viernes, 20 de diciembre de 2013

Escrotos: ¿Rascamiento o Masaje? (a debate de aniversario)

Esta semana se cumple el 7º aniversario de este blog. Ahí es ná. 7 años de frecuencia irregular rozando el abandono. Pero 7 años cumpliendo con su misión de desfogue y liberación.

Y este es precisamente el tema que vamos a debatir, a petición de un querido seguidor y de miles de enemigos si les hubiera preguntado:

Escrotos: ¿Rascamiento o Masaje?

El tema no es ni mucho menos trivial, mundano o escatológico. Hay que mirar más allá del escroto... Digo, hay que mirar más allá de la simple expresión y extraer lo que cada acción simboliza.

Rascar. (Del lat. *rasicāre, raer, de rasus).
1. tr. Refregar o frotar fuertemente la piel con algo agudo o áspero, y por lo regular con las uñas. U. t. c. prnl.
2. tr. arañar (‖ raspar, herir ligeramente con las uñas).
3. tr. Limpiar algo con un rascador o una rasqueta.
4. tr. Producir sonido estridente al tocar con el arco un instrumento de cuerda.
5. tr. coloq. Ven. embriagar (‖ causar embriaguez). U. t. c. prnl.
6. prnl. coloq. Ur. haraganear.

Masaje. (Del fr. massage).
1. m. Operación consistente en presionar, frotar o golpear rítmicamente y con intensidad adecuada determinadas regiones del cuerpo, principalmente las masas musculares, con fines terapéuticos, deportivos, estéticos, etc.


Decía antes, por si alguien se ha desorientado, que han sido muchos los altibajos en la frecuencia de actualizaciones de este blog. Unas épocas en blanco fueron obligadas por el trabajo y la falta de tiempo, y otras simplemente por no ocurrírseme nada. Podría decirse que, a nivel bloguero, esos lapsos de tiempo los dediqué a tocarme los cojones. Pero, y aquí comienza el debate: ¿Cuando te tocas los cojones utilizas rascamiento o masaje?

El rascamiento, o rascación, es algo rápido, se hace casi sin ganas y con el único propósito de aliviar alguna molestia. Cuando uno se rasca los cojones, realmente no está haciendo nada. Pero nada de nada, ni descansar. Es como si aprovechas las vacaciones para sentarte en una silla a verte crecer las uñas. Cosa que por otro lado te ayudará a rascarte mejor y así entramos en un bucle infinito.

Sin embargo, la gente que tiende al masaje si que aprovecha esos ratos muertos. Un masaje repara, relaja, desestresa, desmalafollea (¿se dirá así?). Es como si aprovechas las vacaciones para ponerte al día con los cuatro libros que tienes a medio empezar, terminas las dos temporadas que quedaban de tu serie favorita o, por ejemplo, te pegas una buena ducha aunque no sea el día de la virgen ni te haga falta.

En mi caso, por ejemplo, el tocamiento cojonal durante la escasez de actualizaciones en este santo blog, podría incluirse en la categoría de masaje. He actualizado más o menos regularmente el blog serio, he estudiado (a la vejez viruelas), y he tratado de,con éxito por ahora, mantener la tienda funcional.

Pocos han sido los ratos de rascamiento genital. Algún domingo que otro, para que engañarnos. Pero pocos en su mayoría.

Y ahí queda abierto este intenso debate:
¿Descansas u holgazaneas? ¿Repones o agotas? ¿Renaces o te dejas morir? ¿Reseteas o te apagas?
o lo que es lo mismo: ¿Rascamiento o masaje?


Salud y suerte.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Twitter y los #25dispositivos

Tras casi 7 años con twitter como herramienta impecable, ha pasado lo que tenía que pasar: comienzan los problemas.
En este caso centralizada en la app Twitter para Android.
El error en cuestión saluda al respetable a la hora de configurar las notificaciones en forma  de "no puedes adjuntar más de 25 dispositivos a tu cuenta".
Y no es moco de pavo (típico de estas fechas). No sólo es una putada entrar en teitter para android y ver que hace que 2 horas un cliente preguntó por tal o cual artículo.  Quizás lo hubiera podido leer a tiempo o quizás no, pero perder la inmediatez es perder mucho.
Lo más sangrante es pensar;: ¿Dónde están mis 25 dispositivos?  ¿Dónde los gestiono?
Supongo que cada cambio de firmware en el móvil lo contabiliza como un nuevo dispositivo.  Facebook mantiene la información del inicio de sesión donde puedes ver desde dónde te has logeado. En twitter no he conseguido localizar esa información.
¿Que hacemos entonces?  Poca cosa. Twitter te dice poco más o menos que apagues y vuelvas a encender. Google lo mismo o ni eso.
Asi que propongo,  desde el día de hoy, que todos los damnificados publiquéis un twit al dia para @twitter_es preguntándole si lo han resuelto con el hastag  #25 dispositivos.
Es simple y tal vez si todos lo hacemos lleguemos a conseguir algo.
Este post se irá actualizando conforme lleguen noticias nuevas sobre la resolución.  Hasta entonces nos vemos por las redes! (Aunque si veis que en twitter tardo en contestaros no será culpa mía)
Salud y suerte.


