martes, 30 de octubre de 2012

Indiana Jones y la recuperación de la contraseña perdida


Las contraseñas son como los culos: cada uno tiene el suyo.

El problema es, en ambos casos, cuando se pierde. Pero pasemos de la metáfora culera, que daría lugar a demasiados juegos de palabras.

Todo empezó una fría tarde de octubre. Una clienta habitual (entrada en años, salida y vuelta a entrar) que usa el ordenador para charlar con sus amiguetes del imserso y poco más se topó de buenas a primeras con un mensaje acojonante: "Se ha intentado acceder a su cuenta y necesita ser verificada".

Tras explicarle que no es que nadie le tenga especial manía (yo no cuento, claro) sino que hay programas que se dedican a rastrear cuentas y, como si de una lotería se tratase, esta vez vez le ha tocado a ella; consigo que se tranquilice, pero inquietándome a mi más aún: "No, si mi hijo 'que es el que entiende' ha intentado recuperar la clave, pero no hay manera."

Con cara de giliflowers, como el captcha de la imagen, le pregunto qué es lo que ha hecho el hijo concretamente. Tras mil y una hipérboles, parábolas, circunloquios y rotondas de tres carriles la respuesta es clara: un mojón.

Con esto de la crisis, hay ocasiones en las que uno no tiene nada mejor que hacer que echar el rato en estos menesteres, así que ahí vamos, a la tarea de recuperar una contraseña de correo.Solicito la recuperación en el servidor y comenzamos a rellenar el formulario:

Yo: ¿Qué cuenta de correo pusísteis como reserva?
Clienta: Eso tu. Yo ninguna, que soy muy decente.
Yo: Vale, pasamos a la siguiente.

Yo: La pregunta de seguridad es "Lugar de nacimiento de mi madre"
Clienta: ¿De la tuya? Martos, ¿No?
Yo: No, tu madre!
Clienta: Oye, un respeto.
Yo: Qué dónde nació tu madre, pregunta esto.
Clienta: Bueno.... si murió hará ya veinte años!!
Yo: Si, pero nacería en algún sitio. A no ser, claro, que fuera como Gila o Mihura y tuviera que irse a nacer fuera por que su madre había salido de compras.
Clienta: Pues yo que se... en una cortijá...
Yo: Tienes que decirme lo que pusísteis como respuesta a la hora de dar de alta la cuenta.
Clienta: Pero si de eso hará ya más de siete años!!!
Yo: Tu madre, la madre que te parió, poca culpa tendrá la pobre, casi seguro que mantenía en aquellos tiempos su lugar de nacimiento.
Clienta: Pues yo que se, eso lo rellenó mi hijo, y nisiquiera llegó a conocerla.

Pasado el mal rato de la trajedia familiar prosigo con el botón de siguiente, que para sorpresa mía me deja pasar de página en lugar de darme una colleja.

Yo: Bien. Ahora necesito saber el asunto de alguno de los últimos correos que hayas enviado, el título. Será por ejemplo "fotos de las vacaciones" o "fotos del lugar de nacimiento de la madre que me trajo"
Clienta: Huyyyy, pues yo que se. Yo leo lo que me mandan y le doy a reenviar. Ya está.
Yo: Claro, y con ese volumen de intereactuación es normal que necesites recuperar la cuenta cuanto antes.

El botón de siguiente, sigue milagrosamente funcionando. Si me devuelve la clave probaré con la de Obama, fijo que cae al canto.

Yo: Bueno, seguimos. ¿A quién le has enviado los últimos correos? Todo esto a mi me la suda, sinceramente, pero el sistema tiene que comprobar que tu eres tu.
Clienta: Vale, vale. Pues no se... los últimos... a la Amparo, a Pepi la del Poncho y supongo que a Joaquín el calvo.
Yo: Cojonudo. ¿Sabes la dirección de correo? Tengo que poner la dirección, no como les llamaban en la escuela.
Clienta. Huy, pues no. Me se la de mi hijo, nosequé ochenta y seis punto com barra loquesea. Pero a ese no le escribo nunca, lo tengo al lado y sería de tontos.
Yo: de tontos o giliflowers como yo, nefesto.

Y nuevamente, cual puente sobre el río Kwai, el botón de siguiente se hunde y da paso a la siguiente pantalla: "Que ya si eso te mando un correo con lo que te averigüe, una vez hayamos confirmado los datos que nos envía".

