viernes, 27 de abril de 2012

Emprende, me decían...

¿Sueñas con llegar a tener una expresión facial como la de la señora de esta foto que he cogido vilmente y sin preguntar de este blog?

Estupendo paréceme. Pero antes tienes que saber unas cuantas cosas.

Este post, para empezar, no será el típico de teletienda donde te contarán los 5 secretos que los peces gordos no quieren que sepas, ni los 10 trucos que los de wall street guardan en sus mangas, nisiquiera los 15 pasos para para desbancar a Bill Gates.

De hecho no tiene ni enlaces, más miserable no puede ser. En lugar de eso pondré este enlace genérico donde se resumen los saberes de la humanidad, y que cada perro ... pues eso.

Pero vayamos al grano. Corren malos tiempos para la lírica y para llegar a fin de mes en general. Seguro que se te ha pasado por la cabeza "emprender". Qué bonita palabra. Emprender. Una mezcla entre embestir y aprender, lamentablemente más cercana a endeudar y depender. Leerás por internet decenas de miles de trillones de blogs dedicados exclusivamente a emprendedores. Entre otras cosas te dirán eso de que los comienzos son difíciles, que hay que luchar y mucho para salir adelante y que al final verás tu esfuerzo recompensado. Nada que no se pueda aprender con cualquier película de Disney.

Te lo dirán con mejores o peores palabras, con más o menos citas a señores que se llaman raro (¿No existe ningún Jacinto Pérez que sepa de economía y empresas?) y en función de su poder de persuasión te arrepentirás antes o después. Pero te arrepentirás, eso fijo.

Con el criterio y acreditación que me confiere tener conexión a internet (más que suficiente para el 99% de los casos) aquí os dejaré, para que veáis que soy bueno y generoso, los cuatro modos de emprender que existen. De ellos hay sólo uno con el que es imposible triunfar, ¿Adivinas cual será el tuyo?

1º.- Modo Movistar
¿Habéis oído hablar de esta empresa? Seguro que si. Y seguro también que casi siempre mal, pero se la suda. Es movistar y punto. ¿Que tiene movistar que no tenga yo? Pues muchos amigos y muuuuucho más dinero. 
¿Estás dispuesto a perder chorrocientos millones al año con tal de conseguir un contrato que a los diez años te de chorrocientos por dos? Pues este es tu ejemplo.

2ª.- Modo Instagram
¿Tienes una idea genial? O mejor dicho, ¿Tienes más suerte que el que fotografió a la Pataki por el lado bueno? Pues sigue a esta empresa. Una idea... no diré original, pero similar a ponerle un palo a un caramelo. A simple vista es una gilipollez. ¿Realmente es un avance para la humanidad hacer fotos de un millón de megapíxeles y ponerle un filtro que parezca la polaroid de tu padre pero sin tener que soplar para que aparezca la foto?.
Pues básicamente eso es instagram. ¿Y dónde está la gracia? Pues en venderla a facebook por 1000 millones. Así redondeando.
Aquí entrarían también ejemplos como twitter. ¿Qué tiene twitter? Pues no se, pero mola. Tiene usuarios tan guapísimos como @elrafa, o tan serios y trabajadores como @BEEPalcala, y otros tantos millones de donnadies incluyendo algunos famosos. ¿Por qué triunfan si ya había cosas similares? Da igual, nunca volverá a ocurrir. 

3º.- Modo Apple
Este es una mezcla de los dos. Empieza casi sin nada, con las peras al aire (me moría por hacer el chiste!!!) y llega un momento en el que tiene más dinero que algún país que yo me sé. En ese punto puede hacer lo que le venga en gana. Fallar si quiere, probar cosas nuevas, experimentar. Si tiene suerte y toca pelotazo pues tanto para ellos y a bañarse cual tio Gilito en una piscina de duras monedas. Si no pues no hay problema, lo que se pierde es insignificante.

4º.- Modo persona humana
Este, lamentablemente, es el más habitual. Se comienza con los ahorros de toda una vida, unos trescientos euros con suerte. Igual que con la mafia, aquí la familia también es importante, así que se les saquea hasta que se den cuenta. Si no hay más remedio se acude a un banco.
El banco es una institución de lo más fetichista, y se quedará con tus calzoncillos de la suerte, los de los domingos, y a partir del segundo recibo hasta con los vueltos para aprovecharlos. Currarás como si no hubiera un mañana, pero tranquilo, si lo hay. No tienes más que ver las letras que tienes giradas a un mes. Y lo que es peor, se te caerá el pelo (literalmente hablando).

Ahora, ¿Quieres emprender? Si me preguntan a mi, y ya que el blog es mío lo hago, contestaría sin lugar a dudas que si. "Falso!, Judas!" pensaréis. Nada más lejos, o bucea más cerca si prefieres. Ahora, eso si, me pensaría seriamente en qué campo. Lo fácil es comenzar por lo que uno conoce, evidentemente, o domina, o es todo un referente mundial como en mi caso. Pero ya que te vas a dejar la vida en ello, hazlo con algo de cabeza. Además de para lucir brillo alopécico en las tardes de verano, sirve para pensar si realmente tu campo está sobreexplotado en tu zona, si tiene mercado, si aun no teniéndolo puedes crearlo, ... Te servirá para hacer de tripas corazón o de pollos plumas y montar una tienda de edredones que no hay ninguna en kilómetros a la redonda.

Te servirá, en resumen, para darte cuenta de que trabajar no es más que la forma de garantizarte unas buenas vacaciones, cierta tranquilidad económica, y rellenará ese hueco tan antiestético que tienes en las tarjetas de visita.

Y lo más importante, una vez sepas dónde y cómo te vas a meter, arráncate la cabeza, la de arriba. No hay nada peor que ver negocios que cierran en apenas unos meses. Olvídate de todo lo que has aprendido, estudiado, escuchado, leído, robado, lo que sea. Es tu negocio, tu emprendición, y que no te la quite una mala tarde. Si lo has hecho todo bien y le has dado a la cabeza más uso que el de recepcionar deposiciones palomiles te dará tus merecidos beneficios. Obviamente desaparecerán en la siguiente recesión, pero es lo de menos.

Sobre todo no te quejes. ¿No te ha ido bien tu empresa de neveras en Alaska? ¿Seguro que es por que los alaskeños no tienen ni idea ni saben apreciar tu arte? Siempre puedes usar el comodín del publico y montar un burdel, quitando el Vaticano por razones que no entran al caso triunfarías en cada rincón del planeta.

Esta es la vida del emprendedor. Uno de cada mil llegará lejos, otros más lejos (Alemania, Laponia, ...) Otros se dedicarán a dar charlas para que el resto emprenda. Lo que está claro es que hagas lo que hagas será sólo y exclusivamente tuyo, como un hijo. Y no hay nada más bonito en este mundo que la sonrisa de un niño o el último recibo de la hipoteca.

 Ahora a disfrutar del fin de semana y del puente los que puedan. ¿Quién sabe? Lo mismo te da por pensar y decides montar ese bisnis al que le llevas dando vueltas años y entonces será tu último puente.

2 comentarios:

Begoña dijo...

Jolín, me estás acojonando un poco, o alertando, no sé... otro hijo más...

ruyelcid dijo...

Un día me levanté, ya casi acabando mi clase de Comentario de Texto y me fue hacía la profesora y le dije: "Puri, ¿Qué significa pseudotecnocrático?" - Qué joven y despreocupado era yo entonces.
Como siempre me encanta "lo que cantas".
¡Ah, Enhoruabuena; ha sido usted premiado con un PREMIO LIEBSTER!