 

jueves, 21 de noviembre de 2013

¿No es país para tontos?

La navidad está a la vuelta de la esquina y los afiladores de las campanillas de la registradora trabajan más que el que pone en hora el peluco de la Puerta del Sol. O incluso más que el dentista de Raphael para el anuncio de la lotería.

Y eso es bueno, se espera un pequeño resarcimiento a modo de arremate de un año nefasto y sería absurdo no intentar sacarle el máximo partido. Los que no podemos hacer mucho tratamos de tener un escaparate de lo más vistoso y con artículos llamativos. Así como exprimir lo máximo las redes sociales y el boca a boca a falta de parné para un anuncio televisivo.

Los "grandes" echan los restos con más o menos fortuna en televisión, prensa, radio, ... Explotando lo propio de estas fechas que se nos vienen encima: las vacaciones, el regreso a casa, la felicidad en familia, la solidaridad, la ilusión, las propuestas de mejora, la esperanza de un nuevo comienzo y demás paparruchas.

¿Todos? No. Una gran empresa que lo mismo te vende un cepillo de dientes recargable que un iPad se ha decantado por tirar a dar, donde más duelo. ¿Habrá sido sin mala intención? ¿Quizás yo lo he malinterpretado? ¿Hay malicia en mis opiniones? ¿Me quedaba mejor la barba larga? ¿De qué cojones estoy hablando?

Gallifante para el que haya reconocido a los amigos de Mensa, para los demás sólo recordar el eslogan con el que quieren conquistarnos en estas potitas fechas: No es país para tontos.

Y se quedan así tan anchos. ¿Ningún directivo se ha parado a pensar que, más allá del chiste fácil, la afirmación no puede estar más lejos de la realidad? Lamentablemente esa realidad es completamente opuestas: no es país para listos. De ahí que estén casi todos (mejorando lo presente) saliendo por patas de la piel de toro en pos de una teta de vaca que les de para comer alguna que otra vez al día. Y no son pocos, son 9 de cada 10 emigrantes los que tienen un título universitario. El décimo tal vez sea el licenciado en odontología que recomienda los chicles con mucha azúcar.

Ahora pónganse en el lugar, si es que no lo están ya, de este señor que vuelve a casa por navidad. Baja del tren mientras sus padres le comen a besos a la par que critican su pelo largo. Su novia quizás no vaya a recogerlo puede que por haberse aburrido de esperar o por que haya emigrado más lejos aún. Y llega a casa, aguanta las coñas de sus cuñados y cuando por fin se repanchinga en el sofá delante de la primera tele que escucha en su idioma en meses esta le grita "No es país para tontos".

¿Me estás hablando a mi? ¿Es a mí? Por que aquí no hay nadie más (quitando a los cuñados, los padres, las hermanas, la vecina que vino hace dos horas a por azúcar, la abuela que está acabando el jersey de punto, los catorce sobrinos y algún que otro prepúber no reconocido). Ahora si dan ganas de cortarse el pelo largo y dejarse una cresta TaxiDriveriana para acudir al centro de los amigos de Mensa más cercano.

Un poco de tacto, hijos míos. De tontos es gastarse una millonada en comprar horas de anuncios en televisión y no guardar ni un poquito para pagarle al publicista. Y, lo que es peor, es justificar (puede que sin ser la intención primera) que los tontos no tienen cabida en este país cuando lamentablemente son los únicos que siguen en sus escaños de siempre mientras los listos se buscan las lentejas.

Será  que me hago mayor y ya no cojo los chistes ni entiendo el "humor transgresor". Será que realmente soy tonto y por eso no me río. Será que busco en un eslogan algo más que "que rime con tonto y te pagamos". No se lo que será, pero en mi humilde opinión me parece una campaña de un mal gusto tremendo.

