domingo, 12 de mayo de 2013

Dinero ni fácil

Sicilia, mil novecientos... digo España, 2013. La crisis nos azota y, cual borracho con la penúltima, no para de perjurar "otro (año) y me voy". Corría el mes de mayo cuando la cadena de tiendas de informática líder en el sector, BEEP, a la que tengo el orgullo de pertenecer (y viceversa) lanza una promoción del cagalse: "Te devolvemos el 15% de tus compras".

Mola, ¿No? Una serie de artículos, más de mil, entran en la promo. La mecánica no puede ser más sencilla (a no ser que repares un fórmula1, ahí la mecánica se las trae): Se compra lo que se vaya a comprar, se sube la factura al intenné, siempre que el artículo esté etiquetado con la promo, y se recibe un código por sms con el importe para canjearlo en cualquier tienda. Ya está, no hay más tu tía... ¿O tal vez si?

Oh mísero de mi, oh novatillo. Ni pensar que eso de regalarle a alguien un poquito de dinero en estos tiempos difíciles sería hasta de agradecer... La historia comienza tal que así con, pongamos por caso, la compra de un portátil y su correspondiente maletín:

Cliente1: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No? Sólo tienes que subir la fac...
Cliente1: ¿Subir lo cualo??Quita, quita, a mi no me líes que luego esas cosas salen peor y no quiero complicarme la vida.

Moraleja: ¿Hacer cosas? ¿¡¡Yo!!? ¿Para ganar algo? Quita, quita.

Cliente2: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente2: ¿Entonces, me lo descuentas?
Yo: No, se te devuelve. Primero haces la compra, te lo devuelven y con eso pues te compras el resto.
Cliente2: Ahá, osea, que no me descuentas nada, guay, pues vaya promoción de mierda.

Moraleja: No me regalas nada, sino que me das mi propio dinero. No deal.

Cliente3: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente3: No, el maletín me lo regalas tu, que para eso te he comprado el equipo.
Yo: Se puede ver así, con la devolución lo compras y no te cuesta nada.
Cliente3: No, que no me cueste nada es una cosa, pero tu me tienes que regalar algo.
Yo: a ver, te devolvemos el 15% de la compra, ¿Te parece poco?
Cliente3: Me parece lo que me parezca, pero eso es el BEEP, yo quiero que TU me regales algo, el maletín o el ofis o lo que sea, que para eso te lo he comprado.

Moraleja: Este es de los que dice en el banco "la casa me la quitaréis, pero este boli me lo llevo por mis cojones, ahora a mamarla".

Cliente4: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente4: ¡Estupendo! Pues dámelo todo, me vas gestionando eso del descuento y ya me paso la semana que viene para recogerlo
Yo: Este... no, así no funciona. Subes tu factura, te dan un código con el importe de la devolución y luego lo canjeas.
Cliente4: Pues eso. Me llevo el portátil y el maletín, te pago sólo el portátil, tu me gestionas todo, todo y todo y como sobran equis euros me paso luego a recogerlos.

Moraleja: ¿Condiciones de la promoqué? Mejor las mías, que molan más.

Cliente5: Me quedo entonces con este portátil y aquel maletín.
Yo: (Sinceridad y mirar por el cliente ante todo) Mejor no, te explico. Tenemos esta promoción que tal y cual, así que puedes comprar sólo el portátil y cuando te devuelvan el 15% aprovecharlo para el maletín. Mejor, ¿No?
Cliente5: Así que me descuentas el 15%, chachi, entonces se me queda todo en...
Yo: No, esto funciona bla, bla, bla...
Cliente5: Pues en ciertagransuperficieenlaquenosontontos hacen el día sin IVA y es al momento. Además descuentas más.
Yo: Chachi, pero aquí no tienes que irte a ningún sitio ni perder tiempo ni gasolina, además es toda una semana, no un sólo día. Imagínate que te pilla resfriado y no puedes salir.
Cliente5: Pero allí me lo dan en el acto, y tu me OBLIGAS a volver a comprarte por huevos.
Yo: No, no, aquí no se obliga a nadie. Es un regalo, tu decides si lo quieres aprovechar o no.
Cliente5: Pero aquí, por cojones.
Yo: Hombre, ¿Verías lógico que te regalara dinero para que fueras a ciertagransuperficieenlaquenosontontos a gastártelo?
Cliente5: Pues te iría mejor, que no así enrredando para que tenga que volver.

Moraleja: Houston, Houston, desactiven el satélite espía de la liga de baseball, este ha descubierto nuestro maquiavélico plan para fidelizar clientes y convertirlos en zombies trabajadores de algodón. Ahora tendremos que ir a confesarnos.


Sobra decir que muchos clientes si que han acogido con más o menos entusiasmo esta promoción, llegando a programar sus siguientes compras una vez tengan el descuento para poder aprovecharlo.

No diré que si estas cosas las hacen en las cápital medio pueblo se gastaría el sueldo en gasolina para ir y venir (aunque lo podría decir, el blog es mío y escribo lo que me da la gana), a nadie debería de amargarle un dulce, ¿No?

Salud y suerte.

3 comentarios:

joaquin dijo...

Jajajaja estaba esperando el post. Me suponía que sería algo así.
Es extraño como reaccionan algunos clientes ante promociones de este tipo. Lo gracioso es lo que comentas esa misma promo la hacen en una gran superficie y como moscas...

Nono Vázquez dijo...

Me encanta el Cliente3, ese que NECESITA un descuento, un regalo (aunque sea un clavo de la pared), pero en el momento. Paciencia. Estoy de acuerdo: esto lo hace CARMENFUR y se dan de hostias algunos, crean nun evento y ponen pancartas pr todo el pueblo.

Pilar Gámez dijo...

Madre mía Rafa, la paciencia que hay que echar. Muy bueno, lástima que no sea ficción y refleje la triste realidad de lo TONTOS que podemos llegar a ser.