

Cagüen, yo poniéndole las cosas difíciles y no hay manera. El equipo lo compró en un sitio de esos que te los dan precintados y con clave en el BIOS, así que sabía a ciencia cierta que sólo con tocarlo perdería la garantía. Se lo expliqué ya por las buenas pero nada, que me lo traía y se la sudaba la garantía. Lo peor es que para todo lo que lo quiere ha comprado un equipo de gama baja. Habrá que ponerle una gráfica buena en breve, ampliarle la ram, montarle un segundo disco duro, una controladora firewire... vamos, que le salía casi más barato comprarse un gama alta que apañar este.

Entonces reflexioné: Si le hubiera vendido yo un equipo de gama alta le hubiera sacado como mucho unos cien euros. No está mal, aunque evidentemente no podría cobrarle las primeras incidencias. Por otro lado si lo compra fuera si que le cobraría cada chuminá que se le ocurriera (que si este icono debería de estar a la derecha, que si la barra de herramientas de este programa está demasiado alta, ...) y con tres o cuatro de estás compensaría la no-venta. Amén de tener siempre el as en la manga de decirle "esto ya es fallo de un módulo de memoria, mejor lo llevas donde lo compraste que te lo cambien en garantía a ver si cuela."

Pero como en el fondo uno es bueno, ahí estoy con mi regomello. Por un lado le pueden dar mucho por culo, ¿Que quiere que le configure el correo? Pues pasando por caja primero. Pero por otro da cosilla ver como la gente tira el dinero tontamente. Que no se lo gaste en mí es una cosa, pero que lo tire es otra muy distinta.

He ahí la diferencia entre un buen servicio y otro normal. En el normal te puedes aliviar pero corres el riesgo de que no quede papel, mientras que en el bueno tienes papel de sobra, un señor en la puerta para pasártelo si hicera falta, percha en la puerta y cenicero.

Eso de tener una urgencia y no poder encontrar un servicio a mano se puede considerar "Siniestro Total".



Salud y suerte

PD.- La foto es de http://foro.lapandadelcentollo.com/consejitos-netbook-vf8-vt11012-vp160453.html

viernes, 21 de mayo de 2010

El tema del viernes

La viejas costumbres, al igual que los retortijones, son algo que termina volviendo tarde o temprano.

En este caso es el tema del viernes, esa hermosa costumbre que se perdió y hoy no me podido evitar traerla de vuelta.

Normalmente suelo buscar algún tema significativo de la semana. Algo que resuma más o menos mi estado de ánimo.

Unas veces toca Rock, otras algún tema pop más ligero, otras metaleo, ...

Esta semana he terminado de papeleos. Bueno, CASI he terminado, que esto de la burrocracia tiene más flecos que la moto de Peter Fonda en Easy Rider. Así que buscaba un tema que describiera mi estado actual que viene siendo estar hasta la po** (¿Se puede poner "polla" en blogger?) de papeles para arriba y para abajo, correos electrógenos a diestro y siniestro, madrugones para estar a las ocho en alguna oficina, etc...

Aunque sea darle una patada en los cojones al concepto "música" y tirar mi melomanía por los suelos, no he encontrado nada más apropiado que...



Salud y suerte

viernes, 14 de mayo de 2010

Tiembla Murphy, tiembla.

Como supongo que ya sabréis esta semana comienzo mi nueva andadura como autónomo a cargo de mi humilde tienda. No pocos papeles, correo, mensajes, llamadas, etc... han tenido que pasar para que esto ocurra, pero por fin parece que se ve un poco de luz al final de túnel.

En principio la cosa estaba clara: se liquida la cuenta con el proveedor (soy franquicia), me devuelven el aval de cuando se comenzó la relación comercial, se anula el mismo, se firma el nuevo y se remite. Por otro lado se van dando de alta y de baja el resto de papeles de seguridad social y recibos domiciliados y tras un par de días en el limbo empresarial.

Pero héteme aquí que si algo puede descornejarse, se descornejará, aunque no esté seguro de lo que significa exactamente.

Todo listo, preparado y sobre todo pagado. Y a tocateja, como los viejos. Ya está liquidado el saldo y ni debo ni me deben.

11/05/2010
Recibo un correo en el que me confirman que está todo averiguado y que me mandan el aval: un papel que tiene que estar en Jaén antes del viernes para anularlo y ese viernes firmar el nuevo.

12/05/2010
Esto no llega, me cachis. Bueno, me suelen repartir por las mañanas y por las tarde, así que llegará por la tarde. Como por suerte tengo trabajo pasa la jornada y a última hora veo que no tengo papel alguno.

13/05/2010
Llamo para preguntar por mi papelico, que por qué agencia lo han enviado para ver si lo pueden remitir a Jaén en lugar de traérmelo a mi y así me ahorro un paso. La respuesta que obtengo es que el papel aún está en Tarragona.

P'habernos matao.