Clienta: ¿Ya está? ¿Ya funciona?
Yo: Nada más lejos. Ahora tienen que confirmar la ingente cantidad de datos fidedignos que hemos proporcionado, comprobar que realmente coinciden con los de tu cuenta y en tal caso enviar una nueva contraseña.
Clienta: Bueno, entonces lo que hacemos es que te dejo el portátil y a ver si eres capaz de arreglarlo, que me tiene loca fallando cada dos por treintaysiete.

Y allá va, saliendo por la puerta, una clienta dudando de mi hombría reparadora.

Mientras yo me siento como Indiana Jones: tengo que recuperar un tesoro que el que lo enterró ya no está, el que tiene las pistas no sabe qué es, el que sabe el qué no sabe el como y el que sabe como no tiene ninguna de las informaciones anteriores y, precisamente por eso, a ver si "tiene cojones" de dar con él

Salud y suerte.

martes, 16 de octubre de 2012

De motor a arandela

Esto... ¿Me estás insinuando algo?Y no pregunto con maldad ni inquina, es por mera ignorancia.

¿De verdad piensas, iluso mandatario, ministrillo de lo que toque, leguleyo con más carnet de partido que sangre en las venas; de veras piensas que así podemos llegar lejos?

Los autónomos éramos hace no mucho "el motor de la economía". Pero a ver, distingamos. Una cooperativa que trabaja para una gran empresa y está formada por autónomos, no son autónomos. Serán pseudoasalariados o silimar. Un autónomo que tiene un "jefe" que le va indicando la cantidad que tiene que facturarle al mes tampoco, es otra cosa.

Entonces quedamos los autónomos autónomos. Los que cual supehéroe pasamos de una identidad secreta a otra: ahora jefe, ahora empresario, ahora encargado de mantenimiento, ahora encargado de la limpieza, ahora chico de los recados, ahora ejecutivo agresivo...

Los primeros ya se fueron diluyendo como lágrimas en el estiércol conforme se desinfló la burbuja pringándonos a todos. Los demás pues seguimos como seguimos: no comiendo tenemos para ir tirando.

Pero eso debe de ser indignante e inaudito!! Dónde se ha visto que un mindungui se gane la vida así como así, pasando por menos aros que el resto? Pues hala, zas en toda la boca y a subir el recargo de equivalencia. Y mola, por que entre otras cosas duermes más tranquilo sabiendo que estás cumpliendo tu deber como ciudadano pagando más impuestos. Pero claro, el fisco no te deja un tupper con lentejas cada mediodía debajo de la puerta. Y si los mermados márgenes tampoco... aquí empieza a fallar algo.

En estas nos las ingeniamos y nos dimos cuenta que quitando una tajá de chorizo en cada ración de lentejas, daba para comer un par de días más!!

Inauditooo!!!! Debieron pensar los que con creces demuestran que hace años no lo hacen. Así que a subir algún que otro impuesto. El módulo ese mismo, que seguro que estos mamones de los autónomos venden cuatro barras de pan y sólo facturan 2. No saben nada, centimillo a centimillo...

Y nuevamente zas, en todos los cojones (¿Se puede decir cojones en internet?)

¿Ahora qué? Tontos no somos, entre otras cosas por que ni a misnistro hemos llegado. Entonces... ¿Hasta donde estoy dispuesto a perder? ¿Hasta qué limite de estrujamiento puede sobrevivir un ser humano?

Y si, es cierto y lo repito y mantengo: merece mucho más la pena ser indio que leguleyo,  pero si por aquellos entonces ya me quejaba de que estaba todo chungo, ahora ya para que decir más.

Así que hemos pasado de ser el motor de la economía a ser una puta arandela (¿Se puede decir arandela en internet?). O ni eso. Si un autónomo no puede pagarse un sueldo, ¿A quién se lo va a pagar? Y si hay que chapar, ¿Dónde vamos, si éramos nosotros los empleadores?

Sólo nos queda seguir haciendo indio, y nunca mejor dicho. Que no nosquiten nuestras tierras, que las hemos trabajado.

Y dicho esto, para compensar los tacos (caca, teta, culo, pito, que agusto se queda uno) os dejo un vídeo de gatitos, para que se reestablezca el cosmos internetiano.