Y aquí termina la reflexión de hoy. ¿Qué moraleja podemos sacar de esto? Que el buen hacer y el buen gusto no se compra con dinero. Y que por muchos millones que manejes hay algo que jamás podrás tener...

¡¡Un dinosaurio!!


Salud y suerte.

viernes, 14 de junio de 2013

Chicote. No todo por la pasta.

Recién cenado y con la mesa quitada, como tiene que ser, veía este jueves el programa de Chicote Pesadilla en la Cocina. Recomendable verlo sin comida en la mesa. Dos cosas ha conseguido este programa: que mi señora sea aún más reticente a salir a comer fuera, y ver en acción a un coacher. La segunda cosa mola, la primera no tanto.


Este programa era el de "El Parador de Villa" de Luismi. Hoy leía en twitter que estaba encantado de la vida y le iba de lujo. Chapeau


Casi todos los programas son similares, pero este último en concreto me ha parecido prácticamente un estereotipo de la empresa actual. Cuando digo empresa me refiero a pymes o autónomos. Y, lamentablemente, a eso que tan de moda está y tanto daño está haciendo que se llama EMPRENDER.
Os pongo en antecedentes por si no lo habéis visto: Un tío tras trabajar un tiempo en una gran empresa de comida rápida americana, "decide" montar su propio restaurante. Entrecomillo el decide por que no se dice en todo el programa si lo echaron o se fue a emprender. De primeras parece que más o menos le va bien, pero con el tiempo empieza a torcerse la cosa hasta llegar a un punto en el que ni es sostenible el negocio ni se puede permitir el lujo de cerrar y maquinar una salida.


Primero error. Pensar que si una gran empresa lo hace, ¿Por qué yo  no? Y no digo que no se pueda adaptar la idea, incorporarla a tu proyecto. Pero de ahí a hacerte un burrikín o el que fuera en el local de abajo hay un trecho.

Segundo error, ignoro la tesorería inicial del restaurante. Pero por lo que se pudo entreveer no sería más que algún ahorrico y el paro que le quedara, si lo tuviera. Deja siempre un colchón por si la cosa no va bien poder reaccionar. Pero ya era tarde. Llega un  momento en el que las deudas hacen imposible tanto seguir con el negocio como dejarlo.

Tercer error, contrata a su hermano por caridad, además insistiendo en el hecho en varias partes del programa. Como decía el filósofo "donde tengas la olla no metas la polla", familia por un lado y negocios por otro. ¿Te imaginas ser jefe y tener un empleado al que no puedas mandar a la mierda y no verlo más? Pierde la gracia. Y viceversa, que tu jefe sea de la familia implica que el negocio oficiosamente sea en parte tuyo, aunque sin serlo. Con lo cual te llevas lo peor de cada casa.

Cuarto error. Siendo zona universitaria (no recuerdo la localidad) el bar no tenía aspecto de poder subirse a la barra a  bailar sin camiseta. Si no puedes hacer eso, ¿Para qué vas a entrar en la universidad? Tenía más aspecto de los que hay por mi barrio de partida de mus y chato de vino.

Errores, en resumen, de obligado cumplimiento y condición sine quae non para entender un poco este loco mundo. El truco está en saber verlos a tiempo y reaccionar. o bien pasar al Plan B. Lamentablemente no todos sabemos ni queremos en ocasiones hacer lo primero, y mucho menos tener acceso al plan B que ahora os contaré.

El grandísimo error de este señor, parafraseando a Jack Porter de Revenge es tener el mismo estado de ánimo que la caja registradora. Normal que afecte una mala racha, pero ahí a empezar a pagarlas con uno mismo y los de alrededor hay un trecho.


Dejando ya la parrafada esta toda seriota, que no parece ni que sea mi blog, vamos a ver qué es lo que hizo Chicote para que, como dice en el twit del comienzo, el Luismi está encantado y feliz como una perdiz.

Dos cosas, en resumen: dinero y consejos. O dicho de otra forma, formación e inversión. Decía que los errores hay que cometerlos, pero tambien verlos a tiempo. El chef lo que hizo fue plantarle delante sus errores. Y los sabía, vaya si los sabía. Pero dicho por una autoridad todo entra mejor y se comprende. Hemos visto donde hemos fallado, aquí tienes los consejos y herrmaientas para corregirlo.