Con toda la educación y paciencia que me queda, muy poca tengo que admitir, me pongo a repartir llamadas y correos a diestro y siniestro hasta que consigo que lo envíen a Jaén por hypermegaurgentísimo.

En teoría llegará al día siguiente (hoy viernes) antes de las 10. Les insisto mucho en la hora por que si a esa hora no está no puedo firmar nada y tendré que esperar otro mes. Me dicen que no me preocupe, que sin problema.

14/05/2010

Comienzo mi jornada laboral sin meterme en plena faena a la espera de salir a firmar a las diez.

Y pasa el tiempo... y nos dieron las diez y las diez y media... Llamo para confirmar la entrega en Jaén y desde la capital me dicen que nones, que allí no ha llegado nadie. Llamo y me confirman que ayer salió como urgente, para ser entregado antes de las diez.

Llamo al transporte que me confirma que está en reparto, pero en 19 horas, así que llegará a lo largo del día.

¡¡¡Tu put* madre 19 horas, a las 10 debería de haberse entregado!!!

"Anda, pues si, jeje, que fallo más tonto" me contesta la amable telefonista.

A los cinco minutos me llama para decirme que el repartidor ha tenido un problema y se le ha pinchado una rueda de la moto. Ahí paso de la ira más profunda al descojone extremo. "Mire señora, ¿Quiere usted una tienda de informática? Si quieres te doy las llaves que yo me voy al parque a echarle miguitas de pan a las palomas".

Una hora más tarde, a las once, por fin llega todo, se firma y en estos momentos está toda la documentación está firmada, sellada y camino de Tarragona.

¿Qué pasará ahora? ¿Abducirán la furgoneta de reparto? ¿Se fugará el chófer a lo "Dioni"?

Mientras espero con el alma en vilo a que llegue el lunes y con el la tranquilidad voy a seguir trabajando, que viene siendo el motivo principal de tanto embrollo.

Y luego dicen de Murphy, si hoy tiro un gato desde la ventana con una tostada de mantequilla en la espalda fijo que el gato cae hacia arriba y se come mi tostada en el tejado.

Salud y suerte.

PD.- Ains que agustico me he quedao ;-)

miércoles, 12 de mayo de 2010

El lado oscuro del mostrador

Dentro de mis nuevas obligaciones en la tienda está la de dedicarme a asuntos que antes no llevaba, concretamente a todo, todo y todo.

Y dentro de este todo que se va sobrellevando está el de hablar con los proveedores y comerciales.

Yo siempre he sido más de correo electrónico: te digo lo que quiero, me mandas una proforma y asunto zanjado. Pero hay proveedores de "informática" que siguen chapados a la antigua.

Como si de una ferretería se tratase entran carpeta en mano, te enseñan un hermoso muestrario de cartuchos, ratones, etc... y te cantan el precio cual camarero de chiringuito. No dejan más papel que la tarjeta de visita.

"Tu me llamas, me dices lo que quieres y yo te lo traigo cuando pase por aquí. Si te corre prisa te lo mando por mensajería pero tendrás que pagar los portes". Pues chachi.

Pues héteme aquí que de pronto me surge pedir unos tóner compatibles. El cliente me dice que le corre prisa y que sean compatibles, que originales no.

Llamo al proveedor nuevo a ver que tal.

Yo: Buenas, dime precios y disponibilidad del toner tal y cual en compatible.
Proveedor: Sape, sape, sape, ¿Ande vas con esas bullas? Ahora me pillas tomando café, pero luego tengo que pasar por casa y te lo miro.
Yo: Ah, hombre, perdona. Es que como son las seis y media de la tarde pensé que estarías currando.
Proveedor: Ciertamente, currando estoy, yo no paro nunca, ya sabes de aquí para allá...

Pasan las horas y a las ocho y cuarto me llama, me dice precios, llamo a mi cliente y me confirma el pedido "pero si están aquí mañana". No poblemo, si este tío no pasa por aquí que me lo saquen por la mañana para tenerlo a media tarde.

Tontico soy, que parezco novato.

Eso fue el lunes, así que el martes lo llamo a las diez (para no pillarlo desayunando).

Yo: Buenas, que soy yo. Échame dos tóner de los que te pedí ayer.
Proveedor: ¿Tú quien eres? ¿Qué quieres? ¿Qué tóner? Espérate que me pillas tomando café, ahora te llamo.

Y pasa la vida, pasaaa la viiiiiidaaaa ...

A eso de las doce del mediodía.

Proveedor: Buenas, ¿Me decías algo de un cartucho de qué?
Yo: No, dos tóner número taitantos, ya, aquí, hoy.
Proveedor: ¿Y qué más?
Yo: Nada, los tóner solo. Ayer no te los pude pedir por que me llamaste a las tantas para darme el precio, así que ahora simplemente envíamelos.
Proveedor: ¿Sólo eso? Es muy poco.
Yo: Seguro que si, pero el cliente los necesita y nunca te he comprado nada, así que me los mandas y si veo que van bien te digo pidiendo cosas.
Proveedor: Pues espérate entonces, por que para dos tóner no me pego el viaje a Alcalá. Ahora te llamo.