Salud y mucha, mucha suerte.

sábado, 13 de octubre de 2012

Mi clienta María

Hace unas pocas semanas entraron a la tienda una señora mayor (unos 60 años) acompañada por su hijo. Buscaban un portátil para ella.

Genial, me pareció. Últimamente estan dando varios cursos para mayores y son ya varios los que han venido para llevarse equipos y accesorios.

El caso de esta señora, doña María Ocaña Milla, era diferente. No estaba dando ningún curso, estaba aprendiendo sola con la ayuda de su hijo.

Y no sólo eso, no sólo estaba aprendiendo informática con más de seis décadas a sus espaldas, sino que apenas unos años atrás había aprendido a leer y escribir!

Pero tampoco es sólo eso. Es decir, es loable y envidiable que una señora aprenda a escribir a una edad en la que si lo hace es por puro gusto y no por necesidad. Mucho más de envidiar es ver como además sin miedo alguno se ha sentado delante de un ordenador y a aprendido a manejarlo.

Además de todo está terminando su tercer libro. Que se dice pronto. No quiero entrar en detalles sobre qué la movió a conseguir todo lo que está consiguiendo, el motivo es suyo personal, pero si puedo asegurar que no hay mejor causa para ello. En Hollywood se darían de hostias por conseguir una historia así.

El primer libro es autobiográfico, sobre las vivencias con un hijo que en paz descanse. El segundo es de recetas de las de toda la vida. Y el tercero pues no lo se, pero si puedo asegurar que me haré con él en cuanto lo tenga disponible.

 La sorpresa ha sido cuando esta mañana la veo entrar a la tienda a decirme que el equipo le iba genial, ya con eso me doy por satisfecho. Pero acto seguido ha sacado un ejemplar de su libro de recetas y me lo ha regalado, en agradecimiento. Un libro que, ya habéis leído, tiene merito no sólo por el contenido, si no por el mero hecho de existir.

Con un nudo en la garganta le he dado las gracias como buenamente he podido. Luego me he quedado mirando la tienda. Nota para mi: la próxima vez que me queje de que no puedo con algo, que cuesta mucho llevarlo adelante o me agobie de no poder sacar el trabajo, pinzaré mis genitales a la batería de un Hummeren marcha mientras me lastra calle arriba.

Este post va dedicado a María Ocaña con muchísimo cariño y deseándole lo mejor del mundo.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Sin cables no hay paraiso

Hace ya algún tiempo, dos o tres décadas, empezaban a aparecer en los hogares los primeros teléfonos inalámbricos, todo un prodigio de la ciencia-magia.
En aquellos tiempos tener dos teléfonos en casa era todo un indicativo de pudencia económica. El problema de estos teléfonos arcaicos es que se solía escuchar mejor la conversación del vecino que tenía un modelo similar que las propias.

Raro era el mes que no había que llamar a telefónica para que comprobara la línea, ya que no había forma de mantener una conversación con estos chismes. Pero claro, los teléfonos eran cosa de la compañía, y no se podía (o esa era la creencia popular) instalar uno ajeno a sus cuotas de alquiler. De manera que una vez el técnico confirmaba su visita, todos los teléfonos desaparecían quedando sólo el góndola o el modelo que tuviéramos conectado a la roseta.

"Esto va como la seda, señora, no veo problema alguno en la línea". Y claro, con el técnico ya fuera de la casa se volvía a conectar los inalámbricos y volvía todo a estar como antes.

De aquello, decía, hará ya alguna que otra década. Pero la maldición de los no-cables sigue estando ahí aún en nuestros días.

Por tercera vez consecutiva, por tercer sábado, llega un cliente al que no le va el internet. La primera vez tenía una pequeña amalgama de antivirus, uno encima de otro. La segunda no tenía nada. Se enciende, busca redes, introduzco la clave de mi wifi del taller y ahí está el tío navegando como si de un Pinzón se tratara.

Se prueba delante del cliente y se va satisfecho. La tercera vez ya es más mosqueante. Sobre todo por que NUNCA ha funcionado. "¿Pero tu lo viste aquí que iba, no?" - "Si, si aquí si, pero en casa nada".

