martes, 26 de octubre de 2010

Mundo frikuno presenta: Posesión Demencial

Tiempo hacía ya que no veía una peli "de las mías". De esas que auparon la industria de latex hasta límites insospechados, en las que aunque aparezcan tres mil criaturas, sólo son dos actores dando vueltas alrededor de la cámara.

Hace poco estos ojitos de comer sopas tuvieron el placer de visionar "Posesión Demencial". Toda una "autofelatio" del infravalorado Bruce Campbell.

Si es cierto lo que dicen sobre que reirse de uno mismo alarga la vida, Campbell será el Matusalen de nuestros días.

Comienza la película como no podía ser de otra manera: unos adolescentes haciendo el gilipollas en un cementerio despiertan un mal oculto. En este caso es el dios chino del tofu. Parece ser que antiguamente hubo un accidente en la mina del pueblo donde quedaron sepultados todos los chinos que trabajaban allí como... chinos mismamente y se encomendaron a él buscando protección. Desde entonces ha permanecido oculto.

El chaval ve como única salida llamar a su hipermegachupihéroe: Bruce. Ya en Maniac Cop o Evil Dead (I, II y III) había demostrado su talento para acabar con los malos. Incluso en Spiderman servía las mesas del restaurante como nadie.

Pero héteme aquí que Bruce está en otros menesteres: divorciado, viviendo en una caravana y sin un duro. Es lo más opuesto a cualquier personaje de los que el chaval quería. Se escapa a la mínima de cambio, le toca el culo a la madre y si fuera un poco más patético hubiera nacido de plástico.

Pero como en toda buena película al final saca fuerzas de flaqueza y vence al malo a la vez que se queda con la chica.

Película escrita, dirigida y protagonizada por el propio Bruce (de hecho el título original es "My Name is Bruce"). Si Evil Dead ya era una parodia de las películas de terror de los 80's, esta es una reparodia en toda regla. No me hubiera extrañado que la titularan algo así como "Asusta como puedas".

El fondo musical merece un post aparte. Como en Algo Pasa con Mary tiene hasta sus músicos de cabecera que folklorean la historia.

Si antes me gustaba Bruce, ahora lo adoro. No solo no reniega del ámbito frikuno de sus películas sino que se enorgullece de ello. Se ríe, se parodia, se imita histriónicamente y se supera.

Si en Evil Dead lo vimos luchas contra su propia mano, en esta lo hace contra decenas de "miniBruces". Si salió del foso de El Ejército de las Tinieblas cuando el mago le devuelve su motosierra, en esta lucha con tupperwares de tofu.

Hay que verla. Al que no le guste este tipo de cine le parecerá una chorrada entretenida. Al que le guste disfrutará como un niño y saldrá disparado en busca de Maniac Cop o Trampa en la Luna para una maratón de aúpa.

Mientras tanto, deleitense con el trailes. Está en inglés, pero la "calidad" es la misma.



Salud y suerte