miércoles, 25 de marzo de 2015

Ni tontos ni analfabetos: Si acaso acojonaos.

Hasta los mismísimos cojones de elecciones. Como todos, supongo. De hecho he tardado varios días en terminar de escribir este post. Mitad por no tener ganas, mitad porque el número de tacos era superior a la media permitida.

Y si, no es ninguna noticia ya, pero ha ganado el PSOE: Y es que los andaluces somos tontos, gilipollas, analfabetos, la Dory de buscando a Nemo, ....


Rajoy gobierna con absoluta, si, pero eso ya es otro cantar. Tampoco nadie lo votó ni se explica como lo consiguó.

El caso que nos ocupa es mucho más sangrante (si cabe). Y es que aquí se sigue votando al PSOE básicamente por miedo. Bueno, el 80% por miedo y el 20% restante por costumbre. Ambas cosas acojonan. Ya no me vale la excusa que hace treinta años era lo mejor que podía pasarnos. También lo fueron las hombreras, y ahí reaccionamos a tiempo.

En pleno siglo veintitantos, aún seguimos con los mismos miedos que hemos tenido durante estos 70 años de paz o incluso desde antes. Y es que hay una noción clarísima que parece que se nos olvida a todos: nosotros no tenemos que servir a los gobernantes, son ellos los que están al servicio del pueblo. Parece simple, pero ahí radica todo el problema.

-"Si no haces lo que has prometido, te echo" -"Si me echas te quedas sin curro, tu y tu familia"- Scarface se sentiría orgulloso y Coppola lo mismo hasta nos compra el guión. Lástima que estas amenazas no salen de la cansada voz de Marlon Brando, sino de la pizpireta Sabalete.

Aún así se puede pensar "Vale, los que curran para la Junta acojonados. Pero, ¿Y el resto?"

Pues el resto lo mismo. Si está en el paro lo habrán sacado para que entre cincuenta pinten dos pasos de peatones poco antes de las elecciones. Si no habrán hecho lo propio con su mujer, o su hijo o un primo... Si estás currando y has pedido alguna subvención (¿Os suena pactar con el diablo?) te insinuarán lo mismo. Si cobras el PER no podrás votan en contra de quien bajó a 20 las peonadas. Y así hasta la saciedad de la sociedad: si te has echado al bolsillo medio céntimo de la junta, te tienen cogido por los huevos.

Precisamente de huevos andamos sobrados. Y de ovarios. Nos lo han dado todo hecho y pensado durante muchos años, y el precio es enorme porque nadie leyó la letra pequeña. Nos han hecho creer que sin ellos no podemos hacer nada. Que para montar una empresa necesitamos sobvenciones. Es más, han montado oficinas para que nos digan cual pedir. Y si no pues nada, a opositar y ser funcionario para nunca moder la mano que alimenta.

¿Te acuerdas la primera vez que te fuiste a estudiar fuera? ¿Cuando comenzaste a vivir solo? ¿Cuando tuviste tu primer salario?

De primeras te parecería imposible, vivir sin el paraguas familiar. Y ojo, que sigue estando ahí, si no más de uno y más de mil se hubiera ido hace tiempo a tomar por culo.  Pero viste que se podía organizar una economía doméstica sin demasiados problemas. Sacrificios, si, pero grandes compensaciones.

Lo misma pasa en un gobierno, sea de la índole que sea. Tendremos que cooperar, hacer sacrificios (pero para nosotros, no para que otros se lo lleven crudo), tendremos que pensar y trabajar, y proponer y discutir. Pasaremos de estar cogidos por los huevos a tenerlos sobre la mesa a modo de centro artnouveau.

Tendremos que hacerlo nosotros en lugar de esperar a que nos lo den hecho. Y justo en ese momento, tendremos todo el control. No habrá cuatro gatos llenándose los bolsillos, estafando, amenazando.

Llegará un día (como decía en el post anterior pero al revés) en el que miremos a los ojos al gobernante de turno y le digamos "fuera macho, si no sabes no estorbes". Un día en el que no te mirarán raro por ser de otro partido. Un día en el que nadie podrá amenazarte más que por aquella foto loca del sábado tarde, pero nunca con quitarte el puesto de trabajo y el pan.

Llegará un día en el que estaremos tan orgullosos de lo conseguido que esperaremos ansiosos los memes y chascarrillos interneteros.

Pero hoy... ¡Que cojones! HOY es ese día. Y mañana, y el otro, y costará y sudaremos, y subiremos al monte y bajaremos al barranco. Pero, ¿Quién sabe? Los mismo dentro de algunos años llegan tus hijos y te dicen "¡Gracias, campeón!"

Salud y suerte.

4 comentarios:

ruyelcid dijo...

A mi no me engañás. Tu eres el que le escribe las intros al programa El Intermedio y el que le redacta las apariciones internáuticas a Iñaki Gabilondo ¿eh?

Muy buen artículo lleno de soles y cargado de sombras.

Nono Vázquez dijo...

De todo tendrá la viña del Señor. ¿Consieras la opción "excesivamente confiados"? Por meter algo. Excelente y qué bueno sería.

Madriles dijo...

Los resultados electorales son los que se preveían, batacazo total del PP como pasará en las municipales y generales, status quo del Psoe, que lamentablemente subirá en municipales y generales y ascenso de nuevas formaciones como Podemos y C's. Estas dos formaciones también subirán, a costa de Iu y Pp.
En Andalucía nos podemos ir a lo obvio y simplista como achacar los resultados al per y a lo "cateto" del electorado andaluz, lo cual es totalmente falso, pues en el resto de elecciones fuera de Andalucía va ha ocurrir lo mismo. Esto pasa por el desencanto del pueblo por las políticas de austeridad impuestas por Europa (creo que se me entiende) y porque la pequeña burguesía, engañada por la derecha, ha vuelto a tomar conciencia de lo que eran, proletarios y pequeños comerciantes asfixiados por un autónomo voraz y unas condiciones laborales tercermundistas. Esto del estado de bienestar pasó a la historia en los '90 para dar paso al España va bien. Claro, se les olvidó contarnos que los españoles no íbamos a ir tan bien y ese estado de bienestar vendido por Felipe González nos metió de lleno en las camisas de once varas que aún hoy llevamos.
Los partidos que nos han gobernado saben cual fácil es mantener a su electorado de base y lo utilizan. En Andalucía ha sido obvio. Las pasadas elecciones autonómicas las ganó el Pp por los votos de los decepcionados y de los indecisos que se tragaron la sarta de fanfarronadas que nos vendieron desde Génova.
Esto no solo pasa en Andalucía, al revés, tenemos Valencia, Madrid y Cataluña. Joder, a esos no los llaman catetos por seguir votando a la misma corruptela de todos los años.
En resumen, para no hacerme mas pesado de lo que ya soy, afortunadamente se van viendo venir políticas mas cercanas a los verdaderos problemas de nuestra sociedad actual, que poco a poco van ganando la confianza de una sociedad necesitada de nuevos aires y políticas que no estén basadas en la perpetuación del político de turno ni su ideología vendida y obviada a los intereses mercantiles.
Mientras haya un clavo ardiendo al que aferrarse o una propuesta que devuelva la ilusión al pueblo, habrá esperanza. Porque el pueblo es soberano y su voz debe escucharse, aunque esté equivocada.


Francisco Padilla dijo...

Acojonaos y acomplejaos. Totalmente de acuerdo contigo, Rafa.