Vuelvo a comprobarlo, va todo. Miro la lista de Wifis a las que se ha conectado y tiene unas 15. Caramba, no son pocas. Así que, con la mosca detrás de la oreja, sigo buscando por el pc hasta dar con una serie de drivers que no estaban cargados pero estaban dañados. Ralink nosecuantos, pero el tiene una wifi Intel. Mmmmmmm "A ver, hijo mido: con qué tarjeta te conectas tu a internet?" - "Pues con la mía, mira que la polla" - "Ya, y dónde está?"- "Pues en mi casa, mira que la polla. La tengo por fuera de la ventana para poder llegar a la red del centro social" (Y donde digo "centro social" me refiero a ya sabéis que) (si, al vecino) (al vecino suyo, que hay que decirlo todo).

Así que tras una hora y media esperando, vuelve con su  flamante tarjeta de red, con sus flamantes drivers para XP y su flamante portátil con Windows7 supermegaenterprise de 64 o 65 bits por lo menos. Actualización por aquí, descarga por allá y el equipo funcionando a las mil maravillas con sus dos tarjetas.

El se fue contento, pero sin dejar de comentar que "a ver si a la tercera va la vencida". Yo me quedé con la típica cara del gilipollas que cobró una reparación pero perdió tres días. Y el que lo acompañaba insistía en que si no daba con la tecla que no pasaba nada, lo llevarían a otro técnico.

Así que ¿De quién es la culpa? y lo que es peor ¿Por qué se fue pensando que el fallo había sido mío cuando le había  demostrado una y otra vez que el problema lo tenía en casa y no en el taller?

C'est la vie, que dicen los bárbaros del norte.

Usando la manida metáfora del taller de coches, nunca se me ocurriría llevar mi coche nuevo al taller quejándome de que no anda nada, y no comentarle ni por encima al mecánico que la caravana de cienmil millones de toneladas que lastra la tengo en casa.

Como los teléfonos: para diagnosticar un problema hay que verlo en su entorno habitual. Es más, si el problema se soluciona una vez quitas los elementos que lo causan al llamar al técnico... ¿Para que carajo lo llamas?

Y es que no vemos más allá de una decisión de no comprendemos, o de una señal que va sin cables. Cosas de meigas.

Salud y suerte.

viernes, 27 de abril de 2012

Emprende, me decían...

¿Sueñas con llegar a tener una expresión facial como la de la señora de esta foto que he cogido vilmente y sin preguntar de este blog?

Estupendo paréceme. Pero antes tienes que saber unas cuantas cosas.

Este post, para empezar, no será el típico de teletienda donde te contarán los 5 secretos que los peces gordos no quieren que sepas, ni los 10 trucos que los de wall street guardan en sus mangas, nisiquiera los 15 pasos para para desbancar a Bill Gates.

De hecho no tiene ni enlaces, más miserable no puede ser. En lugar de eso pondré este enlace genérico donde se resumen los saberes de la humanidad, y que cada perro ... pues eso.

Pero vayamos al grano. Corren malos tiempos para la lírica y para llegar a fin de mes en general. Seguro que se te ha pasado por la cabeza "emprender". Qué bonita palabra. Emprender. Una mezcla entre embestir y aprender, lamentablemente más cercana a endeudar y depender. Leerás por internet decenas de miles de trillones de blogs dedicados exclusivamente a emprendedores. Entre otras cosas te dirán eso de que los comienzos son difíciles, que hay que luchar y mucho para salir adelante y que al final verás tu esfuerzo recompensado. Nada que no se pueda aprender con cualquier película de Disney.

Te lo dirán con mejores o peores palabras, con más o menos citas a señores que se llaman raro (¿No existe ningún Jacinto Pérez que sepa de economía y empresas?) y en función de su poder de persuasión te arrepentirás antes o después. Pero te arrepentirás, eso fijo.

Con el criterio y acreditación que me confiere tener conexión a internet (más que suficiente para el 99% de los casos) aquí os dejaré, para que veáis que soy bueno y generoso, los cuatro modos de emprender que existen. De ellos hay sólo uno con el que es imposible triunfar, ¿Adivinas cual será el tuyo?

1º.- Modo Movistar
¿Habéis oído hablar de esta empresa? Seguro que si. Y seguro también que casi siempre mal, pero se la suda. Es movistar y punto. ¿Que tiene movistar que no tenga yo? Pues muchos amigos y muuuuucho más dinero. 
¿Estás dispuesto a perder chorrocientos millones al año con tal de conseguir un contrato que a los diez años te de chorrocientos por dos? Pues este es tu ejemplo.