Y la segunda cosa, reforma de punta a punta del local y la cocina. Ahí, con dos cojones. Imposible que el propietario lo hubiera hecho por su cuenta, con varios meses de alquiler pendientes y mil cosas más. Y sin duda fue uno de los detonantes para que la clientela volviera a florecer, junto con un menú más acorde con ella y otra forma de ver el negocio.


¿Y si nos juntamos entre todos los autónomos y pymes y contratamos a un chicote que nos vaya visitando? Sería cojonudo, ¿no? Un coacher que nos de otra perspectiva de dónde estamos, consejos, soluciones, ese empujón que dalta, etc... Junto con, claro está, una buena billetera para cambiar ese mobiliario viejuno, o mudarse a unas oficinas más grandes, o... Que se yo, mil cosas más. Por ejemplo hacerle una web a Chicote que no parezca una práctica de un curso de iniciación a HTML.


Pero claro, para eso el dinero debería de estar en nuestras manos, no en las del bankia de turno. Y eso, amigos míos, ya es harina de otro post.



Salud y suerte.

martes, 11 de junio de 2013

De bares y redes sociales (Investigación I+B*)

Recientemente, cierto anuncio de cierta marca (que no voy a nombrar por que cocacola no me paga por hacerlo) nos recordaba que los bares son "las mejores redes sociales". Correcto, pero incompleto. Los foros, las esquinas, los trancos, las ágoras, los burdeles, ... lo han sido desde antes incluso de la existencia de los bares (si, había vida antes de ellos. Chunga debía ser, pero vida al fin y al cabo). Bien es cierto que no sería muy políticamente correcto usar el eslógan "Benditos puticluses", así que damos por válido Bar como sinónimo del resto.

Tomando como base que los bares son las mejores redes sociales, veamos que red social sería cada bar. O lo qué es lo mismo, desvelemos el valor de x e y para la ecuación Bar = RRS => Bar(x) existe RRSS(y)

Sobreentiendo que si has llegado hasta aquí sabes lo que es una red social (si lées esto es por que algún amiguete te lo ha pasado, seguramente para quedarse contigo y putearte un rato) y lo que es un bar (la otra explicación para que leas este blog es que los frecuentes más a menudo de lo recomendable). Así que con los deberos hechos vamos a ver que bar podría ser cada red.


Twiter

Sin lugar a dudas La Cantina de Mos Eisley, de la Guerra de las Galaxias. Un lugar donde todas la razas del universo se juntan con el único de fin de reirse de la última de Bisbal, comentar la pésima gestión de la Confederación de Comercio o simplemente charlar y quedar por Alderaán para "desvirtuaizarse" en un sarao Stars&twits.




 Facebook


Este sería el lugar ese ligeramente violento en el que por un lado estás con tus colegas en La Teta Enroscada  bebiendo tequila diréctamente del pié de la gogó, pero siempre ojo avizor por que en el fondo estás con la familia!!



Claro, eso mola, pero no olvides que además de tus colegas, esas fotos y comentarios la verán tus familiares, jefes, compañeros de trabajo... Así que en el fondo tienes que tratar de comporte más correctamente, más tipo restaurante familiar.




Linkedin

¿Qué bar le podemos asignar a esta red profesional? Seguro que más de uno lo tiene ya en mente: Un sitio elegante, con clase. Una mesa con caballeros y señoras trajeteados, fumando puros y moviendo millones con cada gesto, ... No podría decir ahora mismo un nombre en concreto, pero de lo que estoy seguro es que en alguna esquina de ese bar estarán reunidos Sterling, Cooper y Draper junto con Joan y algún insensato a punto de derrochar una fortuna en las manos de estos genios.
Imagen de es.madmen.wikia.com/wiki/Agencia_de_publicidad_Sterling_Cooper



Esto así a bote pronto.

¿Qué más redes socieles crees que tienen su propio bar? Cuenta, cuenta, que se te escucha.

Salud y suerte.




*PD.- I+B, según Ruyelcid es Ir más a los bares. Dicho queda.

domingo, 12 de mayo de 2013

Dinero ni fácil

Sicilia, mil novecientos... digo España, 2013. La crisis nos azota y, cual borracho con la penúltima, no para de perjurar "otro (año) y me voy". Corría el mes de mayo cuando la cadena de tiendas de informática líder en el sector, BEEP, a la que tengo el orgullo de pertenecer (y viceversa) lanza una promoción del cagalse: "Te devolvemos el 15% de tus compras".