Pues mañana echada, estoy ya a punto de apagar los equipos y cerra para irme a comer cuando suena el teléfono.


Jefe de proveedor: Buenas, soy Perico el de los palotes, me ha dicho Proveedor que le has pedido sólo un par de tóner.
Yo: Pues sí, y además con la absurda intención de tenerlos aquí hoy mismo.
Jefe: Pero es que es muy poco, y te voy a tener que cobrar los portes.
Yo: Perfecto, me cobras lo que quieras, pero envíamelo ya que los necesito urgentemente.
Jefe: Vale, vale, como quieras. Pero que sepas que es una gilipollez y vas a perder dinero por la tontería de no querer pedir más.
Yo: No, si pedir no he pedido nada aún, y a este paso lo pediré a finales de agosto. Envíamelo ya pero ya, ya.

Cuelgo y antes de salir por la puerta vuelve a sonar el teléfono. Que le de mi dirección de correo que no la tienda. Tócate los huevos.

Esa misma tarde a eso de la siete vuelve a llamarme.

Jefe: Macho, que llevo llamándote toda la tarde y no hay manera de hablar contigo, el correo que me has dado está mal, me da fallo.
Yo: Es la primera vez que me llamas esta tarde, abro a las cinco, si has llamado antes es tu problema. Y el correo te lo dije bien, repítemelo por que te habrás confundido al anotarlo "con las prisas". (Nótese la ironía). De todos modos ya casi que no me mandes nada, pregunté por el tóner el lunes y ya está acabando el martes.

Confirmamos el correo y vuelve a llamarme a las ocho de la tarde.

Jefe: Tío, que no, que esto está mal. Apúntate el mío y me mandas uno que lo confirmemos.
Yo: Como usted quiera.

A las ocho y media me vuelve a llamar.

Jefe: Campeón, que no me ha llegado nada, eso es que tu correo está roto.
Yo: Si, pierde por el radiador, pero tiene la junta culata nueva.
Jefe: No se, pero no me ha entrado ningún correo tuyo.
Yo: A ver, con educación, que ya no quiero nada, gracias.
Jefe: Pero vamos a ver, ¿Me pides un tóner y ahora no lo quieres? Pues vaya.
Yo: Lo pedí ayer para tenerlo hoy como me juró y perjuró tu comercial el otro día, y mira a que alturas estamos y no tengo tóner.
Jefe: Pero es que es de tontos pedir tan poco.
Yo: Así somos los tontos, que perdemos el dinero haciendo pedidos chicos y el tiempo hablando por teléfono.

Y colgando me fui a casita.

Esta mañana para mi sorpresa vuelve a llamarme, me pregunta por el pedido y le digo que no me hace falta, que mi cliente me ha mandado ya a tomar por culo y me veo en la obligación de hacer lo propio con ellos.

Busco en mi lista de correos, localizo un proveedor de consumibles. Tiene los que yo quiero (un poquito más caros, pero apenas unos euros), me manda la proforma, ingreso hecho y me acaba de confirmar que han salido, así que esta tarde los tengo aquí.

Normalmente pido a mi proveedor habitual, por una herramienta web y sin problema. Cuando tengo que pedir algo fuera siempre me preguntan si quiero algo más para compensar portes y si digo que no pues me lo mandan tal cual y aquí paz y después gloria.

Comprendo que haya crisis, pero llamar tonto a un cliente por pedirte poco me parece una estrategia de ventas algo... arriesgada (por decirlo finamente).

Esto es lo que pasa cuando se da el salto de la luz al Lado Oscuro del mostrador


Salud y suerte

jueves, 6 de mayo de 2010

Subtitulost (III)

A falta de cuatro capítulos para el finale de la temporada y la serie al completo, y tras seis temporadas enteras poniendo subtítulos para los más apretados, los subtituleros de Lost siguen con ganas de cachondeo.

Por no esperar unos días todos nos descargamos Lost el miércoles por la mañana. Insisto en el meritazo que tienen y el respeto que se merecen los que se entretienen en ver el capítulo una y otra vez, traducirlo y escribir los subtítulos para que apenas unas horas después de su emisión lo tengamos disponible.

Y supongo que precisamente por eso, por el tiempo que tienen que invertir en tal empeño surge el sentido del humor a modo de respuesta y razón para tanto trabajo por amor al arte.

En el capítulo de esta semana han querido homenajear a Piratas del Caribe (supongo que ya que la Roca Negra se parece a la Perla Negra era referencia obligada):


Ya metidos en faena si a Jack lo rebautizamos tan anglosajonamente, que menos que con Locke hagamos lo propio pero en versión castiza:


A este paso terminarán traduciendo "Widmore" por "Milloneti".

Por cierto que aún no me he recuperado de este capítulo 14º, todavía llevo un paquete de kleenex en el bolsillo por si me acuerdo del submarino...

Salud y suerte.