2ª.- Modo Instagram
¿Tienes una idea genial? O mejor dicho, ¿Tienes más suerte que el que fotografió a la Pataki por el lado bueno? Pues sigue a esta empresa. Una idea... no diré original, pero similar a ponerle un palo a un caramelo. A simple vista es una gilipollez. ¿Realmente es un avance para la humanidad hacer fotos de un millón de megapíxeles y ponerle un filtro que parezca la polaroid de tu padre pero sin tener que soplar para que aparezca la foto?.
Pues básicamente eso es instagram. ¿Y dónde está la gracia? Pues en venderla a facebook por 1000 millones. Así redondeando.
Aquí entrarían también ejemplos como twitter. ¿Qué tiene twitter? Pues no se, pero mola. Tiene usuarios tan guapísimos como @elrafa, o tan serios y trabajadores como @BEEPalcala, y otros tantos millones de donnadies incluyendo algunos famosos. ¿Por qué triunfan si ya había cosas similares? Da igual, nunca volverá a ocurrir. 

3º.- Modo Apple
Este es una mezcla de los dos. Empieza casi sin nada, con las peras al aire (me moría por hacer el chiste!!!) y llega un momento en el que tiene más dinero que algún país que yo me sé. En ese punto puede hacer lo que le venga en gana. Fallar si quiere, probar cosas nuevas, experimentar. Si tiene suerte y toca pelotazo pues tanto para ellos y a bañarse cual tio Gilito en una piscina de duras monedas. Si no pues no hay problema, lo que se pierde es insignificante.

4º.- Modo persona humana
Este, lamentablemente, es el más habitual. Se comienza con los ahorros de toda una vida, unos trescientos euros con suerte. Igual que con la mafia, aquí la familia también es importante, así que se les saquea hasta que se den cuenta. Si no hay más remedio se acude a un banco.
El banco es una institución de lo más fetichista, y se quedará con tus calzoncillos de la suerte, los de los domingos, y a partir del segundo recibo hasta con los vueltos para aprovecharlos. Currarás como si no hubiera un mañana, pero tranquilo, si lo hay. No tienes más que ver las letras que tienes giradas a un mes. Y lo que es peor, se te caerá el pelo (literalmente hablando).

Ahora, ¿Quieres emprender? Si me preguntan a mi, y ya que el blog es mío lo hago, contestaría sin lugar a dudas que si. "Falso!, Judas!" pensaréis. Nada más lejos, o bucea más cerca si prefieres. Ahora, eso si, me pensaría seriamente en qué campo. Lo fácil es comenzar por lo que uno conoce, evidentemente, o domina, o es todo un referente mundial como en mi caso. Pero ya que te vas a dejar la vida en ello, hazlo con algo de cabeza. Además de para lucir brillo alopécico en las tardes de verano, sirve para pensar si realmente tu campo está sobreexplotado en tu zona, si tiene mercado, si aun no teniéndolo puedes crearlo, ... Te servirá para hacer de tripas corazón o de pollos plumas y montar una tienda de edredones que no hay ninguna en kilómetros a la redonda.

Te servirá, en resumen, para darte cuenta de que trabajar no es más que la forma de garantizarte unas buenas vacaciones, cierta tranquilidad económica, y rellenará ese hueco tan antiestético que tienes en las tarjetas de visita.

Y lo más importante, una vez sepas dónde y cómo te vas a meter, arráncate la cabeza, la de arriba. No hay nada peor que ver negocios que cierran en apenas unos meses. Olvídate de todo lo que has aprendido, estudiado, escuchado, leído, robado, lo que sea. Es tu negocio, tu emprendición, y que no te la quite una mala tarde. Si lo has hecho todo bien y le has dado a la cabeza más uso que el de recepcionar deposiciones palomiles te dará tus merecidos beneficios. Obviamente desaparecerán en la siguiente recesión, pero es lo de menos.

Sobre todo no te quejes. ¿No te ha ido bien tu empresa de neveras en Alaska? ¿Seguro que es por que los alaskeños no tienen ni idea ni saben apreciar tu arte? Siempre puedes usar el comodín del publico y montar un burdel, quitando el Vaticano por razones que no entran al caso triunfarías en cada rincón del planeta.