Mola, ¿No? Una serie de artículos, más de mil, entran en la promo. La mecánica no puede ser más sencilla (a no ser que repares un fórmula1, ahí la mecánica se las trae): Se compra lo que se vaya a comprar, se sube la factura al intenné, siempre que el artículo esté etiquetado con la promo, y se recibe un código por sms con el importe para canjearlo en cualquier tienda. Ya está, no hay más tu tía... ¿O tal vez si?

Oh mísero de mi, oh novatillo. Ni pensar que eso de regalarle a alguien un poquito de dinero en estos tiempos difíciles sería hasta de agradecer... La historia comienza tal que así con, pongamos por caso, la compra de un portátil y su correspondiente maletín:

Cliente1: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No? Sólo tienes que subir la fac...
Cliente1: ¿Subir lo cualo??Quita, quita, a mi no me líes que luego esas cosas salen peor y no quiero complicarme la vida.

Moraleja: ¿Hacer cosas? ¿¡¡Yo!!? ¿Para ganar algo? Quita, quita.

Cliente2: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente2: ¿Entonces, me lo descuentas?
Yo: No, se te devuelve. Primero haces la compra, te lo devuelven y con eso pues te compras el resto.
Cliente2: Ahá, osea, que no me descuentas nada, guay, pues vaya promoción de mierda.

Moraleja: No me regalas nada, sino que me das mi propio dinero. No deal.

Cliente3: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente3: No, el maletín me lo regalas tu, que para eso te he comprado el equipo.
Yo: Se puede ver así, con la devolución lo compras y no te cuesta nada.
Cliente3: No, que no me cueste nada es una cosa, pero tu me tienes que regalar algo.
Yo: a ver, te devolvemos el 15% de la compra, ¿Te parece poco?
Cliente3: Me parece lo que me parezca, pero eso es el BEEP, yo quiero que TU me regales algo, el maletín o el ofis o lo que sea, que para eso te lo he comprado.

Moraleja: Este es de los que dice en el banco "la casa me la quitaréis, pero este boli me lo llevo por mis cojones, ahora a mamarla".

Cliente4: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente4: ¡Estupendo! Pues dámelo todo, me vas gestionando eso del descuento y ya me paso la semana que viene para recogerlo
Yo: Este... no, así no funciona. Subes tu factura, te dan un código con el importe de la devolución y luego lo canjeas.
Cliente4: Pues eso. Me llevo el portátil y el maletín, te pago sólo el portátil, tu me gestionas todo, todo y todo y como sobran equis euros me paso luego a recogerlos.

Moraleja: ¿Condiciones de la promoqué? Mejor las mías, que molan más.

Cliente5: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente5: Así que me descuentas el 15%, chachi, entonces se me queda todo en...
Yo: No, esto funciona bla, bla, bla...
Cliente5: Pues en ciertagransuperficieenlaquenosontontos hacen el día sin IVA y es al momento. Además descuentas más.
Yo: Chachi, pero aquí no tienes que irte a ningún sitio ni perder tiempo ni gasolina, además es toda una semana, no un sólo día. Imagínate que te pilla resfriado y no puedes salir.
Cliente5: Pero allí me lo dan en el acto, y tu me OBLIGAS a volver a comprarte por huevos.
Yo: No, no, aquí no se obliga a nadie. Es un regalo, tu decides si lo quieres aprovechar o no.
Cliente5: Pero aquí, por cojones.
Yo: Hombre, ¿Verías lógico que te regalara dinero para que fueras a ciertagransuperficieenlaquenosontontos a gastártelo?
Cliente5: Pues te iría mejor, que no así enrredando para que tenga que volver.

Moraleja: Houston, Houston, desactiven el satélite espía de la liga de baseball, este ha descubierto nuestro maquiavélico plan para fidelizar clientes y convertirlos en zombies trabajadores de algodón. Ahora tendremos que ir a confesarnos.


Sobra decir que muchos clientes si que han acogido con más o menos entusiasmo esta promoción, llegando a programar sus siguientes compras una vez tengan el descuento para poder aprovecharlo.

No diré que si estas cosas las hacen en las cápital medio pueblo se gastaría el sueldo en gasolina para ir y venir (aunque lo podría decir, el blog es mío y escribo lo que me da la gana), a nadie debería de amargarle un dulce, ¿No?

Salud y suerte.