Esta es la vida del emprendedor. Uno de cada mil llegará lejos, otros más lejos (Alemania, Laponia, ...) Otros se dedicarán a dar charlas para que el resto emprenda. Lo que está claro es que hagas lo que hagas será sólo y exclusivamente tuyo, como un hijo. Y no hay nada más bonito en este mundo que la sonrisa de un niño o el último recibo de la hipoteca.

 Ahora a disfrutar del fin de semana y del puente los que puedan. ¿Quién sabe? Lo mismo te da por pensar y decides montar ese bisnis al que le llevas dando vueltas años y entonces será tu último puente.

viernes, 23 de marzo de 2012

De guruses

Mucho estoy leyendo últimamente (maldito tiempo libre) sobre proyección de tu empresa en redes sociales, consejos para darle visibilidad a tu blog, potenciar tus ventas a través de twitter, posicionar tu página web, etc...

Y como suele pasar en estos casos, de primeras se agobia uno. Información a raudales, consejos doy, manzanas vendo. Algunos actualizan el marketing mix a la redes sociales, dospuntocerizan ideas que no por viejas son menos válidas. Otros inauguran una nueva religión, un nuevo concepto que no es otro que el anterior pero cambiándole cuatro palabras.

Al final llega un momento en el que te das cuenta que todo lo que lees es más de lo mismo.

Para vender algo (sea un producto, una marca, el personal branding de los cojones, una caja de cerillas, acciones de tu empresa, la idea del ahorro de energía, ...) se necesitan tres cosas: que sea atractivo, accesible y asequible.

Si me apuras selecciona de dos en dos, no hace falta el kit completo. Tienes gente haciendo cola desde las taitantas de la mañana para adquirir el nuevo iPad, que es atractivo, relativamente asequible y poco accesible teniendo el cuenta la cola y el madrugón.

Vale, tienes razón, no se puede vender una marca personal como un yogur hacendado ni un iPad. ¿De verdad?

¿Por qué la peña visita tu blog? Pues por los motivos anteriores:

-Es atractivo tanto en su aspecto gráfico  como por la información y regularidad con la que se ofrece (vale, este no, pero otros molan de que te cagas)

-Es asequible, bien ordenado puedes llegar a la información que te interesa en pocos segundos y no pierdes media mañana leyendo gilipolleces (vale, este no, pero otros molan de que te cagas)

-Es accesible, de hecho está ahí en medio de esa era que llamamos intenné. Ya si tiene un dominio propio, corto y recordable mejor que mejor. No como algunos blogs que mezclan letras y números en su dirección a la que hay que añadir después el blogspot y el .com más el nuevo .es haciendo una odisea encontrarlo de primeras (vale, vale).

Te preguntarás ¿Me estás llamando tonto o algo así? Evidentemente no, por que si estás aquí es por que eres amigo, familiar o acreedor ya que este blog no cumple ninguno de los requisitos anteriores.

Estos conceptos se van desarrollando en todas las gurusidades que lees por ahí. Dando lugar a peregrinas perogrulladas que harían temblar al mismísimo capitán Obvius.

 Te dicen que no temas a los trolleos y críticas, que las encajes con bolillos si hace falta y las vuelvas en tu favor. Eso te lo enseñan en el patio de la escuela. Si viene uno y te pega una hostia tienes dos opciones, le das una más grande y te ganas el respeto (niños, no intentéis nunca esto) o bien le sueltas una milonga del tipo "no voy a pelearme contigo por que soy más adulto y....)


Hacen siempre hincapié en la regularidad de tus píldoras de información. Lección que no se aprende por cabeza ajena, sino a base de vino del terreno. Métete entre pecho y espalda litro y medio en una sentada y comprenderás la importancia de dosificar las cosas. Tanto por exceso como por defecto. Igual de malo es beberse hasta el agua de los floreros en una noche y perjurar que no volverás a catar en años que no beber más que en las fiestas de guardar (con lo aburrida que es la gente sobria).

Sobra decir que el contenido de tu blog, página, twitter, etc... debe ser interesante para el lector. ¿A que no habías caído en eso? Pero... ¿Qué es interesante para el lector? Si rebuscas por los interneses tienes blogs para todos los gustos y colores. Así que no te procupes, no tienes que adaptar el blog a tus lectores, sino cambiar de lectores. Suena duro y frío, pero así es. Tal vez no consigas que te siga tal o cual persona que te llenaría de orgullo y satisfacción, pero lo harán otros muchos que compartan tus intereses. Aunque tus intereses sean joder a ese que no te sigue y seáis legión.

En resumen:

1.-Se tu mismo (si no encuentras a nadie mejor a quien robarle las ideas, claro)
2.-Intenta hacerlo con un mínimo de orden (¿hace cuanto que no etiqueto un post?)3.-Cuida tu lenguaje, pero lo justo. Por mucho que lo niegue, hasta el más elitista sonríe en la intimidad con el perro mistetas.
4.-Habla de lo que te salga de los cojones/ovarios o genital equivalente. Si hasta el perro mistetas tiene página en Facebook!!!

¿Por qué el puto perro tiene tanto éxito? Por que es atractivo (dice teta, ¿Qué más se puede pedir?) es accesible (desde que tienes cuatro años lo estás escuchando sin variación alguna) y es asequible, tanto que hasta un gurú dospuntocero sería capaz de memorizarlo contarlo con relativa gracia en algún sarao.

Y aquí termina esta tesis doctoral digna de un gurú como yo: tengo gafas de pasta, barba, estoy calvete, me sobran unos kilillos (grametes diría yo) y voy siempre en camiseta. De libro, hoygan!!

miércoles, 22 de febrero de 2012

Esto es una web de enlaces

Esta página se une a la iniciativa de Hacktivistas denominada Wertdeenlaces.net:

Se ha elegido una obra con copyright de un socio de la SGAE, se ha enlazado su obra sin su permiso, y se accede a ser denunciado por el creador ante la comisión del ministerio de cultura encargada sin proceso judicial de tramitar las denuncias de la llamada Ley Sinde-Wert.

A partir del 1 de marzo (día en que entra en vigor la ley), el autor presentará una denuncia a la comisión incluyendo a todas las páginas que hayamos enlazado su obra. Tienes más detalles y explicaciones sobre la acción en las preguntas frecuentes de la página.
A continuación, el enlace:
labioswert Bájame

martes, 14 de febrero de 2012

...echamos la puta al río.

Quizás no sea muy bien hablado por aquí, pero no se me ocurre otra expresión que resuma mejor el concepto: o follamos todos o echamos la puta al río.

Lo que no es razonable es que algunos estén al borde de la "muerte por kiki" y otros gasten sus ahorros en camas, sábanas de papel y condones con sabor a traición.

¿Envidia? Ni mucho menos. Cada uno que actúe según sus convicciones, sus principios, sus creencias o sus santos cojones. Pero eso si, a la hora de pagar la cuenta que la saquen desglosada y cada uno apoquine su parte. Sin distinciones. Me da igual que sea primo, amigo o cuñado, que seas público o privado, que seas de aquí o hayas venido andando.

¿Es lógico que se fume impunemente en algunos pubs mientras otros pierden clientela por cumplir la ley?
¿Es lógico que locales públicos y oficiales realicen las mismas actividades por las que a privados se penalizan?
¿Es lógico premiar un día a un referente de la cultura local y al siguiente pisarle el cuello?

Lo que parece que es lógico es cortar las cabezas que sobresalen. "Aquel es mejor, hace más cosas que todos nosotros juntos, ¿Le imitamos para ser mejores? - De eso nada, que cuesta trabajo, dinero y quebraderos de cabeza. Mejor lo mandamos a buscar espárragos."

Esto sólo lleva a la espiral de siempre. Aquí no se hace nunca nada. Cuando se hace nadie asiste. Cuando asiste se destroza. Cuando se destroza aquí no se hace nunca nada.

Pero eso sí, no haremos nada mientras fumamos, cerramos a la hora que nos sale de los huevos, molestamos a todo el vecindario, hinchamos de alcohol a los menores, ...

Luego caeremos en la cuenta de que una buena biblioteca o filmoteca es mejor herencia para nuestro hijos que una cirrosis.

Por un acceso libre y universal a la cultura. Por la música, los conciertos, los cortos, el cine, la literatura. Por la tertulia, los colegas, la camaradería. Por las lecturas de relatos, los cuentacuentos de etnosur. Por las exposiciones de fotos, los carteles de la feria. Por la iniciativa, por la apuesta cultural, por arriesgarse, por el sacrificio. Por todo eso y mucho más...

martes, 31 de enero de 2012

El Pincho

Nueva entrada en mi blog de 1001medios.



"Pincho", además de este majete personaje de los fruitis, es una de las palabras junto a "cosa", "pollas" y "aquellodeallí" que más acepciones tiene en castellano. Es más, en Perú se usa como sinónimo de pene, si es que al final va todo al mismo sitio.







Seguir leyendo...

jueves, 26 de enero de 2012

Nunca dejarás de impresionarme

Nueva entrada en mi blog de 1001medios.



Si hay algo que poco ha cambiado (de carcasa para afuera) en los últimos años, han sido sin duda las impresoras. Por haber hay tantos tipos como tipos de impresión.

Seguir leyendo...

domingo, 22 de enero de 2012

La Agencia

Nuevo relato (tras meses de sequía) publicado en el blog de Entre Aldonzas y Alonsos.



La Agencia


“¡¿200 € por este mono de albañil?! Si ni siquiera se ve usado”- Le dijo al tendero andrajoso que se agazapaba tras el puesto - “Señor, es lo único que hay, no queda más. Tiene restos de yeso, escayola y está rociado para oler como si no se hubiera lavado en un mes. Tal y como están las cosas es lo mejor que puedo ofrecerle.”





Seguir leyendo...

miércoles, 11 de enero de 2012

Colega, ¿Dónde está mi dinero?

Entre los recortes, la crisis, las noticias pésimas de economía y un reciente minidebate a raiz de la concesión de subvenciones a empresas de lo más solvente en Alcalá, me pregunto: ¿Colega, dónde está mi dinero?

Sigamos el ciclo del dinero:

Yo tengo el mío, aunque casi tengo más pelo en la cabeza que pelas en el banco.

Para yo tenerlo tengo que vender, ergo los clientes son los que tienen que tener ese dinero. Para que los tenga tienen que cobrar, evidentemente, de sus respectivos trabajos.

Para cobrar el salario sus empresas deben de ir bien y no gastar el dinero en chuminás. Y para que vayan bien tienen que tener liquidez que pueden conseguir ahorrando (¿Qué es eso?) o bien por prestamos, pólizas, etc...

¿Quien le da esos préstamos? Pues los bancos de turno o el ICO. Para que los den los primeros tienen que tener a su vez (no dejan de ser una empresa normal y corriente, pero más cabritos) liquidez, que consiguen con la operaciones que hacen con el dinero mío, de mis clientes y de sus empresas. Para que lo den los segundos tienen que partir de un buen fondo que consiguen con mis impuestos, los de mis clientes y los de sus empresas.

¿Dónde quiero llegar con todo esto? Ni puta idea, por que pensaba que sería más corto.

Pero pensándolo bien: el dinero es como el agua. Tener un estanque le viene bien al dueño de la finca, pero tener un río beneficia a todo lo que haya junto a su cauce.

Si los estados le dan dinero a los bancos, pero no estos no se lo dan a la gente no hacemos nada. Sin créditos no tienen liquidez a las empresas, no pagan y si no se tiene no se puede gastar en un ordenador nuevo.

 Pero... ¿Qué pasaría si el dinero llegara directamente a las familias? Pues que tendrían un buen remanente a final de mes y podrían gastar mucho más. Mi tienda iría mejor, y por tanto mis proveedores, sus gestorías, ... Todos tendríamos más, por lo que pagaríamos más impuestos y habría más dinero en los bancos.

Con esos impuestos y ese dinero en los bancos se podrían financiar préstamos, hipotecas, obras, .... crecimiento, al fin y al cabo. Y ese crecimiento daría más dinero que daría más impuestos que daría...

Igual que el agua. Si dejas la nieve en el pico de la montaña ahí se queda hasta que vaya muriendo. Si dejas que fluya ese agua pasará por toda la falda de la montaña (si no hablo de faldas reviento, viejo verde que estoy hecho), pasará por los pueblos que haya en su pié, llegará al mar y ahí se evaporará y volverá renovada al pico de la montaña.

Quizás quede como una teoría de lo más infantil. Pero hierve la sangre leer a diario como los ejecutivos de tal o cual banco se han llevado una prima al huerto, que las subvención de tal cosa se ha invertido en putas y coca (sin invitar, que eso es lo peor del tema) y que se vigila más el agua que tiene que evaporarse para volver a la montaña que la que debería de estar deshelándose.

Hala, ahí queda la reflexión. Tan seria e infrecuente en este blog que estoy empezando a preocuparte. ¿Me estaré haciendo mayor?

Salud y suerte